Viernes, 04 de mayo de 2007
LUIS CERNUDA
(1902-1963)

?No es el amor quien muere,
somos nosotros mismos?.
Luis Cernuda.

LA VOZ DEL POETA DE LA SOLEDAD

Leer y releer al Luis Cernuda provoca una mezcla de entusiasmo e indignaci?n: Luis Cernuda es sin lugar a dudas un poeta cuya trascendencia en la literatura contempor?nea, adscrito a la generaci?n que sea, o a la que no sea, no ha tenido en Espa?a el reflejo que merece. Habr? que esperar, s?, habr? que esperar a esos actos de justicia que impone el tiempo sobre las circunstancias de una ?poca, cuando se barre la basura, llueve fuerte y sale el sol.

En su abrumadora soledad, rodeado de silencio e incomprensi?n, este extraordinario poeta muere en solitario en la casa de Concha M?ndez en M?xico y s?lo tiene al final la compa??a de un joven poeta que le admira. Para Luis Cernuda, la soledad era una forma del verdadero ver y del verdadero contemplar y saber. Pero hay otra soledad en Cernuda que le remite a sus propias soledades para que de su alma surjan ideas, surjan im?genes.

El 21 de septiembre de 1902, nace Luis Cernuda en Sevilla, en el seno de una familia burguesa. Uno de sus primeros encuentros con la poes?a fue con ocasi?n del traslado de los restos de B?cquer, desde Madrid a Sevilla, en 1911. La lectura de la poes?a de B?cquer le provoc? una honda impresi?n.

La soledad acompa?? a Cernuda desde sus a?os iniciales. Hacia los catorce a?os hace su primera tentativa de escribir versos, tentativa que seg?n confiesa el poeta: ?suscitaba en m? rubor incontrolable?.

Fue alumno de Pedro Salinas en la Universidad hispalense, donde se licenci? en Derecho. En 1924, Cernuda viv?a en la calle del Aire. En esa calle, surgir? su Perfil del Aire que publicar?an Emilio Prados y Manuel Altolaguirre en la revista ?Litoral?. Bergam?n escribi?: ?La personalidad po?tica de Luis Cernuda se afirma con su librito: Perfil del Aire, joven y perfecta; idealmente andaluza, su poes?a tiene, sobre todo, la gracia, el ang?lico don andaluz -sevillano- de la gracia, tiene ?ngel (aut?ntico, no mixtificado, por ning?n sobrenaturalismo literario), y tiene arquitectura ideal viva, ligera, erguida, n?tida, como una Giralda?.


En 1925 conoce Cernuda a Juan Ram?n Jim?nez. El a?o 1927 es una fecha importante para la afianzaci?n po?tica de Cernuda. El poeta conoce a Lorca y a Vicente Aleixandre. En 1928 marcha a Toulouse en cuya Universidad fue lector de espa?ol, pero vuelve a Madrid, al a?o siguiente.

En 1936, se publica en la revista ?Cruz y Raya? todos los libros escritos por Cernuda hasta entonces, bajo el conocido t?tulo de La Realidad y el Deseo. Lorca nos dijo: ?La Realidad y el Deseo me ha vencido con su perfecci?n sin m?cula, con su amorosa agon?a encadenada, con su ira y sus piedras de sobra. Libro delicado y terrible al mismo tiempo como un clave p?lido que manara hilos de sangre por el temblor de cada cuerda. No habr?a escritor en Espa?a, de la clase que sea, si es realmente escritor, manejador de palabras, que no quede admirado del encanto y refinamiento con que Luis Cernuda une los vocablos para crear un mundo po?tico propio?.

Durante la guerra civil se exili? a Inglaterra, ense?ando espa?ol en la Universidad de Glasgow y m?s tarde en la de Cambridge. En 1947 se traslada a Estados Unidos para ense?ar como profesor en Mount Holyoke College, traslad?ndose en 1952 a M?xico, de cuya Universidad Nacional Aut?noma fue profesor. En M?xico vive en casa de Concha M?ndez, separada ya del que fue su esposo Manuel Altolaguirre, que en el homenaje a Luis Cernuda en 1936, dijo de ?l: ?No conozco poes?a m?s clara que la suya?. Desilusionado y solo, solo como siempre lo hab?a estado, Luis Cernuda muri? inesperadamente, el d?a 5 de noviembre de 1963, hab?a cumplido 61 a?os.

El burgu?s educacional que configur? su nacimiento, luchaba de continuo con su rebeld?a social, con su innato descontento con unas f?rmulas ambientales, que hab?an de producir un radicalismo antiburgu?s.

La perfecci?n es el signo que preside la obra del gran poeta de la soledad, hasta el punto de que, de humanismo contenido, sugiere haya sido trabajada por alg?n elemento: aire, sutil fuego. Hay en ella algo de intocable y a?n de intangible. Y por ello, de ra?z rom?ntica, entra en el clima de lo cl?sico. Su poes?a se hace ella misma, ella a solas. Cadencia que el aire arranca de la realidad inalcanzable. Gemido y llanto que se resuelven al fin en palabra. Canto del deseo; el canto m?s antiguo, enigm?tico, de la vida en su permanente alborear. Su lucha ?ntima entre la realidad y el deseo se le transparentaba en medio de un becquerianismo que le trasminaba desde su ni?ez sevillana y del que nunca ?l reneg?. Y como dijo el poeta sevillano: ?T?, verdad solitaria, / transparente pasi?n, mi soledad de siempre, / eres inmenso abrazo; / el sol, el mar, / la oscuridad, la estepa, / el hombre y su deseo, / la airada muchedumbre, / ?qu? son sino t? misma? / Por ti, mi soledad, los busqu? un d?a; / en ti, mi soledad, los amo ahora?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Siempre podemos hacer algo por la paz y la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 22:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios