Mi?rcoles, 11 de julio de 2007
OSCAR WILDE
(1854-1900)

?Yo nunca he buscado la felicidad.
?Qu? importa la felicidad! Yo he buscado el placer.?
Oscar Wilde.

LA VOZ DEL ESPLENDOR DE LA VIDA

Oscar Wilde, uno de los m?s agudos y l?cidos visionarios de su siglo, mezcl? su vida en su obra y su arte en su vida como en la mejor novela. En la condena de Wilde a dos a?os de trabajos forzados por sodom?a, confluyen la hipocres?a moral, el cinismo pol?tico del conjunto de creencias y principios que reg?an el gusto art?stico y la conducta moral de la sociedad victoriana. La energ?a de pasi?n de Wilde y su deseo de vivir en libertad plasmado -literariamente- en sus libros, hace del escritor irland?s, un escritor irrenunciable. Wilde confes? en cierta ocasi?n a Andr? Gide que hab?a puesto su genio en su vida y s?lo su talento en sus obras.

Oscar Fingal O?Flabertie Wils Wilde naci? en Dubl?n el 16 de octubre de 1854. En ese nombre m?ltiple y sonoro llevaba la marca de unos padres cultos y originales. Su padre fue un m?dico reputado por su bien hacer profesional y por su af?n mujeriego, su madre fue de joven una conocida independentista irlandesa y m?s tarde una snob, aficionada al gran mundo y a las letras. Wilde hizo su primer acercamiento al mundo de las letras a trav?s de las reuniones que su madre ofrec?a, en las cuales trat? a gentes de toda condici?n: pol?ticos, escritores, bohemios, actores...

Wilde estudi? en uno de los mejores colegios de Irlanda y m?s tarde pas? su etapa universitaria en el Trinity College de Dubl?n y en Oxford. All? adquiri? una brillante formaci?n acad?mica, que con su talento, ingenio e instinto de la publicidad le hizo r?pidamente ocupar un lugar en el mundo literario como ensayista y poeta, y en la sociedad de Londres como conversador, habitual de estrenos y de la vida nocturna. Su dandismo y su adhesi?n notoria al esteticismo llamaron la atenci?n. En estas circunstancias sus afectos se dirig?an ya hac?a los dos sexos. Wilde encontr? la belleza y el placer, que siempre dese? encarnar, en el mundo hel?nico. Pero ajeno a las tendencias mayoritarias surc? siempre los senderos que le se?alaba el placer, postura extra?a para la moral victoriana dominante, puritana y represiva, disfrut?ndolo por encima de todos los prejuicios y hall?ndolo a menudo con los de su sexo.

En 1881 Wilde publica su primer libro de versos, Poemas. A finales del mismo a?o viaj? a Estados Unidos para realizar una gira de conferencias hablando del Renacimiento ingl?s del Arte. En 1884 contrae matrimonio con una bella muchacha de origen irland?s, Constance Mary Lloyd, hija ?nica y hu?rfana de un consejero de la reina. Los primeros a?os del matrimonio -del que nacieron dos hijos- fueron los m?s fruct?feros y ordenados de la vida del escritor, que se gana la vida como periodista.

En 1890 se publica por primera vez, y en revista, El retrato de Dorian Gray, novela acerca de un hermoso hedonista que milagrosamente retiene su juventud mientras su retrato muestra los estragos del tiempo y de una abominable corrupci?n, dicha obra signific? el comienzo indiscutible de la celebridad de Wilde y fue atacada por algunos cr?ticos como decadente, viciosa y afeminada. En 1891 estren? en Nueva York su comedia La duquesa de Padua. Escribi? en franc?s para Sara Bernhardt la tragedia Salom?, que lord Chambel?n se neg? autorizar y que se estren? m?s tarde en Par?s. Se publicaron tambi?n en ese a?o El crimen de lord Arthur Saville y otros relatos y El alma del hombre bajo el socialismo.

A partir de 1892 Wilde se impone en la escena brit?nica con una serie de comedias humor?sticas, espl?ndidamente construidas y desbordantes de ingenio verbal, en las que la cr?tica social se vela tras el cinismo y la elegancia: El abanico de lady Windermere, Una mujer sin importancia y Un marido ideal. Y en 1895 se estren? la obra maestra de Wilde, La importancia de llamarse Ernesto, ?comedia fr?vola para gente seria?.

En su mayor momento de gloria estalla el drama, al entablar Wilde una querella contra el marqu?s de Queensberry, padre de su amante, el poeta lord Alfred Bruce Douglas, porque el puritano se?or le hab?a insultado en una tarjeta dici?ndole que posaba de sodomita. Ello dio lugar a una serie de juicios en los que Wilde fue condenado a dos a?os de trabajos forzados: El m?ximo castigo que para el caso preve?a la ley. La prisi?n supuso un tremendo calvario para el escritor, que acept? todo como la necesaria parte final de su drama. Durante su condena carcelaria, escribe uno de los libros po?ticos m?s pat?ticos Balada de la c?rcel de Reading y la carta en verso dirigida a Douglas que se public? en 1905 con el t?tulo De profundis. Al salir de la prisi?n Wilde abandona de inmediato Inglaterra a la que no volver? jam?s. Bordeando siempre una miseria dorada Wilde muere, de terrible enfermedad, en Par?s, el 30 de noviembre de 1900.

Su dandismo, en que otros ver?an extravagancia, estaba en consonancia con sus inclinaciones literarias: ?el arte por el arte? el esteticismo m?s esteticista, pero accesible, ya que su ansia de ?xito corr?a pareja con sus deseos de ruptura. El Wilde de las levitas raras, del traje est?tico y de los claveles verdes en la solapa, es el mismo que escribi? El retrato de Dorian Gray o la espl?ndida Balada de la c?rcel de Reading. El mismo, y por similar motivo: Ser arte; hacer arte.

La obra de Oscar Wilde abarca pr?cticamente todos los g?neros literarios: novela, teatro, poes?a, art?culos, ensayos, cartas. Sus alegaciones en favor del artista y su b?squeda de experiencias y sensaciones llevado por amor a la belleza rigieron su vida. Todo lo quiso bello. De todo intent? hacer una obra de arte. Y como dijo en alg?n momento de su vida: ?Lo importante es que hablen de uno, aunque sea bien?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


Donde mora la libertad, all? est? mi patria.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 5:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios