Martes, 27 de noviembre de 2007
AMERICO CASTRO
(1885-1972)

?Todos, m?s o menos, le est?bamos pidiendo a Espa?a
lo que no pose?a, y la juzg?bamos por lo que no era,
lo cual desordena e irrita la mente, sin conseguir mayores eficacias.?
Am?rico Castro.

LA VOZ DE LA HOMBRIA DE BIEN

Am?rico Castro es un erudito y, adem?s, un penetrante psic?logo. Cr?tico, ensayista y fil?logo a quien se deben estudios notables sobre Lope y Quevedo, as? como el eramismo y Cervantes. Su libro La realidad hist?rica de Espa?a, ha suscitado vehementes pol?micas.

Su notable contribuci?n el conocimiento hist?rico ha sido el descubrimiento de la gran proporci?n de importantes intelectuales y funcionarios del siglo XV al siglo XVI inclusive, que eran de descendencia jud?a. Castro demuestra por ejemplo, que Hernando de Pulgar, el cronista de los Reyes Cat?licos, fue converso. ?Siempre me produjo viva extra?eza -escrib?a Am?rico Castro- que los espa?oles hubiesen sido m?s papistas que el Papa; sabido es que los jud?os echados de ac? fueron a instalarse pac?ficamente bajo la sombra protectora y comprensiva de San Pedro?. Y a?ad?a: ?Y a pesar de los pesares muchos hebreos siguen considerando a Espa?a una madre descastada y olvidadiza, y ?hasta llegan a celebrar en Constantinopla la fiesta del 12 de octubre!? El tema de los jud?os fue uno de los m?s insistentes en el gran erudito espa?ol. Por lo que, sabi?ndole nacido en Brasil, hijo de comerciantes granadinos emigrados y con barba de profeta, le tildaron de jud?o. Pero tambi?n fue tildado de antisemita por algunos eruditos de Israel. ?Algunos fascistas espa?oles -escrib?a Am?rico- han llegado a confiarme la alta dignidad de rabino mayor en Nueva York. L?stima no haberlo sabido durante los muchos a?os pasados bien cerca de aquella gran urbe?.

Am?rico Castro y Quesada nace en Cantagallo, el 4 de mayo de 1885 y muere en Lloret del Mar el 25 de julio de 1972. Se gradu? y doctor? en la universidad de Granada en 1904 en Derecho y Letras y despu?s de ampliar sus estudios en la Sorbona, colabor? en el Centro de Estudios Hist?ricos, creado en 1910 por la Junta para Ampliaci?n de Estudios bajo la direcci?n de Men?ndez Pidal. Este ind?mito liberal granadino es uno de nuestros intelectuales de m?s ?xito, tanto en Espa?a, como fuera; universal y merecidamente respetado por su labor profesional, catedr?tico de Historia de la Lengua de la Universidad Central desde muy joven y uno de los mejores ling?istas de aquellos d?as. En 1923 fundaba el Instituto de Filolog?a de la Universidad de Buenos Aires. Al proclamarse la Rep?blica, fue nombrado embajador de Berl?n, cargo que desempe?? varios meses. En 1936 dej? Madrid para pasar sus vacaciones de verano en el ?ltimo tren destinado a Ir?n y pudo ser embarcado para Francia desde San Sebasti?n juntamente con Azor?n. Recorri? universidades europeas y americanas, formando escuelas, incitando influjos y recibiendo homenajes como el de sus alumnos en la Universidad de Princeton. En su larga expatriaci?n desde la guerra civil espa?ola, Am?rico Castro residi? en Norteam?rica m?s de treinta a?os, la mayor parte en Princeton, a cuya universidad fue llamado en 1940 para ocupar la c?tedra de lengua y literatura espa?ola que lleva el nombre de Emory L. Ford, una de las m?s prestigiosas y entonces mejor remuneradas de aquella instituci?n.

All? fue donde inici? y desarroll? la obra de interpretaci?n hist?rica que le ha dado universal renombre. Primero, Espa?a en su historia, 1948; luego, La realidad hist?rica de Espa?a, 1954, renovada otra vez en 1962, aparte de otras publicaciones menos extensas que reelaboran, aclaran o ampl?an diversos aspectos de su visi?n central de la historia espa?ola. En sus ?ltimos a?os fue profesor de la Universidad de San Diego en California, sin obligaci?n docente, de donde volvi? a Espa?a por motivos familiares en 1970.

Entre sus libros tambi?n son importantes: El pensamiento de Cervantes (1925), Aspectos del vivir hisp?nico (1929), Dos ensayos (1956, Teresa la Santa y otros ensayos (1957), Hacia Cervantes (1957), Santiago de Espa?a (1958), De la edad conflictiva (1961), Cervantes y los casticismos espa?oles (1966), Los espa?oles: c?mo llegaron a serlo (1970), ?Espa?ol?, palabra extranjera (1970), Espa?oles al margen (1973) y De la Espa?a que a?n no conoc?a (1973).

Castro colabor? en numerosas revistas culturales y literarias del exilio: Realidad /Revista de Ideas, Las Espa?as, Los sesenta, Cabalgata, Cuadernos del Congreso por la Libertad de la Cultura...

La guerra de 1936-1939 hizo sentir al historiador espa?ol, ag?nicamente, la confirmaci?n de su idea sobre la peculiaridad dram?tica de la historia de Espa?a. ?No habr? paz para nosotros... Cada raza, su sino?: estas palabras de 1927 hab?an resultado prof?ticas.

El excelente ling?ista espa?ol escrib?a: ?El habla de la naci?n no es cosa para tomarla a broma, mucho menos en Espa?a para quien la lengua y el arte junto con los frutos de sus campi?as, constituyen casi su ?nico patrimonio internacional?.

Am?rico Castro pertenece por natura y por derecho a la pl?yade de esp?ritus nobles que ilumin? el firmamento espa?ol a fines del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. Y como dijo Am?rico: ?El historiador nada puede hacer si el pueblo mismo no ha expresado su conciencia de estar existiendo como tal pueblo?.

Francisco Arias Sol?s
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

Paz, queramos paz.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.

Gracias

Tags: AMERICO, CASTRO, FRANCISCO, ARIAS, SOLIS

Publicado por Franciscoariassolis @ 6:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios