Jueves, 26 de octubre de 2006
LOPE DE RUEDA
(1510-1565)

?Ahora, por cierto, ?qu? cosas vemos en
esta vida, que ponen espanto! Las aceitunas
no est?n plantadas, y ya las hemos visto re?idas.?
Lope de Rueda.

LA VOZ DEL PADRE DEL TEATRO ESPA?OL

Lope de Rueda fue el verdadero creador del teatro espa?ol, a quien Morat?n consideraba merecedor de que se le llamara ?el padre del teatro espa?ol?. Ya en 1544 ten?a escrito su primer paso, piececilla de una sola escena, completamente original de car?cter c?mico y en prosa corriente, verdadera invenci?n suya. Seg?n dijo Cervantes que recordaba en su vejez haberle visto cuando muchacho, ?en el tiempo de este c?lebre espa?ol todos los aparatos de un autor de comedias se encerraban en un costal, y se cifraban en cuatro pellicos blancos guarnecidos de guadamec? dorado, y en cuatro barbas y cabelleras y cuatro cayados, poco m?s o menos. Las comedias eran unos coloquios, como ?glogas, entre dos o tres pastores y alguna pastora.... El adorno del teatro era una manta vieja, tirada con dos cordeles de una parte a otra, que hac?a lo que llaman vestuario, detr?s de la cual estaban los m?sicos cantando sin guitarra alg?n romance antiguo?.

Rueda fue el primero que llev? el tablado a la plaza p?blica; que sustituy? por muchachas los muchachos que representaban los papeles de ?stas; que dio al teatro el car?cter verdaderamente popular. Por algo le llamaba Cervantes el gran Lope de Rueda y Graci?n le calificaba de ?prodigioso? en su Agudeza y Arte de ingenio.

Lope de Rueda, nacido en Sevilla, hacia 1510, de humilde familia, ejerci? el oficio de batihoja o batidor de panes de oro, que abandon? por el teatro, uni?ndose a una compa??a italiana (1537), de la que separ? en 1545. En 1551 ten?a ya, seguramente, formada compa??a propia, y se estableci? en Valladolid. Con su compa??a cumple contratos con diversos organismos oficiales y familias como la casa de Benavente, que en 1554 lo contrat? para organizar las fiestas que, con motivo del paso de Felipe II por sus tierras, preparaban. Se sabe de su estancia en Segovia, Valencia, Toledo, Madrid y Sevilla. Casado en dos ocasiones, la primera, con una bailarina Mariana, que trabaj? al servicio del Duque de Medinaceli, y la segunda , con Rafaela Angela, con la que tuvo una hija. En Valencia trab? amistad con el dramaturgo Juan de Timoneda, que editar?a p?stumamente sus obras y que se llama a s? mismo en un soneto laudatorio ?embajador humilde? del ?en todo universal Lope de Rueda?. El padre de teatro espa?ol muere en C?rdoba en 1565.

Pese a la escasa simpat?a oficial de que gozaban los c?micos (se les obligaba a vestir de modo distinto para ser f?cilmente reconocidos, seg?n algunas pragm?ticas), la fama de Rueda y su compa??a fue inmensa. Cervantes le llama ?var?n insigne en la representaci?n y en el entendimiento?. Hoy se tienen por obras de Lope de Rueda, cinco comedias: Eufemia , Armelina, Enga?ados, Medora, y, en verso, Discordia y cuesti?n de amor; tres coloquios pastoriles, un Di?logo sobre la invenci?n de las calzas, un Auto de Naval y Abigail y veinticuatro pasos, catorce de ellos intercalados en las comedias.

Este dramaturgo de comedias largas sobrevive precisamente por piezas de relleno. A Rueda lo que menos le importa son los temas y la cohesi?n argumental, pretexto para intercalar escenas sueltas, ?pasos? que pod?an aislarse y en un momento dado prescindir de la comedia en que se insertaban. Son, en realidad, cuadros costumbristas en forma dialogada, que constituyen el precedente inmediato del entrem?s, tan afortunadamente cultivado por Cervantes y otros dramaturgos del Siglo de Oro.

Dejando a un lado su formaci?n italiana, Rueda da rienda suelta en los pasos a su sagacidad para la observaci?n, a su sentido realista desnudo de ret?ricas, a su vitalidad burlona, a la rudeza sencilla del pueblo a que se hallaba vinculado. Estas piezas recogen una leve an?cdota y, con ella, se construye un trozo de vida, lleno de fuerza y de expresividad. La figura del bobo anuncia lo que ser? el gracioso o figura de donaire en el teatro de Lope de Vega. Muchas de estas obritas se han popularizado en la escena espa?ola; seguramente las m?s conocidas son La tierra de Jauja, donde el campesino es enga?ado mientras se le encandila con las maravillas que se comen en Jauja, pueblecito cordob?s; El convidado, en la que se representan los apuros de un licenciado y un bachiller para no cumplir su obligaci?n de invitar a un hu?sped; por ?ltimo, el paso Las aceitunas, recoge la famosa ?f?bula de la lechera?, aunque con una versi?n argumental propia; el precio a que han de venderse unas aceitunas que a?n tardar?n m?s de veinte a?os en ser recogidas porque ser?n las procedentes de unos olivos que acaban de plantarse. Pasos tambi?n c?lebres son Pagar y no pagar, Cornudo y contento, La car?tula, El rufi?n cobarde, La generosa paliza y Los lacayos ladrones.

Con los pasos, Rueda rompe la ?o?er?a del teatro italianizante, lo sagrado de la escena, a la que desenvara de su rigidez; introduce la groser?a, la risa , lo grotesco, con lo cual los esquemas quedan desmitificados. En vez de construir ut?picamente personajes, h?roes, caracteres, consigue por medio de la gracia popular llegar a lo cotidiano. El padre del teatro espa?ol, como afirma Cervantes ?visti? de gala y apariencia lo que hasta ?l anduvo pobre y en mantillas?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Siempre podemos hacer algo por la paz y la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 21:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios