Martes, 15 de enero de 2008
JUAN DE VALDES
(1490-1541)


?Puesto que os vi, merezco veros,
que si, se?ora, no os viera
nunca veros mereciera.?
Juan de Vald?s.

LA VOZ DE UN NOTABLE HUMANISTA

De los hijos del regidor de Cuenca Fernando de Vald?s -familia, al parecer, de origen asturiano establecida en Cuenca desde el siglo XII- son dos Alfonso y Juan, los que pertenecen a la historia literaria.

Juan de Vald?s naci? en Cuenca a fines del siglo XV, probablemente en 1490. Recientemente se ha descubierto que ?l y su hermano Alfonso, eran hermanos gemelos. Lo ha demostrado en 2004, Manuel Amores, al haber encontrado un testimonio de ?Sancho Mu?oz, vecino de Cuenca?, que al declarar como testigo en 1513, cuenta lo que le dijo Fernando de Vald?s, padre de los escritores: ?que ten?a guardadas las camisicas en que hab?an salido envueltos sus dos hijos del vientre de su madre, de los que nacieron de una ventregada?, tambi?n hay testimonios de su gran parecido, incluso Erasmo los llamaba ?gemellus?. En 1523, Juan se encuentra en Escalona, formando parte de la ?servidumbre? del marqu?s de Villena, y all? se inici? el camino de nuestro literato en la direcci?n de la heterodoxia de los alumbrados, lo que explicar?a su adhesi?n muy condicionada al eramismo y el car?cter peculiar de su reformismo religioso. Sus inquietudes religiosas, a medio camino entre el catolicismo y la heterodoxia luterana, tuvieron gran resonancia en Europa, hasta el punto de que se atribuy? al valdesianismo la ideolog?a protestante en Italia.

Es posible que en estos mismos a?os se desarrollara en ?l el gusto por lo galano de la lengua, por las burlas, agudezas, an?cdotas breves o chistes de corte elaborados sobre todo jugando vocablos de doble sentido.

En la Universidad de Alcal?, estuvo desde 1526 a 1530, dedicado al estudio de las lenguas cl?sicas. En 1529 se publica el Di?logo de Doctrina Christiana primera y ?nica obra publicada en vida de Juan de Vald?s, y que est? considerada como un moderado catecismo erasmiano. El eramismo de Juan de Vald?s result? sospechoso a los celosos vigilantes de la ortodoxia y se le acus? de herej?a por la Inquisici?n espa?ola, sufriendo dos procesos, en el segundo de los cuales ya no lleg? a comparecer porque ya hab?a abandonado Espa?a. En 1531 se encuentra en Roma, donde permanece hasta 1535, con excepci?n de una breve estancia en N?poles, donde acudi? a ocupar el cargo de archivero.

Los diversos intereses (religioso, pol?tico, gram?tico) est?n en todo momento presentes en este ilustre conquense, que es en Roma hombre de mundo y diplom?tico del saber estar, no desmereciendo en nada su bagaje cultural frente a los humanistas italianos. En Italia pudo constatar con agrado que el castellano era lengua muy conocida: ?... en Italia tanto entre damas como entre caballeros se tiene por gentileza y galan?a saber hablar castellano?, nos dice al principio del Di?logo de la lengua.

La actividad evangelizadora valdesiana en N?poles se fue afirmando e intensificando de 1535 hasta 1541, a?o de la muerte de Juan Vald?s. En 1545 se publica en Venecia Alfabeto cristiano, obra de la que se conserva la traducci?n italiana.

Vald?s fue en todo momento un educador, lo que le permiti? tener verdaderos disc?pulos. La amistad aparece como tipo de relaci?n valdesiana m?s frecuente, incluso con damas; la que le une con Giulia Gonzaga es particularmente entra?able. Seg?n las declaraciones de sus disc?pulos, parece indudable que el hombre Vald?s tuvo que ser fascinante, por el decoro de la persona, la afabilidad, el don de gentes, la caballerosidad, la capacidad de persuasi?n, la tolerancia.

Vald?s no se siente poeta, pero es un gran lector de poes?a, y cita entre las mejores las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique. El valor literario del Di?logo de la lengua, peque?a joya del renacimiento espa?ol es muy superior al resto de la producci?n valdesiana. El uso consciente y responsable del castellano como lengua internacional se entiende en Vald?s unido al cuidado de la forma. ?Escribo como hablo -dec?a Juan de Vald?s-; solamente tengo cuidado de usar vocablos que signifiquen bien lo que quiero decir, y d?golo cuanto m?s llanamente me es posible?. El Di?logo de la lengua , escrita hacia 1535, vio la luz por vez primera en el a?o 1736, en los Or?genes de la lengua espa?ola, de Mayans. La obra de Vald?s se nos aparece como manifestaci?n acabada de los ideales de la lengua y estilo propios del primer renacimiento espa?ol, tanto por la doctrina y observaciones que se contienen en ella como por el mismo tipo de lengua en que est? escrita. Por otro lado, la curiosidad, la capacidad cr?tica y las notas de iron?a que aparecen en ella muestran el esp?ritu humanista de su autor.

El descubrimiento del valor literario Vald?s vino de parte protestante, sin embargo, la parte cat?lica no quiso quedarse atr?s en reconocer ecu?nimemente sus m?ritos. Men?ndez Pelayo no escatima alabanzas al estilo del Di?logo de la Lengua en su Historia de los heterodoxos espa?oles. Si bien el Di?logo de la lengua qued? pr?cticamente olvidado durante dos siglos. Y es que, como dijo el escritor conquense: ?De estas aves su condici?n / es cantar con alegr?a / y de verlas en prisi?n / siento yo grave pasi?n / sin sentir nadie la m?a?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Por la convivencia frente a la crispaci?n.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.

Tags: JUAN, VALDES, FRANCISCO, ARIAS, SOLIS

Publicado por Franciscoariassolis @ 21:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios