Jueves, 17 de enero de 2008
CARLOS MURCIANO

?Esto de no ser m?s que tiempo espanta.
La soluci?n bajo el costado izquierdo:
un fiel reloj que jam?s me acuerdo
de darle cuerda y, sin embargo, canta.?
Carlos Murciano.

LA VOZ DEL CANTOR DEL TIEMPO

Carlos Murciano habl?ndonos de su hermano Antonio nos contaba: ?Hasta que, en agosto de 1949, surge Alcarav?n. Ya para entonces su naturaleza contagiante hab?a infiltrado en m? el virus de la poes?a (como, m?s tarde, el apego al tema navide?o y, lo que es m?s sorprendente, a la copla flamenca). La poes?a nos une (iba a decir ?nos hermana?). Pronto empezamos a escribir y a concursar juntos, y los premios nos permiten formar poco a poco nuestra biblioteca?.

El poeta arcense se comunica con los hombres, haciendo de su mensaje ?un simple recado? por la ?claridad de la caridad, que es la que pasa por el coraz?n?. Nacido en Arcos de la Frontera en 1931. Su pueblo, la ni?ez y la vida familiar llegan a los versos desde el recuerdo, su estancia en Madrid, no se advierte si no es por lo que en los poemas recoge de su mujer, Anto?ita, y de sus hijos. Este poeta y prosista andaluz, destaca tambi?n como music?logo, cr?tico de arte y cr?tico literario, habiendo traducido a numerosos poetas ingleses y norteamericanos.

Premio Nacional de Literatura en 1970 por el libro Este claro silencio, se hab?a dado a conocer con El alma repartida, escrito cuando traspasaba el umbral de los veinte a?os. Desde entonces ha publicado Angeles de siempre, Viento en la carne, donde padece la dura b?squeda de un porqu? para su existencia.

La tristeza adquiere forma de muchacha en Poemas tristes de Madia y le sigue pesando en Cuando da el coraz?n la medianoche. Tiempo de ceniza es una consideraci?n del tiempo -del todo y la nada del tiempo- para un poeta a?n perdido en la b?squeda, que prosigue en Un d?a m?s o menos. Desde la carne al alma contiene los poemas decisivos y ?ltimos de esta b?squeda. En los restantes libros se ocupa de lo que es para ?l experiencia eternizada de lo cotidiano: de la muerte es el Libro de epitafios, del retorno a la infancia son Los a?os y las sombras, El mar y Este claro silencio; en Claves es la m?sica su musa inspiradora.

Tambi?n ha cultivado el cuento, La aguja y La escalera; y la novela La calle nueva, Cartas a Tobby y Triste canta el b?ho, entre otras. En 1982 obtuvo el Premio Nacional de literatura infantil y juvenil por El mar sigue esperando y en a?o 2000 el Premio Internacional Atl?ntida por el conjunto de su obra.

Las coordenadas tem?ticas del poeta son la Muerte y el Tiempo; con predominio del Tiempo, que en su deslizarse alude siempre a la Muerte como meta final. Sin embargo, Carlos Murciano no es un escritor a quien abrume esta postrimer?a; ?l mismo ha escrito en Notas para una po?tica: ?Detenerse ante algo triste, algo sucio, s?. Y cantarlo. Pero para salvarlo por la belleza, para levantarlo con el verso, con el verbo privilegiado; no para hundirlo m?s en su tristeza, en su m?sero existir, al airear sus defectos. Ver en el perro muerto no la carne que se pudre, sino los dientes que, blancos, hermosos, permanecen. He ah? el secreto?.

Carlos es un enamorado de su pueblo, e inspirado en tanta belleza, escribe: ?Arcos, alguien lo ha dicho, es como un bel?n de ensue?o. All? la piedra amarilla de vientos de a?os junto al fresco verdor de la hierba olorosa; el r?o curv?ndose y descurv?ndose espejante; el molino que espumea orillando una agua n?tida; los eucaliptos de despeinada cauda, los ?lamos de nieve y ceniza busc?ndose -narcisos- el reflejo; el reba?o, triscador y albeante, la mula parda y el buey lento, asomando sus ojos mansos por cualquier cueva umbr?a, los hombres curtidos de sol y de reatas, casi fil?sofos en sus sentencias; la cuesta de Bel?n, con un barranco delirante de cal que deja ver a sus espaldas un cerro de olivares y chumberas; todo un escenario, en fin, dispuesto a recibir el milagro de un Dios descendido?.

Y en su pueblo, cuna de la poes?a, Carlos sinti? como le brotaban, a golpes, sus versos, unos versos de tan sencillos, milagrosos: ?A veces suena a Dios. De todos modos / es un reloj y un d?a, como todos, / se quedar? parado en cualquier hora?.

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Por la convivencia frente a la crispaci?n.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.

Tags: CARLOS, MURCIANO, FRANCISCO, ARIAS, SOLIS

Publicado por Franciscoariassolis @ 23:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios