Martes, 19 de junio de 2007
ROSALIA DE CASTRO
(1837-1885)

?Ah? va la loca, so?ando
con la eterna primavera de la vida y de los campos,
y ya bien pronto, bien pronto, tendr? los cabellos canos.?
Rosal?a de Castro.

LA VOZ DE LA EMOCION

Una emoci?n personal anima bastante versos de Rosal?a de Castro, emoci?n asociada a la visi?n de un lugar campestre. ?No habiendo aprendido en otra escuela que en la que nuestros pobres aldeanos -escrib?a la poetisa en el pr?logo a los Cantares gallegos-, s?lo guiada por aquellos cantares, aquellas palabras cari?osas y aquellos giros nunca olvidados, que tan dulcemente resonaron en mis o?dos desde la cuna, y que fueron recogidos por mi coraz?n como herencia propia, atrev?me a escribir estos cantares?. Por todo ello, los mejores versos de Rosal?a de Castro son los que escribi? en gallego.

No siempre sus temas derivan de alguna emoci?n nost?lgica o melanc?lica; tambi?n ocurren otros de inspiraci?n religiosa. Otros derivan del patriotismo regionalista, en los cuales halla la voz contra la injusticia (?Y el hambre de justicia que abate y que anonoda?), que estima cometida por el resto de Espa?a contra su regi?n nativa; injusticia simbolizada en la figura del emigrante gallego. ?Este vaise e aquel vaise, / e todos, todos se van; / Galicia, sin homes quedas / que te poidan traballar?.

En general, el amor, frustrado es verdad, y el odio, excitan casi siempre a la poes?a gallega, y ella misma nos repite en varias ocasiones lo que dice este verso: ?En mi pecho ve juntos el odio y el cari?o?. Esa confusi?n de emociones contrarias origina quiz?s en ella el desasosiego, el descontento de que sus versos se hacen eco tantas veces; aunque acaso otras d? a su voz el tono en?rgico que tiene en composiciones como la que comienza: ?Atr?s, pues, mi dolor vano con sus acerbos gemidos?.

Rosal?a de Castro de vida dif?cil y dolorosa, nace en Santiago de Compostela, el 24 de febrero de 1837 y fue inscrita como ?hija de padres inc?gnitos?. Se cr?a en Orto?o, al cuidado de una t?a, hasta que es reconocida por su madre. Un buen d?a la ni?a escribe sus primeros versos. En el Liceo de la Juventud, con 17 a?os, act?a como protagonista de una representaci?n dram?tica. En 1856, Rosal?a de Castro se traslada a Madrid, al a?o siguiente publica su primer libro de poemas, en lengua castellana: La flor.

En 1858 Rosal?a contrae matrimonio con Manuel Mart?nez Murgu?a, destacado historiador de Galicia. A partir del casamiento, el matrimonio cambiar? constantemente de domicilio; viajes por Andaluc?a, Extremadura, La Mancha, Levante. Sufre de un modo punzante, casi enfermizo, la nostalgia de su tierra, del paisaje que le rodea siempre y sin el cual no sabr?a vivir. El 15 de julio de 1185 muere Rosal?a de Castro en la casa de La Matanza, en la parroquia de Ir?a.

Rosal?a de Castro tiene una disposici?n natural para ?sentir como propias las penas ajenas?. En el pr?logo de Follas novas se excusa de que puedan tomarla por una ?inspirada?, y no estima su libro un libro ?trascendental?, ya que por ser mujer es ?arpa s?lo de dos cuerdas, la imaginaci?n y el sentimiento?. Una observaci?n interesante es: ?En este libro prefiero, a las composiciones que pudieran decirse personales, las otras que con m?s o menos acierto expresan las tribulaciones de aquellos que, unos tras otros y de distintos modos, vinieron durante largo tiempo a sufrir a mi alrededor?. Y eso, en una ?poca cuando el poeta se iba ya alzando frente al resto de la humanidad como criatura ?nica y solitaria por excelencia.

Descontando la originalidad de su obra, la conexi?n de ella con la poes?a galaica, y sobre todo con la gallega medieval, el recuerdo de B?cquer es visible en ella. Y hasta puede hallarse en los versos de la poetisa gallega anticipaciones al acento de alg?n poeta futuro, como ?stos: ?Bajemos, pues, que el camino / antiguo nos saldr? al paso... / lleno a?n de las blancas fantasmas / que en otros tiempos adoramos?, que hoy pueden recordarnos a Machado, y hasta el tema de un poema bien conocido de Machado: ?Yo voy so?ando camino?, y lo hallamos en un poema gallego de Rosal?a de Castro: ?Unha vez tiven un cravo?. En algunos suyos hay cierto anticipo del tono modernista, como en esta otra ?salutaci?n del optimista?: ?Frescas voces juveniles, armoniosos instrumentos?. Por ?ltimo, no insistiendo m?s en estas coincidencias curiosas, sus versos: ?Para llenar el mundo / basta a veces un solo pensamiento?, despiertan un eco de aquella sentencia maravillosa de San Juan de la Cruz: ?Un solo pensamiento vale m?s que el mundo?.

En Rosal?a de Castro se da esa doble perspectiva: hacia el pasado, de una parte, y hacia el futuro, hacia la poes?a moderna, de otra, conectando la poes?a de fin del siglo XIX con la mejor poes?a de hoy. El atractivo de su poes?a ha ido resistiendo el paso del tiempo porque en ella vibra la voz armoniosa y desbordante de la emoci?n po?tica.

Rosal?a de Castro que tanto lugar hizo en sus versos a los humildes, a las v?ctimas de las injusticias sociales, a la pobreza y al dolor, comprend?a y apoyaba a sus paisanos cuando sal?an de su tierra en busca de pan y... s?lo recog?an humillaciones y durezas... ?Castellanos de Castilla, / tratade ben ?s gallegos; / cuando van, van como rosas; / cuando v?n, v?n como negros?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 18:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios