Domingo, 15 de julio de 2007
ANDRE GIDE
(1869-1951)

?La cultura trabaja por la emancipaci?n del esp?ritu
y no para su servidumbre?.
Andr? Gide.

LA VOZ DEFENSORA DE LA CULTURA

El Congreso Internacional de Escritores de Par?s, celebrado en 1935, tuvo su sentido m?s claro y preciso en la exaltaci?n individual de un escritor, de una personalidad literaria: Andr? Gide.

En dicho Congreso, Andr? Gide, cuya personalidad literaria representaba, efectivamente en Francia, quiz? el m?s alto y puro prestigio est?tico y moral de la inteligencia, hac?a o?r su voz en defensa de la cultura con razones tales que bien merecer?an ser aqu? ?ntegramente transcritas. Me limitar?, sin embargo, a espigar una: ?Somos algunos, somos muchos, los que no podemos admitir que el amor al pa?s natal se nutra, sobre todo, del odio a los dem?s pa?ses. Respecto a m?, pretendo ser profundamente internacionalista, sin dejar de ser profundamente franc?s?. Su defensa de la cultura vino a culminar en la esperanza de un hombre nuevo. Y todo el sentido, la raz?n y el significado de esa defensa, arraigarse para florecer y fructificar, en definitiva, en el hombre, por el hombre, para el hombre. Para la novedad -o nueva edad- del hombre; y por consiguiente, para la libertad del hombre.

Gide fue una de las personalidades europeas que mayor influencia ejerci? durante las primeras d?cadas del siglo pasado. Partidario de una libertad absoluta frente a la moral, sin reconocer m?s freno que el sentimiento de la belleza, hizo un paneg?rico del acto gratuito y de la homosexualidad. Contrasta con el fondo inquietante de su pensamiento la intachable correcci?n y precisi?n del estilo. Su impulso a la confesi?n y su aspiraci?n a la sinceridad le hicieron profundizar en el autoan?lisis y alcanzar as? un amplio conocimiento de la naturaleza humana.

Andr? Gide naci? el 22 de noviembre de 1869 en Par?s. Perteneciente a una familia de holgada posici?n econ?mica, fue educado en el m?s estricto puritanismo. Estudi? en la Ecole Alsacienne y en el Instituto Henri IV. En su primer libro; Los cuadernos de Andre Walter (1891). Gide describi? el religioso y rom?ntico idealismo de un desgraciado joven. Por esa obra se le consider? simbolista, pero en 1894 comenz? a desarrollar un estilo personal y propio. En Los alimentos terrestres (1897) defendi? la doctrina del hedonismo activo. A partir de ese momento, sus obras estuvieron dedicadas a examinar los problemas de la libertad.

La exigencia de libertad y la superaci?n de sus antiguos prejuicios se hicieron patentes en la novela El inmoralista (1902), aunque el fondo puritano de Gide aflorar?a todav?a, de modo acerbado en la siguiente obra, La puerta estrecha (1909).

Muchos de los estudios cr?ticos de Gide aparecieron en La Nouvelle Revue Fran?aise, una revista literaria que contribuy? a fundar en 1909 y que se convirti? en una publicaci?n de gran influencia entre los c?rculos intelectuales franceses. Gide se convirti? entonces, para la juventud de la primera guerra mundial y la de entreguerras en un reformador libre de la sociedad y de su propio pasado.

Los s?tanos del Vaticano, en la cual Gide ridiculiz? la posibilidad de la independencia personal completa, apareci? en 1914 y fue el primero de sus trabajos atacado por anticlerical. Pero hasta sus m?s fervientes cr?ticos no dejan de reconocer su gran categor?a como estilista.

Hitos importantes en su vida y en su obra despu?s de La sinfon?a pastoral (1919), ?ltimo tributo a su pasado, lo forman el tratado en forma de di?logo Corydon (1911), justificaci?n de la homosexualidad, y Si el grano no muere (1920), especie de confesi?n a la vez imp?dica y honesta destinada a la posteridad. Respondiendo con la indiferencia a los esc?ndalos que deparaba su nueva personalidad, Gide se dedic? a redactar Los monederos falsos (1925).

La preocupaci?n sobre la responsabilidad moral individual le llev? a ocupar cargos p?blicos. Despu?s de haber ocupado puestos municipales en Normand?a, se convirti? en enviado especial del ministerio para las Colonias en 1925-1926 y escribi? dos libros en los que denuncia el colonialismo Viaje al Congo (1927) y Retorno del Chad (1928).

Su experiencia comunista, est? resumida en Regreso de la U.R.S.S. (1936), donde arremete contra el r?gimen estalinista. Entre 1943 y 1953 apareci? el Diario, interesante documento psicol?gico y literario, una especie de aprendizaje a novelista. En 1946 ofreci? al p?blico el drama Teseo. Un a?o m?s tarde le fue concedido el premio Nobel de Literatura. Andr? Gide muere el 19 de febrero de 1951. Al a?o siguiente apareci? su obra p?stuma, As? sea o la suerte est? echada.

Andr? Gide termina su defensa de la cultura, por as? decirlo; con acordes beethovenianos: por el dolor a la alegr?a: ?Yo me complazco en imaginar -dec?a el escritor franc?s-, en creer en un estado social en que la alegr?a sea accesible a todos; en que haya hombres a quienes la alegr?a pueda tambi?n engrandecer?.


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Cuando hay libertad, todo lo dem?s sobra.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 10:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios