Martes, 26 de diciembre de 2006
EL INCREMENTO DE LA LIBERTAD

?Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un ?rbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos?.
Miguel Hern?ndez.

LOS ORDENADORES SON UN FANTASTICO
INSTRUMENTO DE LIBERACION.

Pocos negar?n los avances de la tecnolog?a en los ?ltimos cincuenta a?os. No es menester insistir demasiado en ello. El hombre actual tiene una sensibilidad especialmente aguda para lo social y lo econ?mico; el adjetivo compuesto ?socioecon?mico? tiene tal vigencia que ha venido a convertirse en un t?pico en un lugar com?n; pero no desde?emos demasiado los t?picos, porque en ellos se expresan algunos rasgos esenciales de cada tiempo.

Estamos en la era de la prosperidad, y lo que es m?s interesante, de la prosperidad general; la econom?a ha encontrado lo que se llama desde Kant ?el seguro camino de la ciencia?. Y al hablar de t?cnica y de desarrollo econ?mico no es posible olvidarse de los computadores, ordenadores o cerebros electr?nicos, el invento m?s importante de nuestra ?poca. Con ellos, m?s que con ninguna otra cosa, la humanidad ha realizado ese ?paso a otro orden de magnitud? que es la caracter?stica de los ?ltimos cincuenta a?os.

Pero la significaci?n de los ordenadores no es primariamente cient?fica o t?cnica o econ?mica, sino que afecta a la misma condici?n del hombre: a su libertad. Los ordenadores son, en efecto, el m?s fant?stico instrumento de liberaci?n del hombre; hacen por ?l casi todas las cosas penosas que antes hac?a y muchas que simplemente no pod?a hacer; salvan, en cantidades prodigiosas, lo que constituye la sustancia de la vida humana: el tiempo.

El hombre ser?, gracias a los ordenadores, cada vez m?s libre. Se entiende, si -hay que intercalar un gran ?si?-, usando una vez m?s de su libertad, quiere. La fabulosa potencia demi?rgica de los ordenadores tiene que ser usada, manejada, interpretada por el hombre; no suple al hombre, sino que lo prolonga y potencia; es ?l quien decide qu? van a ser, qu? van a significar los ordenadores; por eso, esos instrumentos de liberaci?n pueden ser los grillos con que se sujete los pies y manos, los grandes esclavizadores. Depende de que el hombre opte por la libertad o por la servidumbre, por la invenci?n o por el plan recibido desde las oficinas, por la imaginaci?n y la elecci?n o las decisiones desconocidas cuyo anuncio y ejecuci?n se espera pasivamente.

Ser?a ingenuo desconocer u ocultar que la libertad est? en crisis en el mundo, que su existencia est? amenazada de mil maneras, que est? en juego. Innumerables hombres de muchos pa?ses ?quieren andar juntos, lana contra lana y la cabeza ca?da?, como dec?a un gran fil?sofo espa?ol; han buscado -y naturalmente, encontrado- ?un pastor y un mast?n?. En esos pa?ses ganaderos, los j?venes -y esto es lo m?s grave- no han conocido la libertad, no han hecho la experiencia real de ella, y en rigor no la desean ni la echan de menos: no sabr?an que hacer con ella; y por eso, en sus sue?os ?inconformistas? propenden a imaginar lo mismo que conocen y est?n viviendo, solo que pintado con un color distinto.

Pero hay muchos pa?ses en que eso no pasa. Hay muchos en la que la gente no se pregunta ??qu? va a pasar??, sino ??qu? vamos a hacer??; en que no esperan a que la pantalla de televisi?n o las p?ginas de un peri?dico les digan qu? va a ser de ellos, sino que lo deciden; en que no aguardan a que le marquen el camino, sino lo buscan, lo eligen, lo siguen por su pie. El horizonte de la libertad tiene oscuros nubarrones; pero si compara la situaci?n del mundo con la del inicio de siglo anterior, en estos primeros a?os del siglo XXI, lo que se impone con absoluta evidencia es el incremento de la libertad en el mundo. La democracia no es ciertamente vigente en todo el mundo, pero la idea de democracia s?, hasta el punto de que los menos dem?cratas no se atreven a decir que no lo son, y llaman democracia a sus sistemas, previa su invalidaci?n por un adjetivo tranquilizador: org?nica, popular, dirigida, etc. Y los adjetivos son eso, adjetivos: puede confiarse en que un d?a no lejano se desprendan y dejen exenta, la realidad sustantiva de la democracia. Y es que, como dijo el poeta: ?Mira si ser? sencillo: / lo que primero est? verde / luego se pone amarillo?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
Blog: http://blogcindario.miarroba.com/index.php?a=info&b=60913
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


No se puede ser libre m?s que entre libres.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 18:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios