S?bado, 16 de junio de 2007
QUITARSE LA CARETA

?La rid?cula trompeta
del Carnaval ha sonado,
desapacible; indiscreta
y, ?tan triste!... Fatigado
Pierrot marcha sin careta.?
Manuel Machado.

TODOS SOMOS ACTORES EN EL ESCENARIO DE LA VIDA

Es sabido que la palabra persona -de per y sono, sonar mucho, resonar- dio nombre en la antigua Roma, a la m?scara o careta utilizada por los actores de teatro, con miras a su caracterizaci?n y tambi?n para ahuecar y lanzar la voz. Con el paso del tiempo tal palabra nombr? al propio hombre de teatro y, por ?ltimo, a los hombres todos, actores en el gran teatro del mundo.

Pues resulta que hoy sobreabundan quienes, sin recurrir a artificios de cart?n u otra materia, hacen careta o m?scara de su propio rostro. Sobreabundan, s?, los que ahuecan la voz, al tiempo que mienten por la mitad de la barba.

Nada les define tanto como eso de ahuecar la voz, de gritar, que es el oficio m?s destemplado e incivil y, adem?s, al decir de Leonardo da Vinci, acient?fico de todo.

De los sosegados es el reino de la verdad. Y el del sufrimiento, sin duda. Porque hay que tener paciencia santa, para asistir al espect?culo que ofrecen no ya s?lo los propios d?mines del grito, del ?nfasis, sino tambi?n la inmensa legi?n de los aficionados a sus bober?as y truculencias.

Todos somos personas, todos actores en el escenario de la vida. Semejan personajes, sin serlo, en modo alguno, los que decimos personajillos. Entre ?stos ocupan lugar muy principal los que nombramos caraduras, que es tanto como descarados, como hombres que no tienen cara o, si se quiere que la tienen, pero no la dan, no dan la cara. A la postre, hombres del rostro que enga?a a quien tenga el candor de no andar sobre aviso.

Hoy, como ayer, no escasean los calificativos con los que se?alar a tantos y tantos como son los que se denuncian no por algo que se refiere a sus rostros, sino a sus ?ntimas fisonom?as mentales. Y ah? est?n los hip?critas, fariseos, farsantes, tramoyistas, tartufos o como se quiera decir. Que se emparientan, por lo regular, con los pedantes, fatuos, engolillados, estirados, etc.

Ah? est?n los pseudopoetas, enemigos primeros de la poes?a, arte el m?s excelso de los hombres, ejercido por quienes saben cantar aquello de: ?el goce de crecer, la gloria de la acci?n y el esplendor de la hermosura?, seg?n reza un verso escrito en s?nscrito.

Ah? est?n los pseudojuristas, desconocedores de que el Derecho tiene por misi?n la de hacer bueno a los hombres, seg?n admonici?n de Alfonso el Sabio, los pseudoeconomistas, que no subordinan la econom?a a la persona, tal como se?ala Mounier; los pesudofil?sofos, opuestos a una concepci?n de la filosof?a como ciencia general del amor, tal como ense?a Ortega.

Pero acabemos, dejemos tranquila la forma prefija pseudo, que debiera ir siempre en cabeza de tantos y tantos t?tulos con los que se adornan falsamente no pocos hombres que se dicen sabedores. Y como dijo el cantor: ?Si dices que eres poeta / voy a tener que decirte / que te quites la careta?.


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs

No hagamos las paces con la guerra, ni tampoco levantemos guerras con la paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 19:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios