Martes, 17 de abril de 2007
EL NI?O ESPANTAPAJAROS

?Espa?olito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Espa?as
ha de helarte el coraz?n.?
Antonio Machado.

TODO ES CASI LO MISMO

Cuando unos jornaleros me contaron que en un latifundio de la provincia de C?diz se empleaba a un ni?o de 13 a?os de espantap?jaros, tan espantosa humillaci?n me parec?a casi imposible, pero record? la frase de Ortega y Gasset: ?Yo creo todo posible en nuestro pa?s?. ?Diagn?stico? ?Pron?stico? O el ni?o espantap?jaros es otro mal paso de uno de esos personajes fantasmales que aparecen en nuestra Historia. ?Pero habr? malos pasos en la Historia?

?Estoy viendo pasar la Historia de Espa?a?, dec?a una vez desde su esca?o en el Parlamento, don Antonio C?novas del Castillo. La visi?n de un ni?o espantap?jaros es tambi?n algo que estamos viendo pasar ante nuestros ojos y o?dos, y nos da una cierta idea de Espa?a. Pero nos preguntamos, ?qu? es una idea cierta o incierta, oscura o clara, distinta o confusa? Y todav?a como el poeta Heine, acabar?amos por preguntarnos sencillamente: ??Qu? es una idea?? Y seg?n nos cuenta, el cochero Pattensen refunfu?aba: ??Pues vaya, hombre, una idea es una idea! Una idea es una tonter?a que se le mete a una en la cabeza...?

Pero volvamos los ojos ahora a esta Espa?a nuestra de hoy, donde todav?a se puede humillar tan espantosamente a un ni?o. ?Qu? idea tenemos o nos hacemos de ella? ?Qu? idea ten?a de aquella Espa?a suya Larra, cuando preguntaba por ella como si la hubiera perdido? ??D?nde est? la Espa?a??, preguntaba, se preguntaba Larra. Y notemos que el dec?a la Espa?a. Como si quisiera precisar y aclarar y distinguir mejor su idea, asegur?ndole una certeza, sin oscuridad, ni confusi?n, ni duda. Pues, ?qu? Espa?a fue aqu?lla y qu? tiene que ver con ?sta? Aqu?lla sera una Espa?a a la que Larra articulaba y modulaba con un la menor o mayor, seg?n los casos, y los casi, ?toda Espa?a es una gran Casi mal disfrazado?, escrib?a. La Espa?a de ayer y de hoy, ?d?nde est??

?De querer tanto mi Espa?a / tu querer no tiene en d?nde?. Esto lo contaba Unamuno al comp?s de una guitarra coplera. Pero lo que s? tendr?amos que adivinar de ese querer o querencia es el d?nde.

El trazo que dibuja la silueta de caudillos y de caciques en la historia espa?ola no se borra nunca del todo. Ni sus trazas caracter?sticas desaparecen por completo y hasta, separados, no se apagan enteramente sus sombras.

El esperpento de un ni?o espantap?jaros desenmascara y deja al desnudo todo el caciquismo vivo de nuestra vieja tierra. Toda esa mascarada enga?osa, queda desnuda, como las m?scaras pirandelianas.

No s? por qu? me acuerdo ahora del inolvidable ?Retablo de las maravillas? cervantino, donde ?se ve lo que no se ve?, pensando en este hoy, en este ahora de Espa?a, donde causa espanto que los due?os de la tierra se adue?en tambi?n de los ni?os.

Al despertar de la terrible pesadilla en la que vimos a un ni?o espantap?jaros, gritamos con Larra: ?No vi nada sino el gran Casi por todas partes?. Y es que todo es casi lo mismo.


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La libertad no hace felices a los hombres, los hace sencillamente hombres.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 18:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios