Martes, 12 de diciembre de 2006
EL SILENCIO DEL SUR

??Al Sur! ?Al Sur! ?Con esta
primavera! ?Con esta
rosa, luna, silencio!?
Ricardo Molina.

HAY HOMBRES EN EL SUR QUE CALLAN LARGAMENTE

Sur. Todo anhelo triste, toda esperanza t?mida te corteja de lejos, toda herida enfriada sue?a con tu c?lido viento. Pareces tenerlo todo y todo lo das, oh Sur, a veces pareces pobre por tu misma generosidad. Todo lo que se sue?a parece logrado en ti.

Eres insuficiente para tus hijos como la cuna antigua que rechazaba nuestros cuerpos ya demasiado grandes. Sur que nunca olvidamos y cuyo amor en la distancia crece como un dolor en el silencio. Aunque s?lo nos quedase este nombre ardiente y henchido del Sur, nuestro amor te recrear?a de nuevo y t? renacer?as de nuestros pensamientos. Por tu vivo recuerdo somos extranjeros en la tierra que habitamos desde tanto tiempo y en la que nuestros corazones no han podido arraigar sus flores rojas. ?Cu?ndo de nuevo nos recibir?s?

Nos consumimos en la brasa de tu recuerdo. Aunque el pa?s del Sur repose en una lugar de la tierra, sus hijos, diseminados como sus frutos, difunden hasta lejos su silencio. El Sur quieto y callado, es un torbellino de fuerza; su silencio se hace m?sica m?s all? de los montes.

Te lamentamos y nos lamentamos. ?Es que tu destino es sufrir, y magnificarte en el dolor y ser comparable a un gran palacio triste lleno de dones que no pueden tocarse? Tus hijos, los que se abrasan en tu eterno agosto o se diseminan en lejanos inviernos, quisi?ramos verte sonre?r.

En el Sur efusivo, en nuestro Sur, hay hombres que callan largamente y cierran labios, como si hubieran hecho un voto de silencio. Pero si est?n callados no es porque no tengan nada que decir, ni porque quieran reservar sus secretos para ellos. Permanecen callados; desde?osos de los cantos que vibran en sus o?dos. A su alrededor cantan todas las cigarras, con su lira mon?tona, las golondrinas los ci?en con sus trinos alternados. Todo canta, pero ellos permanecen callados, sin ?nimo para sumar su voz al l?rico coro y apuran en su alma los pensamientos que querr?an salir de ella y se complacen en malograr as? los m?s bellos poemas. ?C?mo podr?a resonar su voz en la morada de toda m?sica? Callan pues, y parecen esquivos y hura?os en sus largos silencios.

En la tierra de la luz, viven siempre en sombras. Nuestro Sur, pide frescuras, nuestras madres con sus l?grimas refrigeraron nuestra ni?ez. Las mujeres de nuestra tierra alegre lloran para calmar el ardor del Sur, mientras que hay hombres que permanecen en silencio. Gracias a ellos, el Sur, lleno de cantos se reviste de un silencio maravilloso.

Mientras en el Sur la justicia est? de vacaciones, mientras la igualdad sea s?lo un signo matem?tico, mientras la inteligencia se escriba con min?scula, mientras el miedo a quedarse parado se combata con el miedo, mientras s?lo a los de siempre les llegue el agua al cuello, habr? hombres en el Sur con los labios cerrados. Quiero o?r ese maravilloso silencio del Sur y no me dig?is que la palabra sirve para algo. Amo a ese silencio de cal y mirto que cant? el poeta.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
Blog: http://blogcindario.miarroba.com/index.php?a=info&b=60913



En Navidad,
Paz y Libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 18:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios