Viernes, 02 de noviembre de 2007
A PUNTO DEL CENTENARIO DE
SALVADOR ALLENDE (1908-1973)


?Que vivan la unidad y la porf?a!
S?, se?or. Tiene Chile candidato.
Cost? trabajo, era una fantas?a,
hasta que hoy la lucha se comprende.
Marchar, marchar como la luz del d?a.
El presidente es Salvador Allende.?
Pablo Neruda

LA VOZ DE SU PUEBLO

?La noche tambi?n duerme / como un caballo ciego?, nos dijo Pablo Neruda en una de sus odas elementales. A las ocho de la ma?ana del martes once de septiembre de 1973 segu?a el silencio. Radio Magallanes daba noticias sin trascendencia. De pronto -?ser?an las ocho y diez?- el locutor cambi? de tono. La voz m?s aguda, nerviosa: ?Conectamos con La Moneda se va a dirigir a ustedes el Presidente de la Rep?blica?. El tono de la voz de Allende era grave, pero absolutamente sereno en su primer anuncio de todo lo siniestro que vendr?a despu?s: ?De Valpara?so me comunican graves noticias... La ciudad ha sido tomada militarmente por la Marina, est? aislada de Santiago... Interrumpidas las comunicaciones... Permanezcan alertas y tranquilos en sus lugares de trabajo. En Santiago, hasta el momento, no se observan movimientos de tropas. Conf?o en la lealtad del Ej?rcito al Gobierno leg?timo, a la Constituci?n...? Con un escalofr?o se escuch? aquel inciso del Presidente (?hasta el momento?) como si ya indicara que todo lo peor, pod?a ser cuesti?n de minutos.

Salvador Allende Gossens naci? en Valpara?so el 26 de junio de 1908. Estudi? en el Liceo Eduardo de la Barra de su ciudad natal. En 1926 ingresa en la Universidad de Santiago donde estudia Medicina. Participa activamente contra la dictadura de Carlos Iba?ez, lo que le cuesta la expulsi?n de la Universidad. En 1932 es encarcelado y el joven m?dico jura sobre la tumba de su padre dedicar su vida a la lucha por la libertad de Chile. Participa en la fundaci?n del Partido Socialista de Chile. En 1936 participa en la creaci?n del Frente. Popular. Tres a?os m?s tarde asume la cartera de Salubridad del Gobierno del Frente Popular. Publica su libro La realidad m?dico social de Chile. En 1942 es nombrado secretario general del Partido Socialista y tres a?os despu?s es elegido senador. Es candidato a la Presidencia de la Rep?blica en los a?os 1954, 1957 y 1962. En 1966 es elegido presidente del Senado. El 24 de octubre de 1970 es proclamado Presidente de la Rep?blica. Al a?o siguiente promulga la ley de nacionalizaci?n del cobre aprobada por unanimidad del Congreso.

El once de septiembre, despu?s de aquel ?hasta el momento? de Salvador Allende, la tragedia alcanz? un crescendo incre?ble. Se escuch? el vuelo de aviones, el zumbido grave de los helic?pteros. En las otras emisoras se escuchaba la voz de los militares: ?rdenes secas -a veces fren?ticas- y los primeros bandos. ?Quienes hagan resistencia a las Fuerzas Armadas ser?n ejecutados instant?neamente?, ?...se les aplicar? la ?ltima pena...? Radio Magallanes segu?a transmitiendo conectada con La Moneda. Se o?an tiros cada vez m?s broncos en el centro de la ciudad. Hubo un ultimatun a la diez y media. In?til Allende y el grupo que le acompa?aba (en conjunto ser?an apenas treinta personas) se negaban a ceder, a entregar el poder leg?timo que les dio el pueblo. Contra ellos: tanques, aviones, ametralladoras pesadas, helic?pteros, cohetes aire-tierra. Y ellos, encerrados en la trampa mortal del Palacio diciendo que no, ofreciendo su vida, no su redenci?n. Los militares calificaron esta actitud del Presidente como ?terquedad?, un ins?lito sin?nimo para el hero?smo. Hubo un segundo ultimatun a las once. Amenazaban con destruir La Moneda, bombardearla, arrasarla. La voz que le?a el tremendo y breve texto concluy? as? exactamente: ?se le dan cinco minutos para rendirse. Ya han pasado treinta segundos?.


Poco despu?s de las once se escuch? nuevamente la voz de Allende. Algo m?s ronco, en un tono m?s triste. Pero siempre sereno, sin arrebatos dram?ticos, ofreciendo su propia muerte a su pueblo pero sin arengarle para no lanzarle a una tremenda y desigual carnicer?a. ?Tal vez es la ?ltima vez que oir?is mi voz...?. Dijo unas frases sobre su fe en ?el hombre libre que construir? una sociedad mejor?. Y habl? cada vez m?s ronco al decir ?tengo fe en Chile y su destino?. Se o?an disparos cada vez m?s nutridos cerca de sus palabras.

En ese momento Radio Magallanes enmudeci?. Bajo el cielo triste de Santiago se escucharon las explosiones de los cohetes aire-tierra, el estruendo sordo de los ca?ones de los tanques, tiros. Un humo espeso se elevaba sobre La Moneda que estaba ardiendo.

Aquella ronca voz entre el humo y los tiros, dura ante la traici?n, emocionada y cari?osa cuando se dirig?a a su pueblo. Hablaba mientras encaraba la muerte y sabiendo el dolor que iba a inundar a su patria. Aquel hombre que se desped?a en plena vida afrontando la violencia de la muerte, nos ha dejado su viva voz. Nadie podr? borrar la voz ya escuchada, la voz de Salvador Allende que es la voz de su pueblo. Y como dijo el poeta: ?Para matar al hombre que era un pueblo / tuvieron que quedarse sin el pueblo?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs
BLOG: http://lacomunidad.elpais.com/aarias/posts



No se puede ser libre m?s que entre libres.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 18:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios