Martes, 06 de marzo de 2007
MARIA DE ZAYAS Y SOTOMAYOR
(MADRID, 1590-MADRID,1661)


?... en cuanto a la crueldad con las desdichadas mujeres
no hay que fiar en hermanos ni maridos, que todos son hombres.?
Mar?a de Zayas y Sotomayor.


LA VOZ DE LA PRIMERA FEMINISTA

Las pol?micas en torno al problema del sexo femenino se remontan a tiempos muy antiguos, pero son siempre los hombres los que defienden a la mujer -y tambi?n los que la vituperan- incluso en ?pocas en que dichas pol?micas tienen gran actualidad, incluso como ocurre en Espa?a en la Edad Media. En los siglos XVI y XVII sigue resonando el tema aunque con menos vigencia. No obstante, por entonces empieza a darse un hecho de singular relieve y es que ya hay alguna mujer que, de manera t?mida y disimulada, osa salir en defensa de su sexo. Tal es el caso de Mar?a de Zayas y Sotomayor.

Realmente se sabe muy poco de esta insigne escritora. Mar?a de Zayas y Sotomayor que naci? el 12 de septiembre de 1590 en Madrid. Hija de un noble al servicio del virrey de N?poles, escribi? poes?a y la comedia titulada La traici?n de la amistad pero su obra principal, Novelas ejemplares y amorosas (1637), es narrativa y muy cercana a la estructura del Decamer?n, de Boccaccio: una reuni?n en la que galanes y damas narran sucesos para entretener a la enferma Lisis; su continuaci?n aparece en Parte segunda del sarao y entretenimientos honestos (Desenga?os amorosos) (1647). donde se muestra una clara mediaci?n del punto de vista, dependiendo del sexo del narrador. Su obra presenta un mundo de crueldad, lascivia, traici?n, odio, guerra y, sobre todo, desenga?o, siendo el tema central de su obra el conflicto entre hombres y mujeres. Que la obra tuvo un gran ?xito desde el principio lo atestigua -adem?s de las palabras de Mar?a de Zayas cuando comenta, en la edici?n de 1638, que ?si unos las desestimaron, cientos las aplaudieron y todos las buscaron y las buscan, y han gozado de tres impresiones, dos naturales y una hurtada?- el hecho de que recibiera el t?tulo de Decamer?n espa?ol. Que su mismo ?xito suscit? cr?ticas tambi?n lo demuestran otras palabras de la autora cuando al final de su obra de sus Novelas, dice: ?... se fueron todos a sus casas, llevando unos qu? admirar, todos qu? contar y muchos qu? murmurar del sarao, que hay en la corte gran n?mero de sabandijas legas que su mayor gusto es decir mal de las obras ajenas, y es lo mejor que nos las saben entender?.

Mar?a de Zayas residi? algunos a?os en Valladolid, primero y luego en Zaragoza y N?poles, y quiz? en Barcelona. Pero no se conoce la fecha exacta de su muerte. Tampoco sabemos si fue soltera o casada. Por lo tanto, desconocemos qu? circunstancias concurrieron para que se mostrase tan preocupada en sus obras por la situaci?n de la mujer de su tiempo.

Mar?a de Zayas, con estilo y fuerza de verdadera escritora, de verdadera novelista, no se asust? ni del realismo de algunos de sus asuntos ni de la crudeza necesaria para escribirlos, adem?s de que su propensi?n a la tragedia y a la iron?a, a lo fant?stico y a lo psicol?gico -que de todo hay en esta gran escritora-, la ayudaron a crear una serie de novelas que est? muy lejos, dir?a yo, de la literatura ?o?a y l?nguida que ya empezaba a cultivarse. Mar?a de Zayas guardaba aun en la punta de la pluma la sal y la fuerza que dieron a Lope, a Quevedo, a Cervantes, al an?nimo autor del Lazarillo y a tantos otros, el genio inimitable de sus obras.

Las novelas de la segunda parte llevan el t?tulo de Desenga?os amorosos, ?dirigidos para los que enga?an (los hombres) y para las que se dejan enga?ar?. No creamos por esto que en las Novelas de Mar?a de Zayas las protagonistas femeninas son siempre, ni mucho menos, v?ctimas inocentes, o simplemente v?ctimas, de los hombres. Burl?ndose, y quiz? con cierto deseo de la venganza -El castigo de la miseria, El prevenido enga?o-, olvida un poco el prop?sito ?ejemplar? y moralizador que pudiera deber hacerse primar sobre todo lo dem?s para hacerse sat?rica, cr?tica implacable de los vicios y prejuicios de los hombres.

Que Mar?a de Zayas estaba preocupada con el problema de los derechos de la mujer y su posici?n en la sociedad de su tiempo, lo demuestra bien la insistencia con que una y otra vez pone en boca de sus personajes femeninos amargos p?rrafos de denuncia de la situaci?n en que se encontraban, o paneg?ricos en defensa de su dignidad, reflexiones sobre la situaci?n social de su sexo, rebel?ndose a veces contra el concepto de la mujer objeto de placer.

Adentr?ndonos en un an?lisis somero de la obra, podemos se?alar la existencia en ?sta de varios factores dignos de admiraci?n: romanticismo anticipado, fantas?a, penetraci?n psicol?gica, escepticismo que a veces se ti?e de cinismo suave, un poco melanc?lico, al que el humor y la s?tira ?quitan hierro?.

Emilia Pardo Baz?n nos dijo que lo que distingue las Novelas de Mar?a de Zayas entre las de los dem?s autores picarescos tambi?n cl?sicos es que la ilustre dama pinta las costumbres de una esfera social que podemos llamar aristocr?tica. ?Con do?a Mar?a -escrib?a la Pardo Baz?n- salimos de las almadrabas, tabernas y academias de Monipodio y entramos en los salones y retretes de la pulida dama, en la dorada cuadra de palacio?.

Que era bien considerada como escritora lo demuestra no s?lo la publicaci?n de poemas suyos preludiando obras de muchos escritores de la ?poca, sino tambi?n los elogios que ?stos la dirigen, entre los cuales cabe destacar la silva VIII que Lope de Vega le dedica en su Laurel de Apolo: ?.. tejed ricas guirnaldas y trofeos / a la inmortal do?a Mar?a de Zayas?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Paz, queramos paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios