Lunes, 12 de marzo de 2007
OPINION PUBLICA

?Aprende a diferenciar
las cosas que son mentira
de las que no son verdad.?.
Jos? Bergam?n.

EN MUCHAS OCASIONES NO EXISTE OPINION PUBLICA

La opini?n es uno de los grandes reguladores de la vida colectiva. La vida intelectual y art?stica, la convivencia social, la econom?a, la pol?tica, sobre todo, se fundan en la din?mica de las opiniones. Pero es necesario introducir una distinci?n, sin la cual se expone uno a graves confusiones y, por tanto, a no entender bien c?mo funciona la opini?n en cuanto ingrediente de una estructura social. Me refiero a la contraposici?n entre opini?n privada y lo que se llama ?opini?n p?blica?.

La opini?n consiste en que yo opino; es, pues, un acto individual que el individuo ejecuta como tal individuo. Una misma opini?n puede ser compartida por otros varios, tal vez por muchos; en el l?mite por todos los miembros de una unidad social; en este caso diremos que se trata de la opini?n general o com?n; por supuesto no hace falta que sea la opini?n de todos, basta con que sea de la mayor?a. Pero hay que evitar un error que nos acecha: considerar equivalente la opini?n particular y la privada, la general y la opini?n p?blica. Baste considerar que cuando hay opini?n p?blica hay varias opiniones, todas igualmente p?blicas; es decir, las opiniones minoritarias y hasta singulares pueden ser perfectamente p?blicas. No es, pues, un car?cter cuantitativo la condici?n que se trata de precisar.

Ni siquiera basta con el car?cter social o colectivo. Es decir, no es suficiente que la opini?n sea lo que ?se? opina, a diferencia de lo que opina cada individuo como tal. Ni aun es suficiente que a este car?cter se agregue el de consabido, o sea que cada uno sepa que lo saben los dem?s, que cada individuo sepa que la opini?n de cada uno de los dem?s es igual que la suya. Hace falta una condici?n sutil, pero de extremada importancia: que eso conste. Cuando en una asamblea alguien pide que algo ?conste en acta? ?qu? es lo que se pide? ?Qu? se enteren los dem?s? No, porque lo acaban de o?r. ?Que lo suscriban o lo apoyen? En modo alguno. Simplemente, que tenga existencia p?blica, que no pertenezca al mundo privado de las vivencias de cada uno, sino que ingrese en el mundo de todos, que ?este ah?, en el ?mbito com?n, que quede en disponibilidad, que sea, en suma, una instancia a la cual se pueda recurrir. Todos saben que han pasado o pasan muchas cosas, perfectamente conocidas, y, sin embargo, no constan, no se cuenta con ellas para establecer una acci?n social de ning?n tipo, no tienen existencia en una zona de la realidad que es justamente la vida p?blica.

C?mo puede constar algo es otra cuesti?n. Los modos de publicidad o de la publicaci?n son muchos y cambiantes. En ciertas formas de sociedad, basta con que algo sea dicho en p?blico -naturalmente, esta expresi?n no quiere decir siempre lo mismo; a veces lo que se dice en un cafeter?a tiene esa condici?n; otras, carece de ella lo que se dice en un Parlamento o Cortes-; en ocasiones el pregonero es el ?rgano de la publicidad; en otras un pasqu?n, tal vez un bando municipal o las 95 tesis de Lutero en la puerta de la catedral; en otros tiempos, hace falta la intervenci?n de la prensa y la radio, todav?a m?s la primera: hasta que algo no est? impreso parece que no consta de verdad.

En muchas ocasiones no existe opini?n p?blica, lo cual constituye una de las m?s graves anormalidades que pueden sobrevenir a una sociedad. Tal vez hay en ella un repertorio de opiniones dominantes, acaso con abrumadora mayor?a, podr?a haber una opini?n pr?cticamente un?nime, que con todo ello no ser?a sino privada. Y advi?rtase que cuando en un cuerpo social no hay publicidad, no la hay en absoluto; quiero decir que no la tienen tampoco las opiniones que son materialmente ?publicadas?, porque entonces esa publicidad se convierte en mera ?notificaci?n?; dicho con otras palabras, cuando las opiniones no pueden constar, las que excepcionalmente constan dejan de funcionar como opiniones. Y es que, como dijo el poeta: ?A m? me est? pareciendo / que t? no quieres decirme / eso que me est?s diciendo?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


No se debe tener m?s raz?n de la suficiente.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios