S?bado, 23 de diciembre de 2006
EDUARDO ZAMACOIS
(1876-1971)


?En pocos meses el film qued? terminado. En ?l aparec?an:
P?rez Gald?s, en el jard?n de su casa; Ram?n y Cajal,
en su laboratorio; Jacinto Benavente, dirigiendo un ensayo;
Valle-Incl?n metido en la cama, escribiendo; los inseparables
Azor?n y Baroja, en la calle, ante un puesto de libros viejos...?
Eduardo Zamacois.

LA VOZ DE LA NOVELA GALANTE

El auge de la novela er?tica abarca desde los ?ltimos a?os del siglo XIX hasta, bien adentrada en el XX, la d?cada de los a?os 20, en que el g?nero decae, a causa probablemente de la censura de la ?poca dictatorial y de la reacci?n pol?tica que conducir?a a la novela social. Novela galante, como se le llam? en su tiempo, por tratarse en general, y salvo excepciones, de una novela amorosa de ?ndole superficial, que muy lejos de ahondar en la problem?tica del erotismo tal como ha sido planteada en nuestros d?as.

En Espa?a los dos primeros nombres del g?nero, Felipe Trigo y Eduardo Zamacois, sirven de nexo entre la novela naturalista del pasado y la novecentista. Si sus primeras obras caen dentro de la t?cnica y est?tica del siglo XIX, llegan a evolucionar lo suficiente para no desentonar entre los novelistas del siglo XX. Zamacois, es uno de los autores m?s le?dos en los primeros a?os del pasado siglo, autor de una extensa obra y creador de El Cuento Semanal, primera colecci?n de novela corta de la literatura espa?ola, donde colaboraron todas las grandes figuras de la literatura en castellano. Zamacois marc? en su evoluci?n un notable progreso a lo largo de su prolongada vida literaria, continuada en el exilio a partir de 1939. Si la novela de su primera ?poca mostraba la frivolidad y ligereza del llamado g?nero sical?ptico, la de su segunda etapa dej? paso a un realismo de mayor enjundia dram?tica; sus personajes fueron algo m?s que mu?ecos manejados a capricho por el autor.

Eduardo Zamacois nace en Pinar del R?o, Cuba, en 1876 y muere en el exilio, en Buenos Aires el 31 de diciembre de 1971, despu?s de una dilatada actividad cultural; fund? y dirigi? Vida Galante (semanario), El Cuento Semanal (1907) y Los Contempor?neos ( 1909), donde aparec?an narraciones cortas. Tuvo una larga existencia, pintoresca o aventurera en nos pocas ocasiones, peregrin? por La Habana, Bruselas y Par?s, y vivi? en Sevilla desde 1885 a 1891, luego de abandonar los estudios universitarios, iniciados en Madrid, se dedic? al periodismo y la literatura. Corresponsal en Par?s de La Tribuna al estallar la I Guerra Mundial. Se encontraba en Madrid, cuando tuvo lugar la rebeli?n militar de julio de 1936, conoce de cerca los acontecimientos ocurridos en la capital y, convertido en cronista, visita los frentes pr?ximos a ella. Residir?a despu?s en Valencia, Barcelona, y a fines de enero de 1939, marcha al exilio, primero en Par?s, y luego en M?xico y Estados Unidos, estableci?ndose finalmente en Buenos Aires.

La precocidad de Zamacois le hizo publicar a los dieciocho a?os sus primeras novelas, Consuelo y La enferma (1896). Punto negro, su primer gran ?xito, apareci? un a?o m?s tarde, y m?s de sesenta ediciones en veinte a?os demostraron el favor del p?blico, a la que seguir?n muchas otras, como Incesto (1900), El seductor (1902), Memorias de una cortesana (1903) o Sobre el abismo (1905). En El otro (1910) y La opini?n ajena (1913), consideradas sus obras maestras, apunta un sentido dram?tico y una hondura de los que carec?an sus anteriores obras. Algunos de sus t?tulos posteriores: ?Una vida extraordinaria (1925), Memorias de un vag?n de ferrocarril (1929), Los muertos vivos (1932), El delito de todos (1933) y La antorcha apagada (1935), se caracterizan por una mayor sobriedad de los asuntos, pero no lleg? a superar el m?rito literario de El otro. En 1938, se publica en Barcelona su novela El asedio de Madrid, que por falta de papel no pudo salir en Valencia. En sus ?ltimos a?os public? sus memorias con el t?tulo Un hombre se va (1964) y la novela El misterio de un hombre peque?ito (1970). Zamacois fue un escritor galante m?s bien calavera, como puede comprobarse leyendo sus olvidadas y jugosas memorias, pero sobre todo fue un ?bon vivant?. Y como dijo nuestro novelista: ?El silencio es la elocuencia de los que han sufrido?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
Blog: http://blogcindario.miarroba.com/index.php?a=info&b=60913
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


En Navidad,
Paz y Libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 12:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios