Martes, 22 de enero de 2008
LAS COSAS QUE ESTAN PASANDO


?Aqu? el pensamiento reposa.
En su vida hizo otra cosa.?
Mariano Jos? de Larra.


TODOS SON DISCURSOS Y PROMESAS

A Larra le acusaron de falta de ternura, igual que a Quevedo, su maestro, sin comprender que su ternura consiste en el amor a Espa?a. Est? por encima de los fanatismos y t?picos que ensangrientan el pa?s, precisamente su ?ternura? hacia millones de espa?oles a lo que quiere ver trabajando y no guerreando; en sus hogares y no en las c?rceles, convertidos en aut?nticos ciudadanos y no en viles esclavos de unos principios que no pueden digerir y enfrentan a los unos con los otros... Porque uno de los grandes males del pa?s es la obcecaci?n, la ausencia de un sentido com?n colectivo que arrastra a innecesarios conflictos. A este respecto, Larra formula su gran epitafio nacional: ?Aqu? el pensamiento reposa. / En su vida hizo otra cosa?.

En una ?poca de libelos y procacidades, Larra da una lecci?n de aut?ntico periodismo. Lleva al peri?dico la cr?tica y el comentario de actualidad, situando el art?culo en su l?mite justo: m?ximo atrevimiento y ardor en defensa de la verdad. Su consigna es la defensa de la verdad.

A pesar de la mordaza de la censura, a Larra se le oye bastante bien. Analiza en sus art?culos la moral social, las costumbres la pol?tica, la literatura... Combate Larra la triste realidad de que muchos pasen la factura de la adhesi?n pol?tica para obtener cargos. ?Pero si esperan a llamar buen Gobierno -dec?a- a aquel que a cada vecino le d? veinticuatro mil reales de renta por su manifiesta adhesi?n, nunca lo habr? para este pa?s...? Exacto. Si el concepto buen gobierno lo confundimos con el reparto de empleos y ?enchufes? siempre estar? descontenta m?s de la mitad del pa?s, pues no habr? bastante ?enchufes? para todos.

En su art?culo Vuelva usted ma?ana; Larra expone la tragedia del ciudadano que desea resolver un asunto en cualquier departamento oficial. Los ?jefes? de la Administraci?n parecen estar en todas partes y no encontrarse en ninguna. O a?n no ha llegado o acaba de marcharse. Siempre tiene otra cosa, que le sirve de excusa. Y como se necesita la firma de ese ?jefe? e invisible ciudadano para resolver el asunto hay que volver siempre otro d?a.

Las cosas no se arreglan y no parece existir inter?s en arreglarlas. Todo son discursos y promesas hablando de posibles reformas o cambios que jam?s llegan. Zahiere Larra la extra?a virtud de ciertas palabras y conceptos utilizados por algunos pol?ticos para dar la sensaci?n de que ans?an renovarlo todo, cuando s?lo son partidarios -?ntimamente- de que nada cambie. Aludiendo a truco tan corriente y sagaz escribe: ?Las buenas son aquellas palabras que no dicen nada de por s?... Con ellas no hay discursos que no se pueda sostener; no hay cosa que no se pueda probar; no hay pueblo a quien no se pueda convencer?.

Larra recogiendo la herencia de Quevedo, lleva la iron?a a la prensa diaria. Dignifica el art?culo y la pol?mica, demostrando que es factible criticar sin caer en el insulto y polemizar sin llegar a la ofensa. Y como dijo el poeta: ?Las cosas que est?n pasando / no se nos van a quedar / en lo que se est?n quedando / qued?ndose sin pasar?.


Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Sus palabras son bellas... pero luego no cumplen sus promesas.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.

Tags: COSAS, PASANDO, FRANCISCO, ARIAS, SOLIS

Publicado por Franciscoariassolis @ 22:02
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios