Domingo, 18 de febrero de 2007
CARTAS DE AMOR


?Aunque bajo la tierra
mi amante cuerpo est?,
escr?beme, paloma,
que yo te escribir?.?
Miguel Hern?ndez.

EN EL MES DE LOS ENAMORADOS

?Cuando un poeta te pinte en magn?ficos versos su amor, duda. Cuando te lo d? a conocer en prosa y, mala, cree?, pensaba B?cquer, el poeta que dijo ?Poes?a... eres t??.

En este mes de febrero, mes de los enamorados, evocamos tambi?n la respuesta que da el poeta a una pregunta eterna: ??Quieres saber lo que es el amor? Rec?gete dentro de ti misma, y si es verdad que lo abrigas en tu alma, si?ntelo y lo comprender?s, pero no me lo preguntes?.

Dice la copla que a las palabras de amor se las lleva el viento. Pero yo creo que cuando un viento las trae y otro las lleva es cuando las palabras son verdaderas, pues eso significa que han anidado en nuestros corazones. Abren surcos inesperados se hacen consolaci?n, est?mulo y semillas. Muchas parejas se agostan y agonizan porque les faltan palabras de amor.

No es necesario tener dieciocho o veinte a?os para decir esa letan?a de amor que brota del coraz?n y que cuando sale de nuestros labios enciende de rubor las mejillas. Esa letan?a de amor que no cesa de repetir ?te quiero?, ?te necesito a todas horas?, ?no dejo de pensar en ti?, ?no puedo vivir sin ti?, ?no te olvidar? jam?s?... El amor no puede darse de manera m?s elemental. ?Cu?ntos millones de parejas, ayer, hoy, ma?ana no vivieron y vivir?n lo mismo? Y no seamos est?pidos. Recordemos simplemente que el amor, no es nunca ni viejo ni rid?culo.

En el mundo de la palabra escrita pocas cosas hay tan bellas y tan psicol?gicamente iluminadoras como las cartas de amor. Pero por razones de pudor, respeto a la intimidad, etc., muy pocas veces se publican epistolarios de enamorados. Algunas cartas de Dostoievsky a su esposa Ana Gorgorievna valen m?s que muchas de las novelas del c?lebre escritor para ayudarnos a valorar al hombre y a su obra: sus ternuras y sus decepciones, sus confidencias a su esposa. Son confidencias que tienen algo de confesiones dichas en voz baja en las que Dostoievsky se nos revela en cuerpo y alma. El epistolario amoroso de Franz Kafka, las largas y esperanzadas cartas de amor a Felice, nos muestran a un Kafka in?dito, a un Kafka ?rom?ntico?, dudando entre su mundo imaginado y la realidad, entre la desesperanza y el amor a Felice.

Las cartas de Miguel Hern?ndez a su esposa, Josefina Manresa, son radicalmente amorosas. S?lo enamorado puede escribirse unas cartas tan vehementes y c?lidas. Las cartas de Miguel nos descubren su mundo, personal, escondido: el mundo que en el poema, aparece encubierto con el antifaz del arte.

En este mundo mortal en que vivimos muriendo, pues todos morimos de amor, queri?ndolo o sin quererlo, la carta de amor es la carta de la suerte, esa carta que siempre se espera: ?Entre la vida y la muerte / la carta de la suerte?. No en vano, cuando Federico, el poeta de Granada, pide a su amor, en un maravilloso soneto, que le escriba, exclama: ?Llena, pues, de palabras mi locura, / o d?jame vivir en mi serena / noche del alma para siempre oscura?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Se ama la libertad como se ama y se necesita el aire, el pan y el amor.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 8:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios