S?bado, 11 de agosto de 2007
RAMIRO DE MAEZTU
(1874-1936)

?La prensa debi? suplir, con informaciones concienzudas,
la ignorancia de nuestras clases gobernantes,
formadas de leguleyos y oradores, respecto de las fuerzas navales
de la Rep?blica norteamericana y de las causas determinantes
de las insurrecciones coloniales.?
Ramiro de Maeztu.

LA VOZ LITERARIA DE UN PERIODISTA

Es curioso el destino de muchas grandes figuras hist?ricas que disputadas por unas u otras bander?as, acaban presentando los m?s variados aspectos seg?n el punto de mira o la intenci?n de quien nos habla, siendo estos aspectos no ya distintos o cambiantes, sino a veces hasta francamente contradictorios. As? ha ocurrido, en gran medida, con Ramiro de Maeztu, a quien unos presentan como agn?stico y socialista mientras otros nos lo caracterizan como cat?lico ultramontano y uno de los adalides del autoritarismo espa?ol. Los cr?ticos m?s objetivos, aquellos que se deben a la verdad y a la imparcialidad, han acabado por aceptar la imagen de una doble etapa en la evoluci?n intelectual de este autor: una, de juventud, marcada por la actitud revolucionaria y nietzscheana, y otra, de madurez, afincada en el conservadurismo y la reacci?n.

Dentro de la generaci?n del 98, Maeztu representa un caso extremo y sintom?tico. Inici? sus primeros pasos con el grupo de ?los tres? -con Azor?n y Baroja-, bajo la inspiraci?n y la fuerte influencia de Nietzsche. Influido por la experiencia europea y de la guerra, empieza a valorar los principios de autoridad, jerarqu?a y funci?n. Esta experiencia se une a la experiencia argentina, que le lleva al descubrimiento de la ?hispanidad?, en el sentido m?s tradicional de la palabra, para terminar oponi?ndose a todas las ideas de ilustraci?n y liberalismo. Maeztu no es escritor ?art?stico?, sino sobre todo ensayista y articulista ideol?gico y cultural. Nos ha dejado sin embargo varios poemas que, si bien carecen de gran empe?o constructivo, poseen, con todo, valor testimonial no desde?able. Azor?n nos recuerda que Maeztu compon?a versos ?en la redacci?n del diario Espa?a, a las tres de la madrugada, despu?s del trabajo serio de la noche?, pero est? claro que se trat? de dedicaci?n inconstante y de poco fruto, acaso abandonada por las exigencias de las solicitudes diarias. Tenemos que se?alar, por otro lado, el valor literario de la prosa de Maeztu, llena de una elocuencia grave y elegante.

Ramiro de Maeztu Whitney nace en Vitoria el 4 de mayo de 1874. Hijo de Manuel de Maeztu, nacido en Cuba aunque de ascendencia vasca, fundador en Vitoria del peri?dico ABC, y de la hija del c?nsul ingl?s Juana Whitney, de religi?n protestante. Su hermana Mar?a cont? que su hermano mayor aprendi? a leer en los dramas de Shakespeare y de Schiller. De 1882 a 1887, Maeztu estudia el bachillerato en el Instituto de su ciudad natal, en esta misma ?poca escribe versos apasionados a imitaci?n de su gran admirado poeta rom?ntico Espronceda.

A los quince a?os, y como consecuencia del empobrecimiento paulatino de su familia, emprende viaje a Par?s donde trabaja en un comercio siendo despedido unos meses despu?s regresando a Espa?a donde permanecer? temporalmente hasta su marcha a Cuba, donde su abuelo Francisco de Maeztu, guardia de Corps, hab?a conseguido una sustanciosa fortuna.

En 1894 Maeztu, visiblemente enfermo y a petici?n de su madre, regresa a Espa?a ?convencido de no ser ?til para nada y resuelto a morirme tranquilo en la ciudad donde nac?.

Al regresar a la Pen?nsula debuta como periodista en Bilbao en El Porvenir Vascongado. Maeztu era ya un defensor de las ideas individualistas, un apologista de la lucha por la vida como est?mulo del progreso, del necesario triunfo de los m?s capaces. El ?chico de El Porvenir?, como le llamaba el director del peri?dico Valent?n Hern?ndez, trat? de organizar, en mayo del 96, una huelga de periodistas bilba?nos, para lograr el descanso semanal. A Madrid lleg? Maeztu, vestido de soldado, con su oficio de periodista a cuestas, a comienzos de 1897. Un buen d?a cae en una tertulia literaria. Benavente le anima y le obliga a publicar sus primeros escritos: cuentos y poemas. La primera publicaci?n en la que colabor? fue Germinal, una de las ef?meras revistas de gente aficionada a la literatura, cuyo director era Joaqu?n Dicenta, periodista bohemio y autor teatral de ?xito, a quien Maeztu conoc?a desde el estreno de Juan Jos?, en Bilbao. M?s tarde colabor? en El Pa?s, diario republicano, donde iniciaron su carrera Azor?n y Baroja. Estamos en 1898. Maeztu fue, entre todos los escritores j?venes, el que m?s cerca vivi? el desastre colonial. Lo primero, por sus or?genes familiares y conocimiento directo de Cuba. Su posici?n era favorable al abandono de la isla por juzgar imposible la permanencia espa?ola en ella. Colabora en las revistas que se fundaron en aquellos d?as: Vida Nueva, La Espa?a Moderna, Revista Nueva y Los Tres. En 1899 aparecer?a su primer libro, Hacia otra Espa?a, recopilaci?n de art?culos ya publicados con alg?n que otro in?dito.

Ramiro de Maeztu lleg? pronto a la cima del periodismo madrile?o. En 1900 publica en las p?ginas prestigiosas de El Imparcial. Maeztu fue uno de los art?fices que convirtieron el estreno de Electra de P?rez Gald?s, en enero de 1901, en una ruidosa manifestaci?n anticlerical. La voz de ??abajo los jesuitas!? que reson? en el teatro era suya. Del Diario Universal pas? en 1904 a la redacci?n de Espa?a, donde coincidi? con Azor?n. Al a?o siguiente se estableci? en Londres como corresponsal permanente de La Correspondencia de Espa?a. Casi simult?neamente, inici? una colaboraci?n con La Prensa, el potente diario de Buenos Aires, que lleg? hasta 1936. En 1914 estalla la guerra europea. Maeztu va al frente a hacer una informaci?n period?stica. Viste el uniforme de oficial del ej?rcito ingl?s. En esta ?poca comienza a operarse en ?l un gran cambio ideol?gico. Publica Inglaterra en Armas. En Inglaterra contrajo matrimonio con Alice Mabel Hill y tuvo su primero y ?nico hijo. Tras su regreso a Espa?a en 1919 publica libros La crisis del humanismo y Don Quijote, Don Juan y La Celestina. Entra a formar parte de la redacci?n del gran peri?dico liberal El Sol, que abandona en enero de 1927, para pasar a La Naci?n, ?rgano primorriverista. Embajador en la Argentina entre 1928 y 1930. Miembro de la Uni?n Mon?rquica Nacional hasta 1931. El conservador cat?lico que era ya el Maeztu de los a?os 30 fue recibido en las filas de la extrema derecha mon?rquica. Fundador de Acci?n Espa?ola y diputado de Renovaci?n Espa?ola por Guip?zcoa en 1933. En 1934 fue elegido miembro de la Academia de Ciencias Morales y Pol?ticas. Un a?o m?s tarde vendr?a el ingreso en la Real Academia de la Lengua, versando su discurso de ingreso sobre ?La brevedad de la vida en nuestra poes?a l?rica?.

El 30 de julio de 1936 es detenido en Madrid y permanece en la c?rcel de Ventas ?prepar?ndose para morir? hasta la madrugada del 28 de octubre de ese mismo a?o, en la que muere fusilado.

Dos a?os antes de su muerte public? Defensa de la Hispanidad, su libro m?s famoso y pol?mico. Y aunque se presenta como una indagaci?n y una defensa de los valores hisp?nicos, el libro va mucho m?s all? por la peculiar interpretaci?n que de ?stos hace.

Maeztu se designa a s? mismo como ?el cronista?. Su estilo es claro y preciso, sin ringorrangos ni pretensiones, deliberadamente funcional, sometido al objetivo de informar. ?La misi?n del artista -escrib?a Maeztu- es concebir una imagen que abarque en su desarmon?a la mayor cantidad de vida. La del pensador fundir su l?gica con el ?devenir? de los sucesos. La del hombre de acci?n caminar al comp?s de los hechos?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs

Ser? vano el intento de humanizar las guerras. Lo humano es evitarlas.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias
Publicado por Franciscoariassolis @ 4:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios