S?bado, 10 de noviembre de 2007
FRIEDRICH NIETZSCHE
(1844-1900)

??Y c?mo soportar?a yo ser hombre
si el hombre no fuese tambi?n poeta
y adivinador de enigmas y el redentor del azar!?
Friedrich Nietzsche.

LA VOZ DEL FILOSOFO LIRICO

Todo el farise?smo y filiste?smo de los moralistas profesionales y de sus correspondientes creyentes o clientes cristianos, cat?licos o protestantes, ha solido acogerse para rechazar el testimonio de Nietzsche, el m?s oscuro poeta y tal vez m?s claro profeta de nuestro abism?tico tiempo, a la feliz y f?cil ocasi?n del episodio final de su locura. Locura extra??sima, casi m?dicamente inclasificable. Sobre esta locura, como es sabido, hay diversas hip?tesis; pero a ninguna de ellas le ser? f?cil demostrar que su aparici?n, aun desde 1880 y hasta el 1889, pueden justificar en nada la desvalorizaci?n del pensamiento humano m?s limpio, m?s puro y, sobre todo, m?s sano, tal vez, de todo el siglo XIX. El pensamiento de un poeta, cuya salud espiritual es tan fuerte, tan viva, tan clarividente y poderosa de palabras ha quedado evidenciada en tantos libros magistrales desde El origen de la tragedia griega en el esp?ritu de la m?sica hasta los linderos vacilantes de La voluntad de poder; entre los que recordamos El crep?sculo de los ?dolos, Humano, demasiado humano, La gaya ciencia, As? hablaba Zaratustra, Consideraciones intempestivas, Los cantos del pr?ncipe, Ditirambos de Dionisio, M?s all? del bien y del mal, La genealog?a de la moral, El caso Wagner, Aurora: pensamiento sobre los prejuicios morales y El Anticristo.

Nietzsche era un loco que se cre?a Nietzsche, exactamente lo mismo que V?ctor Hugo, seg?n el dicho de Cocteau; o que cualquier otro hombre genial, ll?mese Byron, Goethe o Napole?n. Es decir, que sab?a, que conoc?a el poder de su entendimiento. Y en el caso de Nietzsche, como en el de Wagner, su maestro, tambi?n el de su orgullo. Nietzsche se hizo loco -no se hizo el loco-; dijo con ambigua intenci?n ingeniosa y fr?vola Andr? Gide. El orgullo de Nietzsche anterior a 1889 no tiene relaci?n ninguna con su megaloman?a manifiesta a partir de su enfermedad, cuando en su locura, ya no sabe, o no puede, escribir siquiera.

La obra de Nietzsche, de gran genialidad, ha tenido gran influencia en el campo del pensamiento, la religi?n y la est?tica, as? como en los movimientos irracionalistas, existencialistas y en un sinn?mero de corrientes art?sticas y literarias.

Friedrich Wilhelm Nietzsche nace en R?cken, en la regi?n de Turingia, el 15 de octubre de 1844, en el seno de una familia de cl?rigos protestantes. Su padre le dej? hu?rfano a los cinco a?os, al cuidado de dos piadosas mujeres: su madre y su hermana. A los catorce a?os ingresa con una beca en el mejor centro escolar de Alemania: la escuela Pforta. Cuando en 1864 se matricula en la Universidad de Boon es ya un fil?logo consumado. En 1865 prosigue sus estudios en la Universidad de Basilea. En mayo de 1869 Nietzsche es nombrado profesor de la Universidad de Basilea. En 1878 terminan sus relaciones con el matrimonio Wagner. En mayo de 1882 conoce en Roma a la joven Lou von Salom?, que al parecer lleg? a hacerle pensar seriamente en el matrimonio. Los dos ?ltimos a?os de vida l?cida, 1887 y 1888, son a?os de una actividad fren?tica. En 1889 es ingresado en el manicomio de Basilea, el diagn?stico es ?par?lisis progresiva?. Su madre lo lleva consigo a Jena a la Cl?nica Psiqui?trica de la Universidad de Binswanger. En 1890 Nietzsche vuelve a Naumburg con la madre, y a la muerte de ?sta, el 20 de abril de 1997, la hermana se hace cargo del cuidado del fil?sofo alem?n y lo lleva a Weimar, ciudad en la que Friedrich Nietzsche falleci? el 25 de agosto de 1900.

Ahora, despu?s del centenario de su muerte, habr? oportunidad de deshacer malentendidos muy arraigados y recuperar la figura de un fil?sofo que, por otro lado siempre ha contado con mucho p?blico entre quienes apenas leen filosof?a. Heidegger que se dedic? infatigablemente a la lectura de Nietzsche coloca su nombre a la misma altura que el de aquel que ha constituido una de sus gu?as esenciales, Arist?teles: ?Nietzsche sab?a que es filosof?a. Este es un saber raro que s?lo los grandes pensadores poseen?.

?Nietzsche -dec?a Thomas Mann- es el moralista m?s sensible que ha existido: un ser pose?do por la exigencia moral, un hermano de Pascal?. Y como Pascal -diremos nosotros-, un hombre para quien la moral es un problema. Y un problema tr?gico; un problema sin soluci?n. Haber vivido ese problema hasta su fin, haber perdido la raz?n por esa pelea moral -por esa pelea consigo mismo-, es lo que ense?a Nietzsche en sus propios testimonios escritos.

Seg?n nos cuenta Nietzsche, existen tres determinantes infantiles, adolescentes, que decidieron su destino espiritual: su orfandad paterna, Pascal y Byron. En la batalla interior consigo mismo -en su posible esquizofrenia, dicen los psic?patas-, Nietzsche nos cuenta Landsberg tiene dos componentes extremos: uno, el componente infantil -ternura, ensue?o, amor, piedad-; otro, el de la voluntad de poder; la enfermedad desarroll? en ?l este ?ltimo solamente.

Nietzsche nos ha dejado escritas las p?ginas m?s clarividentes sobre la embriaguez po?tica y musical que, despu?s de Plat?n, tal vez, puedan leerse. Lo que nos dice Nietzsche, al explicarnos su ?xtasis no es muy distinta cosa, de lo que nos han dicho los m?sticos de su propia personal experiencia po?tica. En la obra entera (?y tan verdadera!) de Nietzsche, los t?rminos verdad y vida, pasi?n y raz?n alcanzan la plenitud del sentido po?tico. Por eso a Nietzsche, record?moslo bien, se le puede llamar con raz?n, el fil?sofo l?rico. En ?l, como dir?a, nuestro Unamuno, la antigua ense?anza del griego se repite, en cuanto la verdad puede m?s que la raz?n y la vida m?s que la pasi?n. Hace tiempo tambi?n se ha escrito que para ganar la verdad hay que perder la raz?n. Y es que, como dijo, el poeta y fil?sofo alem?n: ?En otro tiempo todo el mundo desvariaba?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs
BLOG: http://lacomunidad.elpais.com/aarias/posts


Por esa libertad bella como la vida.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.
Publicado por Franciscoariassolis @ 18:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios