Mi?rcoles, 25 de octubre de 2006
BARTOLOM? DE TORRES NAHARRO
(h. 1485- h. 1524)

?Si por amarte esperaba cortes?a,
por mis huesos la querr?a
si viniesen en tus manos
que la triste carne m?a
s? que antes de a?o y d?a,
ser? un mont?n de gusanos.?
Bartolom? de Torres Naharro.

LA VOZ DEL PRIMER PRECEPTISTA TEATRAL

En el reinado de Carlos I encontramos dos autores, Gil Vicente y Torres Naharro, que a caballo entre el pasado y el Renacimiento, ponen las primeras piedras del teatro espa?ol.

La Propalladia (1517), t?tulo con el que Torres Naharro recopil? el conjunto de su obra, es un libro curios?simo en el que lo mismo se leen versos escritos en lat?n, como en italiano y en catal?n, adem?s del castellano. Hay ya all? el germen del futuro teatro espa?ol, con su gracejo, ciertos caracteres, el desarrollo de la intriga, m?s complicado que antes, con mayor n?mero de personajes, y con tirada de versos que tienen, a veces un primor literario y una gallard?a a que antes no se estaba acostumbrado.

Bartolom? de Torres Naharro nace en la Torre de Miguel Sesmero, provincia de Badajoz, hacia el a?o 1485, las ?nicas noticias que de su vida tenemos las ofrece ?l mismo. Soldado, cautivo en Argel y sacerdote en sus ?ltimos a?os, vivi? en Roma y N?poles al servicio de varias personalidades civiles y eclesi?sticas. Sus obras se representaron en la corte pontificia con asistencia en alguna ocasi?n del Papa. En fecha desconocida regres? a Sevilla, donde escribi? sus ?ltimas comedias y al parecer muri? entre 1521 y 1530, d?ndose como fecha m?s probable la de 1524.

Torres Naharro escribi? Propalladia en medio de una corte pontificia de religiosidad barrida por los vientos paganizantes del Renacimiento. M?s soldado y cortesano que sacerdote, ?l mismo es un hombre renacentista aunque aferrado a las fuerzas vectoras del medievo; as? sus poemas que incluye en Propalladia, pese a su residencia italiana, son tradicionales y su tem?tica se arraiga en el moralismo sat?rico medieval, destacan por la flexibilidad m?trica Lamentaciones de amor y las Ep?stolas; y por el contenido, las s?tiras, furiosas diatribas contra la curia, contra aquel ?castillo de malicia? como define a Roma: ?digo que Roma es lugar / do para el cuerpo ganar / hab?is de perder el alma?.

Al frente de su ?opera omnia?, Propalliada, puso Naharro un pr?logo que le convierte en el primer preceptista teatral de la Europa renaciente. Aceptando la divisi?n horaciana de las cinco jornadas, define la comedia como un ?artificio de notables y finalmente alegres acontecimientos?, dividi?ndolas en dos clases; son comedias ?a noticia? aquellas que tienen una base real, y ?a fantas?a? las creadas sobre la pura invenci?n. Y ejemplifica esta divisi?n afirmando que al primer tipo corresponden Soldadesca y Tinellaria; al segundo; Serafina e Himenea.

Las primeras piezas de Naharro, Di?logo del Nacimiento y Trofea son ejercicios de aprendizaje a base de Juan del Encina. Pero ya en las dos comedias a noticia, aunque no faltan las influencias de los cl?sicos latinos, el autor parece haber encontrado camino propio. En Soldadesca, militares italianos y espa?oles dialogan en un ambiente de vida alegre y desenfadada, no exenta de lances atrevidos. La nota sat?rica anticlerical se acent?a en Tinellaria: la acci?n transcurre en una cocina (tinello) de la curia romana y consiste en los comentarios que los criados van desgranando para poner al descubierto las entra?as de la vida pontificia sin pararse en barras ni en la groser?a de los vocablos.

En el grupo de comedias de fantas?a encontramos dos piezas claves Serafina e Himenea, y dos mediocres, Jacinta y Aquilana (no incluida en la edici?n de 1517), aunque estas contengan delicadas escenas y otra de dura cr?tica social. Jacinta, antecedente de Himenea, escenifica un tema socorrido: la protagonista, so disculpa de elegir a uno de ellos por marido, hace relatar a tres peregrinos noticias de sus pa?ses.

Himenea es la clave del teatro de Naharro que se anticipa a la comedia de capa y espada del siglo siguiente al poner en escena el problema de la honra: Himeneo y Fabia son sorprendidos durante una cita nocturna por el hermano de la doncella, el cual pretende salvar el honor de la familia mat?ndola. Himeneo le persuadir? a permitir el casamiento.

Propalladia supone en 1517 para el teatro un paso gigantesco en lo referente a t?cnica, al manejo de los personajes, a expresividad y a estudio de tipos realistas, de una vitalidad poderosa. Que los esquemas esc?nicos de Naharro no se impusieran hasta Lope puede parecer extra?o; pero la culpa de ello hay que achac?rsela a la Inquisici?n que prohibi? Propalladia y hasta 1573 no permiti? una edici?n expurgada del libro. Y como dijo nuestro autor: ?El decoro en las comedias es como el gobernalle en la nao, el cual el buen c?mico siempre debe traer ante los ojos?.


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Siempre podemos hacer algo por la paz y la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios