Mi?rcoles, 25 de abril de 2007
ESTEBAN DE ARTEAGA
(1747-1799)


?Cincel que el bloque muerde
la estatua modelando,
y la belleza pl?stica
a?ade a la ideal?.
B?cquer.

LA VOZ DEL GRAN TRATADISTA DE ESTETICA

?Su facilidad de frase -dec?a Batllori-, la elegancia y ductilidad de su castellano -muy de admirar en quien desde su misma juventud hubo de vivir en el destierro- y, sobre todo, su estilo animado y vivo, tan opuesto al de las sopor?feras disertaciones del pedantesco siglo filos?fico, le permiten codearse gallardamente con los finos prosistas de su tiempo?.

Esteban de Arteaga es el m?s importante tratadista de est?tica que produce el siglo XVIII espa?ol. No obstante, como ha venido sucediendo con tantos otros escritores de aquella ?poca, ha merecido escasa atenci?n hasta fecha, muy reciente, y su obra b?sica, La belleza ideal, no se hab?a vuelto a imprimir hasta 1943. Men?ndez Pelayo es el ?nico, pr?cticamente, que se ocup? de Arteaga en el siglo XIX, y con juicios tan certeros en su conjunto como entusiastas.

Descendiente de una familia vasca, Esteban de Arteaga , naci? en diciembre de 1747, en Moraleja de Coca, provincia de Segovia, seg?n el mismo declar? al ingresar en el noviciado de los jesuitas de Madrid. Tras el decreto de expulsi?n de los jesuitas, residi? en C?rcega con los otros jesuitas espa?oles, pero dos a?os m?s tarde abandon? la Compa??a con la esperanza de regresar a su pa?s; los expulsos no obtuvieron el permiso de regreso y Arteaga hubo de vivir desterrado hasta su muerte. Nunca fue ordenado sacerdote, aunque suele llam?rsele Padre Arteaga, por la costumbre de hacerlo as? con todos los jesuitas desterrados; en Italia se le llamaba abate. Desde 1773 a 1778 estudi? en la Universidad de Bolonia filosof?a, ciencias, matem?ticas y teolog?a. All? se le despert? su af?n de conocimientos enciclop?dicos, tan peculiar del siglo.

Su relaci?n con dos grandes music?logos de la ?poca el jesuita espa?ol Antonio Eximeno y el italiano Giambattista Marini, le permiti? adquirir gran conocimiento de los temas musicales y preparar su obra, Le rivoluzioni del teatro musicale italiano. El libro tuvo gran ?xito. Arteaga propugna la fusi?n de la poes?a y m?sica, escenificaci?n y pantomima, en un todo arm?nico que conduzca a la creaci?n de un espect?culo peculiar, s?ntesis de todas las bellas artes.

En 1786 se traslad? Arteaga a Roma donde vivi? bajo la protecci?n del famoso diplom?tico aragon?s Jos? Nicol?s de Azara, a quien hab?a dedicado su Rivoluzioni. En Roma prepar?, en colaboraci?n con otros eruditos, una edici?n de las obras completas de Horacio. Desde 1794 Arteaga ya no public? ninguna obra: La ruptura entre Napole?n y el Papa P?o VI llev? al embajador Azara a intervenir como mediador, y Arteaga lo acompa?? en sus gestiones y viajes. Cuando el papa fue desterrado a Valence, Azara y Arteaga salieron para Par?s, donde el abate muri? inesperadamente el 30 de octubre de 1799.

Las Investigaciones filos?ficas sobre la belleza ideal considerada como objeto de las artes de imitaci?n, m?s conocida por su t?tulo abreviado, La belleza ideal, constituye la obra m?s importante de Arteaga. El libro fue publicado en Madrid en 1789 y pas? en su tiempo casi inadvertido. Frente a la est?tica neocl?sica que hab?a identificado la belleza con la verdad y afirmado la primac?a absoluta de la raz?n, Arteaga centra su inter?s en torno al hombre y sus sentimientos, sosteniendo que el poder de la raz?n no es absoluto sino que est? modificado por el sentimiento y el gusto. La modernidad de muchas de las ideas de Arteaga, anticipa el yo rom?ntico.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs



No hagamos las paces con la guerra, ni tampoco levantemos guerras con la paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 22:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios