Mi?rcoles, 20 de diciembre de 2006
MIGUEL HERN?NDEZ
(1910-1942)

?Lleg? con tres heridas:
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.?
Miguel Hern?ndez

LA VOZ DEL SOLITARIO CABRERO DEL VERBO APASIONADO.

?El recuerdo de Miguel Hern?ndez ?dec?a Pablo Neruda- no puede escap?rseme de las ra?ces del coraz?n?. Y a?ad?a: ?Su rostro era el rostro de Espa?a, cortado por la luz, amigado como una sementera, con algo rotundo de pan y de tierra?.

Este poeta verdadero llamado por Juan Ram?n Jim?nez ?el sorprendente muchacho de Orihuela? en unas elogiosas palabras, tuvo la mani?tica preocupaci?n de conseguir una poes?a sin contemplaciones, sin miramientos. Su poes?a est? llena de las realidades que vio y sufri? junto a su pueblo.

Miguel pose?a la perfecci?n po?tica. De su libro El rayo que no cesa, dijo Rafael Alberti: ?Verdadero rayo deslumbrador, revelador, de poeta nativo, sabio?.

Es posible que andando el tiempo el historiador que quiera dar voz expresa a la an?nima del pueblo, acuda a los poemas de Miguel Hern?ndez, que estuvo desde el primer momento al lado del pueblo y muri? siendo pueblo.

La voz de Miguel Hern?ndez no cesa de cantar. El lo hab?a dicho: ?Morir? como el p?jaro cantando?. Una sola y dilatada voz herida. Voz y m?sica, que susurran su poes?a. Voz vieja y nueva del pueblo. Voz de siempre. Voz trepadora de altura que vuelve a las veredas de todos los campos a cantarle a todo el mundo la verdad con su grito y encender los cielos luminosamente con su poes?a . Su voz, siempre nueva. ?Como que es la voz divina, por humana del pueblo mismo! Del pueblo, decimos, como un solo hombre y como un hombre solo. Nadie mejor que ?l supo sintetizar las aspiraciones y sentimientos del pueblo. Y el pueblo fue la fuente viva de su poes?a.

Su nombre se nos aparece plenamente arraigado en el pueblo y por eso mismo plenamente solo con ?l. Solo como el mar; el terrible mar popular por el que naci? y al que se entreg? como r?o, d?ndole a ese mar vivo la corriente pura de su lenguaje nuevamente rejuvenecido, eternamente reci?n nacido: con revolucionaria permanencia.

Miguel Hern?ndez, solitario cabrero del verbo apasionado, aqu? y all?, est? eternamente vivo. Es el defensor sonoro del coraz?n de Espa?a. Estar? muerto ?l, como una guitarra salvaje, bajo la tierra seca, pero su raza como su poes?a, estar?n siempre en la memoria viva del pueblo.

A la selecta raza de los inermes pertenec?a Miguel Hern?ndez. Inermes porque carecen de la malicia necesaria para enga?ar, de crueldad para herir, de servilismo para adular, de vanidad para exhibirse, de codicia para llegar a tener, de estupidez para corear... No tuvo ni el apetito de ser admirado. Supo, incluso, ver las humanas bajezas con m?s l?stima y pena que desprecio. Ni siquiera huy? de los hombres; muri? siendo un militante de la causa del pueblo.

Honda, pura voz del poeta, m?sica cadenciosa y dilatada; sombr?a y clara como voz de agua, que es de lluvia o de gotear en la piedra; de llanto y de risa; de s?plica, de rezo, de gozo, de amor y de nostalgia. Voz que dice el m?s puro y hondo pensamiento, el que siente, el que canta. Voz de sangre. M?sica de coraz?n y de estrellas. La voz de Espa?a. Voz de tu pueblo. Como la copla en la guitarra, mi garganta, mi pensamiento y mi coraz?n la guardan. Compa?ero del alma, compa?ero.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


En Navidad,
Paz y Libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 6:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios