Mi?rcoles, 20 de septiembre de 2006
EL PRECIO DE LA INDEPENDENCIA

?- Tras estos tiempos vendr?n
otros tiempos y otros y otros,
y lo mismo que nosotros
otros se jorobar?n .?
Antonio Machado.

EL DEJAR DE TRABAJAR PARA OTROS

En Espa?a hay tres millones de personas que trabajan sin jefes y a su propio ritmo y las escasas expectativas de empleo para mujeres y j?venes empujan a estos colectivos a establecer sus propias empresas. Pero, el trabajador aut?nomo se haya en una encrucijada de la que ser? dif?cil, cuando no imposible, salir por s? mismo. El desarrollo comercial, de producci?n y de servicio en esta sociedad en la que estamos inmersos, donde desde las prestaciones hasta el consumo, cualquier actividad se realiza a escalas econ?micas m?ltiples, hace pr?cticamente inservibles las ilusiones que aqu?l pudiera albergar.

Si bien es cierto que, en un pasado no muy lejano, la figura del trabajador aut?nomo fue ponderada, incentivada socialmente, primada institucionalmente e individualmente ilusionada con el se?uelo de un falso independentismo, no es menos cierto que en la pr?ctica, todos estos atributos se han estrellado, desmoronado, hecho trizas ante la realidad actual, ya que la incertidumbre de la debilidad econ?mica y la falta de viabilidad, por la escasez de recursos competitivos, los lleva todo lo m?s a la parca subsistencia.

La desesperanzada situaci?n de los aut?nomos en algunos sectores e incluso el descenso de los mismos en talos sectores, tanto en n?mero como en capacidad econ?mica, es especialmente significativo, al no poder hacer frente a las grandes asociaciones comerciales que les invaden, arrincon?ndoles y apart?ndoles de las corrientes empresariales.

Los sectores de la alimentaci?n y el comercio, seguido del transporte, son los m?s afectados por las nuevas formas que imponen la evoluci?n comercial.

Cerca de dos millones de aut?nomos de los mencionados sectores se encuentran en la gran encrucijada, despu?s de haber tenido un pasado, sin gloria alguna, tener un presente tenebroso y un futuro sin perspectivas, a menos que puedan contar con las aportaci?n y el compromiso de las instituciones nacionales y supranacionales, que asuman, como deben, la ayuda material y humana necesaria para hacer frente a las multinacionales. Necesitan esos medios para agruparse en grandes sociedades laborales y cooperativas.

Los aut?nomos no han sido los culpables sino las v?ctimas de los cambios comerciales que se han efectuado y de las grandes operaciones de trasvases econ?micos y t?cnicos, habiendo estado alejados de todo centro de toma de decisiones.

En los ?ltimos veinticinco a?os la reconversi?n y la deslocalizaci?n de empresas ha dejado en la calle a centenares de miles de trabajadores, indemnizados con despidos que s?lo le han servido como m?nima ayuda para adquirir una peque?a tienda, un cami?n, un taxi, etc. Muchos de estos aut?nomos est?n atravesando una penosa situaci?n y los poderes p?blicos debieran ser sensibles a sus justas reivindicaciones, evitando con ellos deterioros humanos que conducen inevitablemente a convulsiones sociales, a estados de injusticia y de profunda desigualdad. Y es que, como dijo el poeta: ?Una vez que me haya ido / ya nunca m?s volver?: / porque si vuelvo ser? / otro del que antes he sido?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La paz pide una oportunidad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 23:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios