Viernes, 22 de septiembre de 2006
RAMON DE MESONERO ROMANOS
(1803-1882)

?S?mbolo de ternura y de amistad,
ellos, se?ora, al dirigirse a ti ,
de un coraz?n sensible a tu bondad
la gratitud sensible expresar?n por m?.?
Mesonero Romanos.

LA VOZ DEL PINTOR DE MADRID

Es indudable que en la primera mitad del siglo XIX lo m?s interesante de la prosa espa?ola hay que buscarla en los escritores costumbristas. Tres prosistas rom?nticos comienzan a escribir cuadro de costumbres casi al mismo tiempo: Est?banez Calder?n, Mesonero Romanos y Larra.

Ram?n de Mesonero Romanos, El Curioso Parlante, nace en Madrid el 19 de julio de 1803, de familia acomodada, y fuera de algunas escapadas al extranjero su vida transcurre sin grandes inquietudes en la Corte, donde muere el 30 de abril de 1882. Vivi? por lo tanto, un periodo interesant?simo de la historia espa?ola, aunque no intervino en la pol?tica activa de su tiempo, limit?ndose a estudiar la vida y la historia madrile?a. Elegido concejal en 1846, present? el mismo a?o al Ayuntamiento su Proyecto de mejoras generales de Madrid. Fue cronista local y acad?mico de la Real Espa?ola de la Lengua. El mismo nos narr? parte de su vida en Memorias de un setent?n, libro curioso por los datos que aporta para el conocimiento de hechos y personajes de la ?poca, tanto de la historia pol?tica como de la literaria.

Mesonero Romanos comenz? a escribir muy joven notas costumbristas. A los diecisiete a?os compuso unas p?ginas, muy influido por Victor Joseph Etienne Jouy , con el t?tulo de Mis ratos perdidos o ligero bosquejo de Madrid, al mismo tiempo que se dedicaba al estudio de la historia local. Su Guia marile?a, publicada en 1831, obtuvo un gran ?xito y las ediciones se sucedieron r?pidamente.

Sus primeros cuadros costumbristas, reunidos despu?s con el t?tulo de Panorama matritense, aparecieron en el peri?dico Cartas espa?olas, de Carnerero. Comenz? esta primera serie de escenas con El retrato, en julio de 1831, y termin? su colaboraci?n en 1833. Desde esa fecha a 1835 viaj? por Europa y a su vuelta fund? el Semanario Pintoresco, una de las revistas rom?nticas m?s interesantes. All? public? la segunda serie de art?culos costumbristas, las Escenas matritenses, en cuyo pr?logo Juan Eugenio de Hartzenbusch escribe: ?Pintar, pues, las costumbres espa?olas de nuestra ?poca, llevando el objeto de corregirlas?. Mesonero Romanos colabor? despu?s en Los espa?oles pintados por s? mismos, con unos art?culos de gran viveza y colorido, al mismo tiempo que le?a comedias cl?sicas y editaba en la c?lebre Biblioteca de Autores Espa?oles obras de los contempor?neos de Lope de Vega.

En las dos series de art?culos hay notables diferencias. En la primera serie, Panorama matritense, los ensayos ofrecen mayor brevedad que en la segunda, pero en cambio el estilo es m?s dulz?n y ?cauteloso? seg?n frase de Hartzenbusch y las escenas pecan de superficiales, en algunos casos.

La segunda serie se redacta en ?poca muy distinta a la anterior, En los dos a?os que Mesonero Romanos pas? en Francia e Inglaterra, ocurren notables cambios en la vida espa?ola. En algunos art?culos de la segunda serie se ve ya un deseo de comparar lo viejo con lo nuevo, como en El sombrerito y la mantilla. Otras veces se?ala con cierta profundidad diversos vicios e hipocres?as como El duelo se despide en la iglesia o en Una noche en vela. Otros son art?culos de punzante iron?a contra las nuevas corrientes literarias, como el c?lebre El romanticismo y los rom?nticos.

?Es uno de nuestros pocos prosistas modernos ?escrib?a Larra-; culto, decoroso, elegante, florido a veces, y casi siempre fluido en su estilo, castizo y puro en su lenguaje y muy a menudo picante y jovial?.

No obstante, no deja de ser una burla que el patriarca del costumbrismo ?Mesonero Romanos- fuera uno de los mayores compradores de bienes nacionales y que no vacilara en derruir hist?ricos conventos comprados por ?l para edificar inmuebles. Entre 1835 a 1855 ??poca de su apogeo como escritor costumbrista- particip? activamente en las reformas urban?sticas efectuadas precisamente a ra?z de la desamortizaci?n de Mendiz?bal (1834) y de la acumulaci?n de capitales provocada por la Primera Guerra Carlista. Mientras en la letra escrita Mesonero siente a?oranza por el pasado id?lico, las viejas posadas y caminos, y ataca al vil metal que corroe las costumbres y convierte en prosaicos los rasgos psicol?gicos nacionales ?hidalgu?a hombr?a de bien, esp?ritu individualista, dignidad en el hambre-, en la realidad, ?l mismo contribuye a las reformas urban?sticas que aniquilaban el pasado. El Madrid que glorifica por medio de la literatura, lo destruye en la vida cotidiana.

A este respecto, no dejan de ser curiosas las palabras que figuran al frente de las Escenas Matritenses que nos pueden servir para pintar las caracter?sticas literarias y, tal vez, las morales del Curioso Parlante: ?Mi pluma... seguir?, como siempre, el impulso de mi car?cter, la libertad de mi pensamiento, que consiste en escribir para todos en estilo llano, sin afectaci?n ni desali?o, criticar sin encono; aplaudir sin envidia, y aspirar en fin, no a la gloria de grande ingenio, sino a la reputaci?n de ver?dico observador?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 22:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios