S?bado, 30 de junio de 2007
EMILIA PARDO BAZAN
(1851-1921).

?...Se?ores, a veces es necesario llamar a las cosas
por su nombre: las leyes que permiten a la mujer
estudiar una carrera y no ejercerla, son leyes inicuas.?
Emilia Pardo Baz?n.

LA VOZ DE UNA AUTENTICA FEMINISTA

Considerada una de las figuras m?s relevante del siglo XIX espa?ol, el prestigio de Emilia Pardo Baz?n no se debe solo a su extraordinaria actividad literaria, sino tambi?n su significativa participaci?n en los movimientos sociales y culturales y a su defensa de los derechos de la mujer.

La Pardo Baz?n, escritora de una pieza, tuvo en toda su producci?n una caracter?stica esencialmente femenina: la de recibir las huellas de cuantas influencias le salieron al paso. Trat?ndose de un esp?ritu creador de la potencia de la autora de Los pazos de Ulloa, ocioso es subrayar que las influencias que pod?an avasallarlo no hab?an de ser meras modalidades del momento. La Pardo Baz?n no iba a dejarse arrastrar por unos grupos u otros. Menos a?n, a contentarse con seguir los caminos que unos u otros le indicaran. Mas su misma curiosidad; esa curiosidad insaciable, que la hac?a entregarse de lleno a unos estudios o a unas lecturas comenzados poco menos que al azar, y sustituirlos por otros estudios, u otras lecturas, cuando a?n no se le hab?an revelado aqu?llos sino muy superficialmente; su mismo af?n de saber y de avanzar de continuo, no le permitieron nunca equilibrar, en un credo literario sereno, el ideal propuesto y el ideal aceptado.

De toda la generaci?n del 68, la Pardo Baz?n es la m?s resueltamente naturalista aunque, logr? escribir varios t?tulos puramente realistas; por otra parte el naturalismo de la Pardo Baz?n desemboc? bien pronto, en otro ?naturalismo? espiritualista, simb?lico, etc.

Emilia Pardo Baz?n, condesa del mismo nombre, naci? en La Coru?a, el 10 de Septiembre de 1851.Se casa muy joven con Jos? Quiroga. En 1906 es nombrada presidenta de la secci?n de Literatura del Ateneo madrile?o. Consejera del Ministerio de Instrucci?n P?blica, y catedr?tica de Literaturas Contempor?neas. Su participaci?n en la vida cultural y social fue muy activa: colabor? con La Espa?a Moderna de L?zaro Galdiano, se enfrent? a la Real Academia Espa?ola por negar esta el ingreso a las mujeres y en 1892 fund? la Biblioteca de la Mujer; public? durante varios a?os la revista Nuevo Teatro Cr?tico. Su primera producci?n fue un libro de versos: Jaime. En 1876 obtuvo, con el Estudio cr?tico de las obras del padre Feij?o, el premio del concurso organizado como homenaje a la memoria de ?ste. En 1879 public? Pascual L?pez, autobiograf?a de un estudiante de medicina; en 1881, Un viaje de novios, cuyo pr?logo levant? enorme revuelo, y, a partir de entonces, dio a la estampa, con extraordinaria abundancia, novelas, cuentos, estudios cr?ticos, ensayos, impresiones de viaje, etc. La infatigable pluma de esta gran escritora no cesa de escribir hasta el mismo momento de su muerte, acaecida en Madrid el 12 de mayo de 1921.

Entre sus novelas, y a parte de las ya citadas, destacan: La tribuna, La madre naturaleza, Insolaci?n, Morri?a, Una cristiana, La quimera, La sirena negra. Y entre los cuentos: La piedra angular, Arco iris, Cuentos de Marineda, Memorias de un solter?n, Cuentos de Navidad y Reyes, Cuentos tr?gicos, El fondo del alma y Cuentos de amor. Entre sus obras capitales se cuentan: El darvinismo, San Francisco de As?s y La cuesti?n palpitante.

A Emilia Pardo Baz?n se la ha calificado de ?feminista precoz?, pues ya en su infancia jugaba indistintamente con juguetes de ni?o y de ni?a. Sin embargo, su m?xima afici?n desde muy peque?a fue la lectura de toda clase de libros, incluso de los que no se consideraban a prop?sito para su edad, y menos para una ni?a.

Esta mujer, adentr?ndose en terrenos vedados para su sexo, adopt? posturas intelectuales que ninguna mujer se hab?a atrevido a adoptar en el siglo XIX. Dado los asuntos que trataba, as? como sus circunstancias biogr?ficas, no es de extra?ar que su personalidad resultase un tanto sorprendente en su tiempo y que en muchas ocasiones fuese motivo de esc?ndalo. La Pardo Baz?n fue siempre una aut?ntica feminista convencida de la necesidad de mejorar la situaci?n de su sexo, aunque se daba cuenta de que para ello era preciso crear un tipo nuevo de mujer.

Con un esp?ritu liberal extraordinario y una tolerancia muy poco com?n, mantuvo amistad con los prohombres de todas las ideolog?as, como Men?ndez Pelayo, Clar?n, Gald?s, Francisco Giner. La amistad literaria entre la Pardo Baz?n y Gald?s deriv? hacia una intimidad amorosa de larga duraci?n, no exenta de sobresaltos sentimentales, que se reflejan en la obra de ambos y que son del mayor inter?s para explicar la g?nesis de algunas obras.

La escritora gallega, que no admit?a, seg?n su propia declaraci?n, el yugo del naturalismo franc?s, y que siempre quiso sentar plaza de casticista, en sus primeras novelas: Un viaje de novios y La tribuna, antes se acuerda de Zola que de los maestros representativos de la novela espa?ola de entonces. Sin embargo, el naturalismo de la Pardo Baz?n, no es el naturalismo del autor de los Rougon Macquart. Pese a los reproches que algunos sectores le han dirigido, a do?a Emilia, aun arriesg?ndose cuanto es preciso al borde de la realidad descarnada, no resbala hasta cierta crudezas, y mucho menos compl?cese jam?s en ellas. Los pazos de Ulloa y La madre naturaleza, las dos obras m?s representativas de la Pardo Baz?n, son, sin duda, la manifestaci?n m?s acabada -y m?s lograda- del naturalismo en nuestra literatura.

Y el hecho de que sean ?obras rurales?; de que haya necesitado su autora mirar hacia un ambiente rural para elevarse a su m?xima altura, no deja de prestarse a ciertas consideraciones. Sin propon?rselo; sin saberlo tal vez, la Pardo Baz?n, apasionada y diletante de todas las novedades ex?ticas; catadora, con frecuencia serena, y con frecuencia algo ingenua, de todas las modalidades y modas literarias, se encontr? a s? misma, encontr? su raz?n de ser, agrup?ndose simplemente junto a los novelistas que contemplaban el paisaje de su tierra con voluntad de penetrarlo.

A los 86 a?os de su muerte, todav?a es l?cito darle a la escritora gallega el t?tulo que nadie le ha disputado, de una de las m?s insignes escritoras de la literatura universal.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs



Paz y libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 19:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios