Martes, 06 de marzo de 2007
UN NUEVO PROGRAMA.


?Escribo la palabra libertad,
la extiendo
sobre la piel dormida de mi patria.?
Jos? Manuel Caballero Bonald.

PERSONALIDAD Y LIBERTAD

Un estudio sobre la situaci?n general de Espa?a y sus posibilidades no puede tener eficacia social y pol?tica m?s que si es comprendido y asimilado en su integridad. Es decir, que tiene que mostrar un proyecto coherente, una figura de sociedad y de modo de vida, al cual se pueda adherir, que pueda movilizar el deseo de los que lo conozcan.

Un programa de este tipo tiene que fundarse en una interpretaci?n personal del hombre y, por tanto, transpersonal de la sociedad, lo cual quiere decir que el nervio de todo ?l ha de ser la idea de libertad, entendida de manera real y en todos los aspectos de la vida. Si se quiere una organizaci?n de Espa?a que de verdad signifique una alternativa a otras concepciones que se juzgan inferiores, hay que partir de esa perspectiva, porque esas otras propuestas envuelven en ?ltima instancia, y aunque sea de manera envuelta y disfrazada, una interpretaci?n del hombre como cosa, como algo que meramente est? ah?, con ciertas propiedades fijas, sometido a leyes determinadas, sin capacidad de libertad creadora y, por tanto, de innovaci?n. Frente al supuesto de que ?ya se sabe?, de que las condiciones biol?gicas, psicof?sicas o econ?micas determinan al hombre y, por consiguiente, no hay verdadera historia, hay que partir de que el hombre es alguien (no ?algo?), un qui?n (no un ?qu?), de que su vida no est? hecha , sino que tiene que hacerla, y que, por tanto, la historia no est? predeterminada sino que es constante invenci?n de posibilidades y realizaci?n insegura de ellas.

Si se toma en serio todo esto, si se piensa que la vida humana se hace hacia adelante, que consiste en futurici?n, que requiere imaginaci?n m?s que ninguna otra cosa, y que es constante inseguridad, de ah? mana toda una interpretaci?n de la sociedad que lleva hasta el detalle de la pol?tica, la organizaci?n , la ense?anza, la cultura, la injusticia, etc. Y si este proyecto se desarrolla con rigor y coherencia, se desemboca en una concepci?n nueva, bien distinta de todas las vigentes, porque todas ellas est?n minadas desde hace m?s de un siglo por una tendencia reduccionista y cosificante, y a cien leguas de las que se suelen presentar como especialmente ?cient?ficas? y que son intelectualmente insostenibles.

Esto lleva a la consecuencia, quiz? sorprendente, de que una propuesta de organizaci?n econ?mica, social y pol?tica, para ser verdaderamente eficaz, tiene que poner acento en cuestiones previas a esos temas, es decir, en la interpretaci?n del hombre, la historia y la cultura, porque en ella fluye el planteamiento de las primeras cuestiones, y no al rev?s. Es decir, que una vez alcanzada y formulada esa interpretaci?n personal, y por tanto libre, proyectiva, insegura e hist?rica, es f?cil derivar de ella una visi?n detallada de la organizaci?n general de la sociedad.

Despu?s de la interpretaci?n rigurosamente personal del hombre como vida humana (y no como mero organismo), lo decisivo es la visi?n de la historia. En los ?ltimos decenios se ha producido un incre?ble olvido de ella, especialmente entre los relativamente j?venes, y esto significa la m?s fant?stica descapitalizaci?n. Casi nadie sabe nada preciso e inteligible de nuestra historia, y menos a?n de la historia general. Es asombroso la ignorancia dominante, hasta entre universitarios, acerca del pasado, incluso reciente; no se tiene idea de lo que significan nombres decisivos en la constituci?n del mundo en que vivimos.

Hay un aspecto m?s que parece decisivo. Hablar de Espa?a independientemente del mundo hisp?nico es una abstracci?n que no lleva a ninguna parte interesante. Es una forma de provincianismo, como lo ser?a prescindir de la condici?n europea.

Este deber?a ser el n?cleo de ese posible programa; partiendo de ?l se podr?an articular los planteamientos de las cuestiones m?s concretas -sociol?gicas, pol?ticas, econ?mica, etc?tera-, teniendo en cuenta siempre esa doble condici?n de personalidad y libertad. Y como dijo el poeta: ??Espa?a, Espa?a! / ?Pasi?n de sangre! Amor de vida, amor de libertad te canta / en una aurora del destino.?

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


El futuro se gana, ganando la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios