Mi?rcoles, 27 de junio de 2007
FRAY LUIS DE LEON
(1527-1591)

??Qu? descansada vida
la del que huye el mundanal ruido
y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!?
Fray Luis de Le?n.

LA VOZ MISTICA ESCONDIDA TRAS EL SILENCIO

Hay en Fray Luis de Le?n un ardiente deseo de refugiarse en la naturaleza, de esconderse tras el silencio. En ese jard?n, de largos caminos blancos, de arboledas altas, acariciadoras, suavemente mojado de la finca del poeta, donde habita el silencio. Un silencio ondulado, donde resbalan valles y ecos y pasa de puntillas el viento. Un silencio donde yace la guitarra y donde est? sepultado el llanto.

En ese profundo silencio se encuentra el gran humanista de inteligencia profunda y creadora, que se pas? casi cinco a?os en una celda oscura del Santo Oficio, angustiado, por no saber de qu? se le acusaba y quienes eran sus acusadores. Seg?n el retrato de Francisco Pacheco era: ?El ome m?s callado que se a conocido... puntual en palabras y promesas... muy honesto i recogido...? De ?l, escribi? Cervantes: ?Fray Luis de Le?n es el que digo / a quien yo reverencio, adoro y sigo?. Y Lope: ?Tu prosa y versos iguales / conservan la gloria de tu nombre?. En el jard?n abandonado por los siglos ... Sin ruido. Donde ni siquiera doblan las campanas. Al morir el amanecer se escucha el mundo, al sonar puro y cristalino, el silencio de su voz.

Nacido en Belmonte, provincia de Cuenca, el 15 de agosto de 1527, Luis de Le?n pertenec?a a una familia monta?esa de origen converso; tras sus primeros estudios en Madrid y Valladolid, donde su padre, abogado de corte, estaba destinado, pasa a Salamanca para ingresar en 1544 en la orden de San Agust?n, a la que se vincular? de por vida. En 1561, tras cortos estudios en Alcal? y Toledo, obtiene la primera c?tedra, y a poco otras dos m?s de la universidad salmantina en re?ida competencia con los dominicos. Envuelto en mil acusaciones por envidias y despechos, acusado de preferir el texto hebreo de la Biblia al latino de la Vulgata, el texto oficial, y de traducir al espa?ol El cantar de los cantares, de Salom?n, es juzgado por la Inquisici?n y encarcelado en Valladolid (1572-1576). Sus dos compa?eros de encierro no pudieron resistir las duras condiciones de vida de la c?rcel y murieron. En los muros de la c?rcel el agustino hab?a dejado grabada su famosa d?cima: ?Aqu? la envidia y mentira / me tuvieron encerrado?.

Reintegrado a su c?tedra con el c?lebre ?dec?amos ayer?, pronto dej? el puesto a quien lo hab?a regentado en su ausencia. Miembro de la comisi?n de reforma del calendario gregoriano, particip? en la reforma de su orden y prepar? la publicaci?n de las obras de Santa Teresa.

En 1582 se vio nuevamente implicado en otro proceso inquisitorial que acab? con una amonestaci?n. Fray Luis de Le?n falleci? el 25 de agosto de 1591, en Madrigal de las Altas Torres, donde acababa de ser elegido provincial de su orden para Castilla.

Fray Luis de Le?n est? considerado como uno de los fil?logos m?s sobresalientes de su ?poca, conocedor del hebreo, el caldeo, el italiano y el lat?n. Su obra se centr? en la explicaci?n del significado oculto, aleg?rico, anal?gico y moral de las palabras de la Biblia. En 1580 public? su Comentarios al Cantar de los cantares. Tres a?os m?s tarde publica La perfecta casada y De los nombres de Cristos. Su obra po?tica publicada por Quevedo en 1631 e inspirada en los cl?sicos, especialmente en Horacio, lo sit?a entre los mayores creadores de la poes?a espa?ola. ?Fray Luis de Le?n -escrib?a Aubrey Bell, famoso cr?tico ingl?s-, trajo a la poes?a espa?ola una nota personal subjetiva, y m?s ?ntimo amor a la naturaleza, m?s ?ntimo a?n que el que aparece en Arias Montano, en Garcilaso y en Fray Luis de Granada?. Recordemos alguna de las m?s c?lebres poes?as del maestro Le?n: su Vida retirada; A Francisco Salinas, el m?sico ciego, gran amigo del poeta; A Felipe Ruiz, otro gran amigo, por ?l inmortalizado en m?s de una composici?n; Noche Serena; En la Ascensi?n; Morada del cielo; A Nuestra Se?ora; Al Licenciado Juan de Grial, y otras.

En la poes?a de Fray Luis de Le?n se ve el deseo de ascender de los cielos, el deseo de escapar de este mundo para encontrar alivio a los sufrimientos que la vida le hab?a causado. Fray Luis no viaj? por el ?camino de perfecci?n? un largo trecho como San Juan de la Cruz. Pero encontr? su propio camino y un reservado para su alma en el silencio. Huyendo del ruido se hizo voz para decirnos en las noches oscuras la palabra infinita sin aliento y sin labios. Su deseo de evasi?n y la angustia de no poder satisfacer plenamente ese deseo, le hace m?s humano, m?s comprensible que a otros m?sticos. Su Dios, es el que todos buscamos y el que nunca terminamos de encontrar.

Fray Luis de Le?n, pura voz de la l?rica castellana. El prodigioso m?gico de la palabra, de la palabra nacida de la plenitud del silencio. Autor de una poes?a que brota de esa morada misteriosa donde habita el silencio, con m?sica de coraz?n y de estrellas. Honda, pura voz del poeta. Escondida voz que nos llega en breve r?faga, ?puesto el atento o?do / al son dulce, acordado / del plectro sabiamente meneado?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Siempre podemos hacer algo por la paz y la libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 20:16
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Muy enjundioso art?culo
Publicado por Senocri
Jueves, 28 de junio de 2007 | 16:17
He puesto que me parec?a muy enjundios art?culo, pero no veo el comentario por ning?n sitio. Lo he escrito otra vez pero ninguna m?s
Publicado por Senocri
Jueves, 28 de junio de 2007 | 16:19