Jueves, 12 de abril de 2007
JUAN DE ARGUIJO
(1567-1623)

?En segura pobreza vive Eumelo
con dulce libertad, y le mantienen
las simples aves que enga?adas vienen
a los lazos y ligas sin recelo.?
Juan de Arguijo.

LA VOZ DE UN EXQUISITO SONETISTA.

A pesar del enorme influjo que ejerce la personalidad de G?ngora, no toda la l?rica del siglo XVII camina tras su huella ni se entrega al cultivo del preciosismo culto. Por caminos personales o bajo el signo de otras influencias se producen otras corrientes l?ricas que prolongan la direcci?n clasicista del siglo anterior. Estos poetas ?cl?sicos? aparecen especialmente en torno a dos centros geogr?ficos: Sevilla y Arag?n, formando como dos grupos, llamados con m?s o menos propiedad ?escuelas?.

Resulta curioso que casi todos los poetas del grupo sevillano muestran una especial sensibilidad ante las ruinas, que cantan con nostalgia de poetas, pero que examinan con curiosidad de arque?logos; y de esta visi?n, propia de eruditos, extraen el germen de lo que no ser?a muy inexacto calificar de melancol?a rom?ntica. Asimismo el paisaje y las bellezas de la naturaleza les brindan otros motivos de contraste para cantar la caducidad de lo terreno.

Por lo que respecta al estilo domina en todos ellos una equilibrada serenidad del mejor corte cl?sico, pero pulida y abrillantada por mesurados esplendores de tradici?n sevillana, en los que f?cilmente se rastrea la huella de Herrera.

Juan de Arguijo nace en Sevilla en 1567. Hijo de familia adinerada, adquiri? en c?rculos acad?micos una erudici?n cl?sica y arqueol?gica que como hemos dicho era t?pica de la Sevilla renacentista.

Su poes?a es de un formalismo exquisito, sobre todo en los sonetos de tema cl?sico. La mayor?a de sus temas pertenecen a la mitolog?a grecorromana, o a su historia -A Baco, J?piter a Gan?medes, Psiquis a Cupido, Apolo a Dafne, A S?sifo, Narciso, Ulises, A R?mulo, A Lucrecia, A Julio C?sar mirando a la cabeza de Pompeyo- o son de intenci?n filos?fico moral -Al tiempo, Las estaciones, La avaricia, La tempestad y la calma-.

Perfecto en su forma, su exquisita y elaborada plasticidad resulta con frecuencia demasiado estudiada; no obstante, consigue muchos aciertos de expresi?n. Recu?rdese el ?ltimo terceto del soneto La avaricia: ??c?mo de muchos T?ntalos no miras / ejemplo igual? Y si codicias uno / mira el avaro en sus riquezas, pobre?.

Sus sonetos Al Guadalquivir, en una avenida, La tempestad y la calma, La avaricia, En segura pobreza vive Eumelo... figuran entre ?Las cien mejores poes?as l?ricas de la lengua castellana?, escogidas por Men?ndez Pelayo, entre lo mejor de la literatura espa?ola antigua y moderna, pero son muy pocos los que se interesan por los versos de Juan de Arguijo. Y, sin embargo, sus sonetos deben figurar entre los m?s destacados de su ?poca. He aqu? el ?ltimo terceto del soneto En segura pobreza vive Eumelo...: ?Al fin, muriendo con pobreza tanta / ricos juzga a sus hijos, pues les deja / la libertad, las aves y la liga?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Por la convivencia frente a la crispaci?n.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios