Domingo, 10 de diciembre de 2006
EL ESTADO DE ANIMO

?O rinnovarsi o perire...
No me suena bien.
Navigare ? necesario..
Mejor: ?vivir para ver!?
Antonio Machado.

LAS COSAS NO TIENEN SOLUCION

En estos ?ltimos d?as de 2006, si reflexionamos un momento sobre la situaci?n en que nos encontramos, a d?nde vamos, qu? esperamos, encontramos que se ha invertido el estado de ?nimo en que los espa?oles hab?amos vivido desde fines de 1975. Sent?amos que empezaba un etapa nueva; que ?bamos a alguna parte; y se produjo una impresi?n inconfundible de dilataci?n de la vida. No ocultemos que algunos sent?an temor y desagrado; pero predominaba la esperanza. En todo caso, hab?a expectativa.

Si somos sinceros, tendremos que confesar que de todo ello queda muy poco. Pero lo m?s grave es que no se espera nada incitante. Y, por supuesto, no se propone nada atractivo, esperanzador, y menos a?n por parte de la oposici?n, que incite al apetito de vivir, que prometa una nueva empresa nacional interesante.

Esto explica el fen?meno extra??simo de que el descontento dominante, que tiene pocas excepciones, se presente acompa?ado de la frecuente convicci?n de que las cosas van a seguir como est?n; lo cual no es muy comprensible, cuando se vive en un r?gimen democr?tico.

Se dir?a que sopla un viento de proa que dificulta el avance. Pero enti?ndaseme bien: no me refiero a las dificultades, que son grandes y notorias, pero que nunca han producido por s? solas el des?nimo. Al contrario, los pueblos cuando est?n sanos, se crecen ante las dificultades, que les sirven de est?mulo para dar de s?. Se trata de otra cosa: de la convicci?n provocada de que las cosas no tienen soluci?n, de que no se puede hacer otra cosa que lo que se est? haciendo. Esto produce en los ciudadanos una impresi?n de que las cosas van a seguir ?as? o de manera muy parecida. Y ello engendra hast?o, desaliento, indiferencia. La forma peor de resignaci?n. Porque ?sta , la resignaci?n es una actitud nobil?sima y necesaria cuando consiste en aceptar lo inevitable; pero es desastrosa cuando significa la mera pasividad frente a lo que se puede evitar, corregir, transformar.

Espa?a ser? ?dentro de las circunstancias reales, que tambi?n son modificables- lo que queramos. Con la ?nica condici?n de que efectivamente queramos, de que nuestra voluntad no se atrofie.

Pero esta voluntad tiene que estar alimentada, vivificada por el deseo. Siempre me sorprende -y me deprime- la frecuencia con que se quiere lo que no se desea. Se procura, y muchas veces se consigue, lo que no atrae, ni ilusiona, ni se estima; lo que acaso produce temor o repulsi?n. Y, sin embargo, la actividad se moviliza hacia ello, impulsada por persuasiones ajenas, por inhibiciones de lo que verdaderamente se desea por descalificaciones con las cuales se deja fuera de juego a los mejores.

Cuando se llega a la convicci?n de que hay que elegir entre posibilidades no deseables, en todo caso no deseadas, hay el peligro de que se elija por inercia, o por el m?todo de ?cara o cruz?; es decir, de que no se elija, con lo cual la democracia se vac?a de contenido. Por eso, la primera operaci?n que se realiza es la limitaci?n de posibilidades, la persuasi?n de que no hay m?s. En otros t?rminos la amputaci?n de la facultad imaginativa. Porque la verdad es que, con todos los obst?culos que se quiera, el horizonte real est? lleno de posibilidades incitantes. Y es que, como dijo el poeta: ?Mira esa ramita helada / que en el aire se estremece: / ahora se muere de fr?o / y en primavera florece?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
Blog: http://blogcindario.miarroba.com/index.php?a=info&b=60913



En Navidad,
Paz y Libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 8:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios