Mi?rcoles, 05 de septiembre de 2007
EL PARO QUE NO CESA

?El paro no hay quien lo pare.
Pero yo s? quien pare al paro.?
Gloria Fuertes.

EMPLEO INSUFICIENTE Y DE MALA CALIDAD

El panorama del mercado de trabajo espa?ol es desolador. Se ha apostado por un modelo profundamente equivocado basado en la flexibilidad externa, contratar y despedir con mayor facilidad, no mantener el empleo estable, no dar formaci?n al trabajador, deprimir los salarios, etc. Como consecuencia de ello, el empleo en nuestro pa?s arrastra tres grandes lacras: es insuficiente, precario y de mala calidad.

En Espa?a el coste laboral se encuentra entre los m?s bajos no s?lo de la Uni?n Europea sino de la OCDE; el nivel de cotizaciones est? por debajo de la media europea, sobre el PIB; la protecci?n por desempleo es de las m?s bajas, el fraude fiscal es muy elevado, aproximadamente el 5,5% del PIB, seg?n la estimaci?n del Instituto de Estudios Fiscales; y encima, tenemos la tasa desempleo m?s alta de Europa. ?C?mo hemos llegado a esta situaci?n?

En nuestro pa?s, se ha producido un abuso de las modalidades de contrataci?n temporal que ha provocado m?ltiples efectos negativos en todos los ?mbitos: el econ?mico, el social, y el relacionado con los recursos p?blicos.

El elevado volumen de trabajadores temporales ha convertido el empleo en un elemento del ajuste empresarial; la incertidumbre sobre el futuro laboral junto a los bajos salarios de los trabajadores temporales debilitan la consolidaci?n del consumo familiar y, por tanto, frenan la demanda interna y la temporalidad desincentiva la inversi?n empresarial en formaci?n de trabajadores que no son estables.

Otros efectos negativos de la precariedad son: el aumento de la siniestralidad laboral, la dificultad para acceder a las pensiones, en condiciones equivalentes al resto de los trabajadores, la dificultad de acceder a una vivienda, las peores condiciones de trabajo y la percepci?n de salarios m?s bajos, etc. La inestabilidad laboral genera dependencia, dificulta el desarrollo personal y obstaculiza el desarrollo de una carrera profesional normal debido a la duraci?n limitada de la permanencia de los trabajadores eventuales en las empresas.

Por otro lado, los contratos temporales y su remuneraci?n est?n provocando una aminoraci?n creciente en la financiaci?n del sistema de Seguridad Social y en el sistema fiscal.

La elevada temporalidad, la rotaci?n que conlleva y la gesti?n del empleo por parte de las empresas provoca una sobrecarga extrema en los sistemas de protecci?n social. Es decir, se est?n asumiendo socialmente costes que son particulares y no debe olvidarse c?mo esta sobrecarga se utiliza para justificar recortes en las prestaciones.

Este esquema laboral desarrollado en Espa?a, a lo largo de casi dos d?cadas, no es sostenible. Sus costes econ?micos, sociales y humanos son tremendos y los perjuicios que se anunciaban para largo plazo ya son visibles y superan con mucho las supuestas ventajas. De hecho algunos planteamientos irresponsables del estilo ?es mejor un empleo precario que ninguno? se han demostrado falsos e inaceptables.

En estos a?os hemos ?conseguido? estar a la cabeza de todos los r?cords negativos. Seg?n datos de la Uni?n Europea tenemos una de las menores tasas de actividad y, al mismo tiempo, una de las mayores tasas de paro; somos de los primeros en tasa de desempleo masculina, femenina, de j?venes y de mayores; somos de los ?ltimos en el nivel de empleo de los hombres y de las mujeres; los que mayor proporci?n tenemos de trabajadores no cualificados, tantos masculinos como femeninos; los que tienen mayor tasa de precariedad; y los primeros en inestabilidad laboral y rotaci?n de la mano de obra en todos los sectores econ?micos.

Adem?s los cambios de empleo en Espa?a son los m?s elevados de Europa, casi la tercera parte de los trabajadores espa?oles no logra mantenerse en el empleo durante un a?o: las jornadas laborales medias habituales son las m?s largas, despu?s de las portuguesas y somos uno de los pa?ses de la Uni?n Europea con mayor porcentaje de asalariados con retribuciones inferiores al umbral de la pobreza.

No es posible continuar y profundizar en un modelo que no s?lo no ha reducido el paro como era de esperar en unos a?os de crecimiento econ?mico sino que ha provocado una gran precarizaci?n, por eso, se hace menester un modelo que priorice el empleo estable y de calidad.

La reactivaci?n del consumo de las familias es imprescindible para el incremento del empleo. Tambi?n es preciso redoblar el esfuerzo de inversi?n p?blica en infraestructuras, viviendas de protecci?n oficial y medio ambiente y favorecer la inversi?n productiva frente a la especulativa. Otras de las condiciones que favorecer?an la creaci?n de empleo son: la aplicaci?n de una pol?tica industrial capaz de incrementar la competitividad de las empresas, la reducci?n de las inflaci?n poniendo en pr?ctica pol?ticas estructurales de precios, redistribuir el tiempo de trabajo, aumentar el gasto de investigaci?n y desarrollo tecnol?gico, incrementar la inversi?n en formaci?n, mejorar la calidad, el dise?o y la gesti?n empresarial. Y como dijo el poeta: ?Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan / decir que somos quienes somos, / nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. / Estamos tocando el fondo?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Si quieres la paz, trabaja por la justicia.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 20:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios