Viernes, 04 de mayo de 2007
EL HORIZONTE DE LA VIDA.

?Repiquen las campanas
Del Amor y el Dolor
Que el llano de la vida
Tiene un secreto inmenso.
?El llanto!
Que es el alma
Hecha gotas y Sol!?
Federico Garc?a Lorca.

EN CADA SOCIEDAD HAY UNA EDAD
PARA CONSIDERARSE ADULTO.

No es solo el tiempo de cada d?a, el de la vida cotidiana, el que puede ordenarse de maneras diversas; el tiempo total de que dispone el hombre en su vida terrena se ordena de maneras diferentes, y esta disposici?n interna suya afecta en los estratos m?s profundos a la melod?a vital. Por lo pronto, la trayectoria vital puede ser m?s o menos larga; no ya, por supuesto, de hecho y en cada individuo, sino estad?sticamente y como determinaci?n de la estructura emp?rica de la vida. Aunque la muerte es cierta y la hora incierta, se cuenta -vaga e inseguramente, pero con firmeza- con una duraci?n aproximada de nuestra permanencia en este mundo. Los hombres viven, por lo general, tantos a?os; pueden morir antes, pero se siente que han muerto ?antes de tiempo?, que su muerte ha sido prematura; pueden tambi?n morir despu?s, pero se piensa que es una suerte o don inesperado, que no es debido, con lo cual no se puede contar. La econom?a se ajusta a un horizonte probable y opera en funci?n de ?l y de su inseguridad.

La longevidad media humana tiene una gran repercusi?n sobre las generaciones. En cada vida individual y en las relaciones interindividuales repercute an?logamente. El horizonte de la vida, que hasta hace poco tiempo se cerraba hacia los sesenta a?os, hoy se dilata, por lo menos, quince o veinte m?s. Y al ser la trayectoria vital m?s larga, es m?s tendida esto es, tiene otra curva, otra figura diferente; y sus articulaciones, las edades, var?an de duraci?n absoluta y de funci?n en el conjunto.

En cada sociedad hay una edad para considerarse adulto -y suele ser distinta para los dos sexos-. La ni?ez puede ser muy breve o considerablemente larga; la juventud, tambi?n. Pero no bastar?a con una simple determinaci?n cronol?gica de su duraci?n, sino que habr?a que precisarla en una serie de dimensiones relativamente aut?nomas. Por ejemplo, en algunas sociedades la iniciaci?n sexual es precoz -por lo menos, es m?s precoz que en la ?poca anterior o en la sociedad vecina-; pero puede suceder que la dependencia econ?mica del joven respecto de sus padres se prolongue m?s; si de un lado, pues, parece que la infancia se abrevia, del otro, en cambio, se dilata. Tal vez el joven se siente apto para ocupar puestos importantes, pero se siente disculpado largos a?os de no hacer obra intelectual, literaria o art?stica importante, madura, adulta -esta es acaso la situaci?n en los ?ltimos a?os-; puede ocurrir que desde edad muy temprana el joven tenga que afrontar los peligros de la guerra, pero un sistema de autoridad senatorial lo excluya hasta muy tarde de la intervenci?n en la vida p?blica.

La juventud es a veces fugaz; otras se tira el?sticamente durante decenios; y esto puede ser -y hay que determinar de qu? se trata en cada caso- vitalidad, flexibilidad, capacidad de innovaci?n, o bien temor en la madurez, resistencia a solidarizarse con una actitud o una forma de vida, inseguridad y af?n de perpetua provisionalidad. Con la madurez ocurre algo semejante: el hombre se instala en ella largos a?os, como en una edad que finge una ilusi?n de permanencia y estabilidad, o por el contrario se le presenta como un nuncio de pr?xima e inevitable decrepitud. Y la vejez, por ?ltimo, funciona unas veces como simple espera insustantiva de la muerte, mientras que en otras sociedades se convierte en una edad con atributos positivos, segura de s? misma, acaso orgullosa y esperanzada. Y como dijo el poeta: ?La hora de la verdad / es la hora de la mentira / si es la hora en que la muerte / viene a quitarnos la vida?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


La peor paz es mejor que la mejor guerra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 19:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios