Martes, 10 de abril de 2007
EL DETERIORO DE LA COHESION SOCIAL.

??Ay de aquellos que no comparten
el pan y la esperanza!?
Salustiano Mas?.

UNA VUELTA ATRAS EN LOS
DERECHOS SOCIALES COLECTIVOS.

Hay cada vez m?s soci?logos que sostienen que el trabajo ha dejado de ser la actividad que convierte a los individuos de una sociedad en miembros de ella. Pero en modo alguno ha perdido toda su fuerza identificadora; cuando se pregunta a una persona desconocida por su identidad social, se sigue sobreentendiendo que se le pregunta por su actividad laboral. No muy distinto es el significado de la siguiente pregunta en contextos m?s desenfadados: ??T? estudias o trabajas??

Si el hecho del trabajo contin?a siendo un hecho constitutivo de la identificaci?n social de los individuos en las sociedades modernas y se da por obvio que es un elemento confirmador de las mismas, es evidente que la imposibilidad de acceder al mismo es, para los individuos afectados y para la sociedad en su conjunto, un problema que va mucho m?s all? del hecho de que esos individuos tengan dificultades para disponer de los medios materiales necesarios para su vida.

Y est?, adem?s, la cuesti?n de la relaci?n entre trabajo e intercambio social. No s?lo se supone que todo miembro de la sociedad se define a partir del trabajo sino tambi?n que todos ellos perciben a cambio una compensaci?n justa y proporcional por su actividad productiva; de otro modo el orden del trabajo perder?a legitimidad. Esto ?ltimo es lo que est? empezando a acaecer en Espa?a con claridad desde mediado de los a?os ochenta no s?lo un porcentaje elevado de quienes desean trabajar no logran hacerlo, sino que la compensaci?n econ?mica entre quienes lo hacen se produce en medio de desigualdades imposibles de justificar ni siquiera en t?rminos meritocr?ticos. ?C?mo es posible justificar socialmente que haya personas que en una sola operaci?n financiera logren hacerse con un capital que cientos de trabajadores no lograr?an reunir a lo largo del trabajo de toda su vida? ?No reducen estos hechos a la nada toda la legitimidad social construida en torno al trabajo?

El mantenimiento y la acentuaci?n de los efectos desintegradores deslegitimar?a el orden econ?mico de mercado y el orden social correlativo (la sociedad de mercado) hasta poner en peligro su existencia. Pero dif?cilmente la necesaria integraci?n social puede venir del agente que la causa. ?nicamente podr? venir de un agente exterior capaz : el Estado. Y ha sido el Estado quien ha venido salvando al capitalismo de s? mismo y le ha conferido legitimidad. El ?ltimo avatar hist?rico de esta intervenci?n del Estado en favor de la legitimaci?n de la econom?a de mercado y de s? mismo ha sido el Estado del Bienestar.

El problema es que la legitimidad no se alcanza de una vez para siempre. Los ?ltimos veinte a?os nos est?n deparando un claro tr?nsito desde un momento social en que el Estado jugaba un papel sustancial en la econom?a y en la relaci?n entre empresas y trabajadores a otro en el que la palabra corre cada vez m?s por cuenta de la l?gica de mercado. Pero ello supone una vuelta atr?s en los derechos sociales colectivos. ?No se estar? entrando, aunque se pretenda lo contrario, en el camino de la deslegitimaci?n del orden social tal y como se est? configurando? ?No se encuentra aqu? una de las razones fundamentales del descr?dito creciente de lo pol?tico (y de los pol?ticos)? Da la impresi?n de que lo pol?tico est? dejando de cumplir la funci?n que ven?a cumpliendo. Y lo que es evidente es que lo que en el presente est? en juego no es s?lo una pol?tica m?s o menos correcta para la recuperaci?n del empleo; lo que est? en juego es todo un modelo de articulaci?n de la sociedad. Y como dijo el poeta: ??Ahora, siempre, es tiempo!?

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Donde mora la libertad, all? est? mi patria.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 18:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios