Domingo, 29 de julio de 2007
VIOLENCIA EN EL HOGAR

?So?ando est? con sus hijos,
que sus hijos lo apu?alan:
y cuando despierta mira
que es cierto lo que so?aba.?
Antonio Machado.

LA VIOLENCIA SE APRENDE

En Espa?a se producen diariamente m?s de 300 sucesos violentos en los hogares. La prensa diaria nos informa sobre la muerte de una ni?a de corta edad por maltrato familiar, sobre esa mujer desesperada que decidi? finalizar su guerra particular arroj?ndose por la ventana de un d?cimo piso ante el asombro de sus vecinos, o esos hermanos que deciden preparar angustiosamente un final tr?gico a su padre despu?s de mil y una denuncias por agresiones.

Desde que el ser humano tiene conciencia de ser, ha hecho uso de la violencia. Se ha violentado y ha violentado. Ha ejercido el poder, el control del otro a trav?s de la fuerza f?sica, econ?mica y t?cnica. Tambi?n se ha utilizado la persuasi?n, el control psicol?gico para manejar o manipular seg?n su conveniencia a sus iguales. La violencia ha estado desde siempre en la historia de la humanidad. Pero esto no quiere decir que sea connatural al hombre, a la mujer, al ni?o. La violencia no es un instinto, no es un reflejo ni tampoco una conducta necesaria para la supervivencia.

La violencia se aprende. Se aprende observando c?mo los padres, los hermanos mayores o los vecinos se relacionan. Se aprende viendo televisi?n, leyendo determinados dibujos animados o novelas. Tambi?n se aprende jugando. Y este aprendizaje no ocurre solamente en las ?ltimas d?cadas. Ha ocurrido siempre aunque quiz? no con la virulencia con la que se presenta en estos ?ltimos a?os.

No voy a enumerar aqu? las cifras de homicidios y asesinatos, de abusos a menores y palizas a j?venes en el barrio, tampoco el n?mero de mujeres maltratadas, porque tales cifras son artificiales, m?nimas y lejanas de la realidad ya que la mayor parte de los actos violentos no se denuncian.

Aunque la violencia entre las personas ha sido justificada con todo tipo de teor?as y razonamientos (biol?gicos, psicol?gicos, sociales, econ?micos, culturales), se insiste en que todos nacemos con capacidad para la compasi?n, la abnegaci?n, la generosidad, la empat?a. Son los factores ambientales, junto con las caracter?sticas propias de cada individuo, los que configuran nuestras actitudes. As? pues, si al ni?o se le ense?a a ser generoso, a pensar en los dem?s, a comprender, a respetar, a ser m?s tolerante, desarrollar? actitudes positivas y le resultar? imposible maltratar a los dem?s.

Estudios realizados en Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Holanda indican que la violencia es un comportamiento aprendido; el 81% de los hombres maltratadores fueron testigos o v?ctimas de malos tratos en su ni?ez.

No todos los ni?os reciben las atenciones b?sicas a las que tienen derecho, y hay que tener en cuenta que los hijos son los que dentro de unos a?os van a dirigir la sociedad y ser?n los encargados de proteger los derechos de sus padres.

Aunque est?n suficientemente claro los derechos que tienen los ni?os, tambi?n hay que tener en cuenta que de poco vale tener unos derechos reconocidos mundialmente cuando, de hecho, los menores carecen de capacidad real para ejercerlos y no tienen m?s remedio que confiar en sus mayores, en sus educadores, y en ?ltima instancia, en las instituciones. Cuando en el n?cleo familiar -y, fundamentalmente, por parte de los padres- no existe el debido respeto a los menores, una gran mayor?a de los derechos del ni?o se ver?n vulnerados.

Todo lo que reciban los ni?os, todo lo que aprendan de nuestras actitudes ante la sociedad y de quienes les rodean, y, sobre todo, el trato que reciban, principalmente por parte de sus padres y educadores, va a perfilar su desarrollo como individuos: sus valores ?ticos y morales, su autonom?a personal, su capacidad para relacionarse con sus semejantes, su facilidad para afrontar y resolver las situaciones que ir?n encontrando en las diferentes etapas de su vida.

No basta con desear o creer que se ama a un hijo. Lo fundamental es hacerlo de forma que ?ste tenga efectivamente la sensaci?n de ser querido, de ser comprendido, de que ?l es importante. Es decir, hay que dedicarle tiempo y preocuparse por conocerlo, descubrirlo, atenderlo y respetarlo.

As? pues, resulta esencial para prevenir comportamientos violentos o agresivos durante la juventud o la madurez tratar a los ni?os con paciencia y serenidad, sin imponerles actitudes de manera excesivamente autoritaria, con cari?o y respeto. Y como dijo el poeta Miguel Hern?ndez, en las ?Nanas de la cebolla?, dedicadas a su hijo: ?Vuela ni?o en la doble / luna del pecho: / ?l, triste de cebolla, / t?, satisfecho. / No te derrumbes. / No sepas lo que pasa / ni lo que ocurre.?

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs



La violencia siempre ha sido reaccionaria.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 4:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios