Martes, 16 de enero de 2007
LA LIBERACION DE LOS ANIMALES

?El perro me pregunta
y no respondo.
Salta corre en el campo y me pregunta
sin hablar
y sus ojos
son dos preguntas h?medas, dos llamas
l?quidas que interrogan
y no respondo,
no respondo porque
no s?, no puedo nada.?
Pablo Neruda.

EL MOVIMIENTO PRO LIBERTAD DE LOS ANIMALES

Se han producido en los ?ltimos a?os una serie de discusiones en torno al tema de la liberaci?n de los animales y ello en conexi?n con los diversos movimientos de liberaci?n actuales; de ?stos, la gran mayor?a son interhumanos (liberaci?n de los oprimidos, sea en lo econ?mico, en lo pol?tico, en lo nacional, etc.; liberaci?n de la mujer...). El movimiento pro libertad de los animales es, por as? decir, intra-vida, y se refiere a su independencia frente a la especie humana o a grupos de humanos que adoptan -conscientemente o no- la actitud denominada ?especie?smo?.

Hay muy diversos ejemplos de la expresi?n o subyugaci?n a que los animales se ven sometidos. En principio parece que estos ejemplos deber?an incluir alguna acci?n que supusiera el alejamiento del animal de su h?bitat natural, pero de acuerdo con esto, domesticar animales ser?a opresi?n -y esto parece excesivo a muchos-. Y aun excluyendo el caso de los animales dom?sticos, hay muchas formas de tratar a los animales que suponen opresi?n o mal trato. Hay quienes piensan que sacrificar animales para alimentarse es injusto, ya que el hombre no es necesariamente carn?voro, y se puede obtener prote?nas de otros alimentos. Otros aceptan que se coma carne siempre y cuando los animales sean sacrificados en condiciones que eliminen o reduzcan al m?ximo dolor y el sufrimiento. Entre los que defienden la liberaci?n de los animales, es com?n la negativa a que se les sacrifique para elaborar cosm?ticos -que pueden fabricarse con otras materias primas- o abrigos de piel, que consideran un lujo. Tambi?n hay acuerdo frente a lo que supone el someterlos a experimentos -sean biol?gicos, m?dicos o de comportamientos-, ya que ninguno de ellos est? bajo control estricto. Incluso cuando sea razonable utilizarlos para la experimentaci?n biol?gica o m?dica, ha de hacerse bajo condici?n de que no sean atormentados.

El tema est? en conexi?n con el de los derechos de los animales, ya que si alguien defiende su libertad es de suponer que cree que son sujetos de este derecho; se plantea la cuesti?n de si es al mismo nivel que el hombre, y en general la respuesta es negativa. Una cosa es que los animales sean sujetos de derechos, y otra muy distinta que lo sean en igualdad de niveles con el ser humano. Cada especie tiene sus caracter?sticas propias y sus correspondientes derechos, pero es importante determinar si hay o no unos derechos b?sicos, comunes al hombre y, al menos, a algunas especies -como mam?feros y p?jaros, por ejemplo-, y si estos derechos se fundan, en ?ltimo t?rmino, en una igualdad b?sica que ser?a la ?igualdad de los vivientes?.

Jeremy Bentham manifestaba la opini?n de que ?puede llegar el d?a en que la poblaci?n animal recupere esos derechos que nunca se le hubiesen arrebatado de no ser por la fuerza?. Seg?n Bentham esos derechos se apoyan en la noci?n de una caracter?stica com?n a los hombres y animales. Si antes -y ahora- se manten?a que la raz?n y el lenguaje distingu?an al hombre del animal y le confer?an derechos superiores, Bentham arguye que un perro adulto es m?s racional que un ni?o de un d?a, un mes e incluso un a?o. La cuesti?n, para Bentham, no radica en la capacidad de pensar o de hablar, sino en la capacidad de sufrir, al igual que los humanos, y uno cree que debe evitarse el sufrimiento, todo viviente tiene derecho a que no se le maltrate.

Hablando con propiedad, el sufrimiento es una manifestaci?n como el gozo de la sensibilidad. Admite mejor la generalizaci?n esta caracter?stica de ser ?sentientes?, o capaz de sentir, que la de ser capaz de sufrimiento. De hecho, la mayor parte de los animales son -al igual que el hombre- realidades ?sentientes?.

De acuerdo con la teor?a de Bentham, Peter Singer, afirmaba que ?la capacidad de sentir... es el ?nico l?mite defendible en inter?s de los dem?s?. La posible defensa de los animales deriva su condici?n de sentiente. Por lo tanto, la simple aplicaci?n del ?principio de igualdad? ser?a, seg?n Singer, suficiente para justificar la petici?n de no da?ar -o da?ar lo menos posible- a todo ser capaz de sentir, incluidos los animales. Ello no significa, como ya se ha dicho antes, que todos los seres con vida tengan el mismo valor, sino solamente que el ?especie?smo? no constituye criterio suficiente para atentar contra la vida de nadie. En otras palabras -y precisamente porque el ser humano se distingue de los otros vivientes-, no hay justificaci?n para que los tratemos sin considerar sus intereses y derechos. Y como dijo el poeta: ?Os amo / libres / lejos de la escopeta y de la jaula?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La paz no se reduce a la ausencia de guerras

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 19:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios