S?bado, 23 de junio de 2007
SANTIAGO RAMON Y CAJAL
(1852-1934).

?No soy en realidad un sabio sino un espa?ol.?
Santiago Ram?n y Cajal.

LA VOZ DE UN ESPA?OL DE VERAS.

En este a?o que conmemoramos el 155? aniversario del nacimiento de Don Santiago Ram?n y Cajal, viene a cuento aquella an?cdota, contada por Barr?s, de una arist?crata espa?ola que, al preguntarle un invitado suyo, extranjero -disponi?ndose para ir a presenciar una corrida de toros y viendo que la dama vest?a de calle, toc?ndose con sombrero-: ??C?mo usted para ir a los toros no se pone mantilla?, respondi?: ?Porque como soy espa?ola, no necesito disfrazarme de espa?ola?. Ram?n y Cajal era un espa?ol tan verdaderamente sabio que no necesitaba disfrazarse de serlo. Don Santiago Ram?n y Cajal, como era sabio, no necesitaba disfrazarse de sabio. Su imagen perdura como castic?sima figura popular de la calle, y de sus caf?s madrile?os: El Suizo, Castilla...

Don Miguel de Unamuno dijo que el caf? es la Universidad Popular de Espa?a. Un tiempo lo era. Este Don Santiago Ram?n y Cajal, tan castizamente espa?ol, ?lo fue tanto -recordemos sus Charlas de caf? y El mundo visto a los ochenta a?os- que, a fuerza de serlo, nos podr?a parecer que si, como espa?ol, nunca se disfraz? de sabio, tal vez, como sabio, algunas veces parec?a que se quer?a disfrazar de espa?ol? El se llam? a s? mismo espa?olista. El mismo escribi? en sus memorias: ?Mi fuerza fue el sentimiento patri?tico. Mi ideal, aumentar el caudal de ideas espa?olas circulantes por el mundo, granjeando respeto y simpat?a para nuestra ciencia. No soy en realidad un sabio sino un espa?ol?.

Me adelantar? a declarar, para evitar equ?vocos, que tengo al genial sabio que fue Cajal por uno de los grandes espa?oles de todos los tiempos. El sentir popular espa?ol, expresado madrile?amente por un personaje de un sainete de Arniches, nos dice, con la fina gracia popular que capt? y cre? en su lenguaje el genial sainetero, refiri?ndose a alguno al que se le atribuye mucho saber, que ?sabe tanto como don Santiago Ram?n y Cajal juntos?. Meditemos esto. Pues advertimos que este juntos de la frase chistosa corresponde a la dualidad de Cajal: un espa?ol que nunca se disfraz? de sabio: un sabio que parec?a que alguna vez -m?s o menos consciente, voluntariamente- se nos aparece como disfrazado de espa?ol. Como si al no querer enmascararse de sabio se desenmascarase, por as? decirlo, naturalmente, de espa?ol. Y este espa?ol, digo, tiene conciencia hist?rica de serlo.

Santiago Ram?n y Cajal naci? en Petilla de Arag?n, peque?o pueblo navarro, el 1 de mayo de 1852. Hijo de un m?dico rural que inclina su vocaci?n hacia la Medicina, cambi?ndola por su incipiente atracci?n pict?rica. Estudia en la Universidad de Zaragoza. Dedica toda su vida a la investigaci?n y a la ense?anza: catedr?tico de Anatom?a en Valencia y de Histolog?a normal y Patolog?a en Barcelona y Madrid. Director del Instituto Nacional de Higiene (1899) y del Laboratorio de Investigaciones Biol?gicas (1901). Premio Nobel de Medicina (1906), que comparte con Golgi, como reconocimiento a sus trabajos acerca de las c?lulas nerviosas. Premio Internacional de Mosc? (1899) y medalla de oro de Helmholtz (1905). Con su teor?a y descubrimientos sobre la neurona, que es acogida con gran ?xito en Berl?n (1889), irrumpe por primera vez en la Historia de la Medicina; siguen su hip?tesis acerca de la continuidad de la sustancia nerviosa, con lo que rompe definitivamente con la teor?a de Galeno; y culmina la obra comenzada por Schleiden, Schwuan y m?s tarde pro Virchow, acerca de la teor?a celular. Santiago Ram?n y Cajal muri? en Madrid el 17 de octubre de 1934.

La aportaci?n de Ram?n y Cajal al conocimiento de la morfolog?a, fisiolog?a y patolog?a de las neuronas es inestimable. Sus publicaciones cient?ficas son abundantes y siguen el ritmo de sus investigaciones, que poco a poco, transmite en su Revista de Histolog?a normal y patol?gica, en Trabajos del Laboratorio de Investigaciones Biol?gicas y en innumerables revistas internacionales. De manera m?s profunda y extensa expone sus teor?as en una serie de libros: Manual de Anatom?a patol?gica general (1889), Histolog?a del sistema de nervioso del hombre y los vertebrados (1897-1904), Degeneraci?n y regeneraci?n del sistema nervioso (1912-14), La fotograf?a de los colores. Fundamentos cient?ficos y reglas pr?cticas (1912), Manual t?cnico de Anatom?a patol?gica (1918), La teor?a de la neurona, etc. Su actividad investigadora no le impide descubrir el encanto de lo cotidiano, que manifiesta en una breve, pero interesante, producci?n literaria: Cuentos de vacaciones (1905), Charlas de caf? (!923), Recuerdos de mi vida (1917) y El mundo visto a los ochenta a?os (1934).

Cuando hace ciencia, es cuando Cajal se nos figura espa?ol de veras. Como aquel otro gran espa?ol y gran sabio que recordamos, su contempor?neo Men?ndez Pelayo (al que Cajal, como tantos otros espa?oles, ley? muy poco y entendi? muy mal), el genial neur?logo nos habla de ciencia espa?ola, de ideas espa?olas. Y yo no quisiera figurarme, tomando un sentido literal y literario esta adjetivaci?n de espa?olidad, algo as? como una ciencia con capa castiza como la que llevaron, muy garbosamente, don Marcelino y don Santiago; o, tambi?n, unas bellas ideas tocadas castizamente con mantilla, y hasta de madro?os madrile??simos; blanca y negra, correspondiendo a las dos leyendas de nuestra Espa?a; la negra y la blanca; a la que el propio Cajal propuso seriamente que a?adi?semos una tercera, para verificar con exactitud: la leyenda gris. Y esto de gris ya nos acerca al genial morf?logo de la neurolog?a, al anal?tico inventor (invenci?n es hallazgo) de la maravillosa ?textura del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados?.

Ram?n y Cajal juntos, es un hombre que, efectivamente, junta en s? esas dos modalidades caracter?sticas de un ser humano: la de sabio y la de espa?ol. El sabio, el espa?ol aut?ntico, que dej? a su paso por el mundo una obra admirable de investigador, de inventor de ciencia verdadera. ?Fen?meno ?nico en la historia de las Ciencias Biol?gicas?, le llam? el h?ngaro Lenhossek, sabio de su misma especialidad: porque se produjo ?en la m?s absoluta soledad cient?fica?. ?Soledad espa?ola! Cient?fica y po?tica. En la soledad de las soledades. Y como dijo el poeta: ?Solo y a solas conmigo / mis soledades las siento / como si no fueran m?as, / ni fuese yo quien las tengo?

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Paz y libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios