Mi?rcoles, 14 de marzo de 2007
RICARDO PALMA
(1833-1919)

??Qu? somos? Aristas
que arrebata la brisa fugaz.
Pasamos, pasamos,
como pasan las olas del mar...[...]
hagamos, hagamos,
menos triste la vida infeliz.
?Esc?nciame vino!
y la muerte suspenda el fest?n.?
Ricardo Palma.

LA VOZ DEL RENACIMIENTO DE LA ALEGRIA

El poeta, novelista y fil?logo peruano Ricardo Palma construye un discurso a fin de que el rom?ntico abandone su actitud f?nebre ante el mundo y a cambio ofrezca su aporte en favor del concepto de la vida sosegada y esperanzada en la felicidad. En la breve composici?n denominada ?Bacanal? -cuatro cuartetos- se refiere no s?lo a la poes?a, sino al ser humano en general de su ?poca, a quien invita a un cambio de actitud. En el largo per?odo rom?ntico en el campo de la l?rica, que es una expresi?n desaprensiva de la melancol?a, se le figura a Palma como el ?fest?n de la muerte?, que hay que suspender en favor de una vida llevadera y en la que quepa la posibilidad de la alegr?a. Reconoce, ciertamente, que el ser -por su ?ndole, por otra parte, propia del g?nero mortal- tiene una vida pasajera (?pues somos esencias / que se pierden en vaga espiral, / pues somos iguales / a las nubes que vienen y se van?); y acaso precisamente por esa condici?n, a?ade, debe esforzarse por hacer la vida menos triste.

Ricardo Palma nace en Lima el 7 de febrero de 1833. Estudia Filosof?a y Letras en la Universidad de San Marcos de Lima. Por razones pol?ticas es desterrado a Chile. Cuando regresa a su patria participa en la batalla de El Callao (1866), que consolida la independencia peruana. Director de la Biblioteca Nacional (1833), como fil?logo redacta Papeletas lexicogr?ficas (1903) y Neologismos y americanismos (1895), del que la Academia Espa?ola ha incorporado muchos a su Diccionario. De su labor como poeta recordamos Armon?as (1865), Pasionarias (1870), y entre sus dramas, La hermana del verdugo (1851). Sin embargo, su originalidad literaria y fama radica en las Tradiciones peruanas (1872-1910), compendiadas en nueve series. Son cuadros pl?sticos, en los que revive, en episodios breves, dram?ticos o sat?ricos, la vida colonial y contempor?nea de su pa?s. Su prosa esta llena de modismos y refranes castizos, no exenta de socarroner?a. Ricardo Palma falleci? en Lima el 6 de octubre de 1919.

El estilo de Palma es tan inconfundible, que, a pesar de los muchos intentos, no ha podido ser imitado en su originalidad.

Se advierte en su poes?a un temple rom?ntico que todav?a reconoce cierto fatalismo: la infelicidad de la vida. Hagamos menos triste la vida infeliz, dice. Como si quisiera decir que precisamente porque la vida es y ha de ser siempre infeliz, los hombres deben empe?arse de forma tenaz por hacerla menos triste. La invitaci?n al goce y a la embriaguez bacanal no deja de ser un escape de la infelicidad sentida: un recurso para atenuar eficazmente la desventura de la existencia y hallar fortaleza para el esp?ritu debilitado por la melancol?a. No obstante, tampoco est? seguro si el bardo de su tiempo ha de abandonar su melancol?a caracter?stica, pues reconoce la fatalidad en la existencia del l?rico.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La paz no se reduce a la ausencia de guerras

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 2:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios