Jueves, 19 de julio de 2007
MANUEL AZA?A
(ALCALA DE HENARES, 1880-MONTAUBAN, 1940)


?La libertad no hace felices a los hombres.
Los hace simplemente hombres.?
Manuel Aza?a

LA VOZ DE UN DESCONOCIDO

Manuel Aza?a es un verdadero cl?sico del siglo XX, con un dominio de los nervios, de la lengua, de los modales y del estilo a la hora de escribir que servir? de modelo por mucho tiempo. Manuel Aza?a es el autor de algunas de las mejores p?ginas de prosa ensay?stica de nuestro siglo.

Hombre de per?odos vacilantes, de crisis profundas, de temperamento extremoso y sensible, sinti? la soledad desde ni?o, y la sociedad entera no acab? de consolarle. En Aza?a se encuentran todos los rasgos de la inteligencia cr?tica espa?ola, en sus cualidades, en sus determinaciones, en sus indecisiones.

Si algo no ha discutido nadie a Aza?a, ni siquiera sus enemigos, es su capacidad oratoria, la efectividad y brillantez de sus dotes parlamentarias y el eco extraordinario de sus discursos, tanto dentro como fuera de las Cortes. Pocos disienten de la frase lapidaria de Madariaga, para quien Aza?a es el ?orador parlamentario m?s insigne que ha conocido Espa?a?. Su popularidad se debi? muy principalmente a la fascinaci?n que su palabra, o?da o transcrita, causaba en la muchedumbre de toda condici?n, desde el humilde campesino a don Ram?n Mar?a del Valle-Incl?n.

Aza?a fue un mito demon?aco creado por las derechas espa?olas, el brazo destructor de sus privilegios. Y s?lo en un pa?s de la tradici?n inquisitoria que tiene Espa?a, donde los pose?dos del demonio se les salvaba quem?ndolos en la hoguera, se comprende que las clases privilegiadas hayan perseguido a Aza?a con el encono que han venido haci?ndolo. Por una ley de compensaciones, el mito demon?aco de los unos se transforma en ?dolo para los otros, en un pol?tico capaz de movilizar a una inmensa muchedumbre que acud?a de todo el pa?s a escucharle.

Tan recatada fue la vida personal de Manuel Aza?a, casi siempre al trasluz de su vida pol?tica, que cuando hab?an pasado veinte a?os de su muerte, su cu?ado, Cipriano Rivas Cherif, escribi? una especie de biograf?a con este t?tulo: Retrato de un desconocido. ?C?mo? ?Desconocido don Manuel Aza?a D?az entre los espa?oles? Pues, s?, enteramente desconocido. Bien sab?a ?l que ese desconocimiento iba a dar p?bulo a las innoblezas m?s inveros?miles que se dijeron cuando era jefe de Gobierno y jefe de la oposici?n. Claro que lo sab?a y no se molest? en desmentir a sus detractores.

Manuel Aza?a y D?az naci? en Alcal? de Henares el 10 de enero de 1880. En verano de 1889 se le muri? la madre, y el d?a en que Aza?a cumpli? los diez a?os, muri? su padre. Estudi? en el colegio Complutense, instituto Cardenal Cisneros y colegio Mar?a Cristina del El Escorial. Licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza en 1897, recibi? el doctorado en 1900. En 1909 ingres? en el cuerpo de Registros y Notariado, y dos a?os despu?s march? a Par?s para ampliar estudios. Colabor? en El Imparcial y El Sol y dirigi? las revistas La Pluma y Espa?a. Fue secretario y presidente del Ateneo. En un principio milit? en el Partido Reformista de Melqu?ades Alvarez, al que pertenec?an los m?s conocidos de los intelectuales posteriores a la generaci?n de 1898: Ortega y Gasset, Am?rico Castro, D?ez Canedo, P?rez de Ayala, Madariaga, Morente... Asiste a la tertulia de la ?Granja del Henar?. En 1925 fund? Acci?n Republicana, que qued? disuelta por la dictadura de Primo Rivera. El 27 de febrero de 1929 contrajo matrimonio con Lola Rivas Cherif, la boda se celebr? en los Jer?nimos. Aza?a contribuy? muy activamente al advenimiento de la Rep?blica, formando parte del comit? revolucionario, y, una vez instaurada, ocup? diversos cargos: ministro de la Guerra en el Gobierno provisional, bajo la presidencia de Alcal? Zamora; presidente del Gobierno provisional y presidente constitucional. Dimiti? en 1933 y pas? a la oposici?n; al a?o siguiente fue encarcelado, acusado de participar en el levantamiento de la Generalitad contra el poder central. En 1934 fund? con Marcelino Domingo y otros el partido de Izquierda Republicana, del que fue m?ximo dirigente. Al triunfar el Frente popular en 1936, volvi? a ocupar la jefatura del Gobierno, y en mayo del mismo a?o accedi? a la presidencia de la Rep?blica al ser depuesto Alcal? Zamora. D?as despu?s de ca?da Barcelona, cruza la frontera francesa el presidente de la Rep?blica Espa?ola. El 27 de febrero de 1939, precisamente el d?a del d?cimo aniversario de su boda, y desde su retiro franc?s en Collonges-sous Sal?ve (Alta Saboya), el presidente Aza?a dimite por carta enviada al presidente de las Cortes. Manuel Aza?a muere el 3 de noviembre de 1940, en el hotel ?Mid?, de Montauban, hotel que pagaba la embajada de M?xico.

Su obra est? compuesta, entre otros, por los siguientes t?tulos: Los motivos de la germanofilia y Reims y Verdu (1917), sobre la primera guerra mundial, La pol?tica francesa contempor?nea (1919), que forma parte de los estudios dedicados a la primera contienda mundial, Vida de don Juan Valera (1926), por la que recibi? el premio Nacional de Literatura, El jard?n de los frailes (1927), novela que recuerda sus vivencias colegiales y en la que critica la educaci?n religiosa, La novela de Pepita Jim?nez (1928), Valera en Italia (1929), Plumas y palabras (1930), La corona, drama (1930), La invenci?n del Quijote y otros ensayos (1934), Mi rebeli?n en Barcelona (1935), donde niega su participaci?n en los sucesos de octubre, La velada de Benicarl? (1939) y Memorias ?ntimas (1939). En enero de 1984 se encontraron en la Escuela superior de polic?a de Madrid una parte de los archivos personales, que hab?an sido incautados en 1940 en Par?s por las tropas de Hitler y enviados a Franco, sin que hasta esa fecha se conociera su paradero.

Aza?a dej? una obra considerable de an?lisis pol?tico de la realidad y de su gesti?n en el poder, con acotaciones hist?ricas de valioso enfoque. Podemos resumir los dos valores esencialmente actuales de los ensayos de Aza?a: dando por supuesto el literario, el otro es, sin duda, el de haber realizado una exposici?n sin precedentes de los principios de la vida democr?tica y de su aplicaci?n necesaria en la sociedad espa?ola.

Aza?a defendi? siempre la tradici?n liberal de la libertad de conciencia y la respetuosa separaci?n de la Iglesia y el Estado como principio y hasta como premisa constitucional. El nacionalismo de Aza?a proviene de su identificaci?n con la historia de Espa?a, con la historia de los espa?oles ilustres y especialmente, con los ilustres perseguidos por defender las libertades.

Sobre la tumba de Montauban, en el que al pie de una cruz se ha escrito el nombre de Manuel Aza?a y los a?os que van de 1880 a 1940, que fueron los a?os de su vida, ser?a bueno escribir tambi?n, a modo de lecci?n, unas sencillas palabras tomadas del discurso que pronunci? en Barcelona el d?a 18 de julio de 1938 : ?...Y nos env?an, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, Piedad y Perd?n?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Paz y libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 7:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios