Martes, 05 de febrero de 2008
LUIS JOSE VEL?ZQUEZ DE VELASCO
(1722-1772)

?Cintia, est?s enga?ada si has cre?do
que te hace m?s bella y m?s brillante
el prolijo atav?o del vestido
y el adorno excesivo del semblante;
ese artificio vano,
que tanto tu cuidado interesa,
de una vez ha quitado a tu belleza
el primor m?s divino y soberano.?
Luis Jos? Vel?zquez.

LA VOZ DEL ACADEMICO

De un grupo de amigos que se reun?an en la Real Biblioteca de Madrid surgi? la idea de fundar una Academia para la intensificaci?n de los estudios hist?ricos y arqueol?gicos. La b?squeda de los archivos p?blicos y privados, la visita a monumentos a Toledo, Salamanca, M?rida y Andaluc?a, tarea a la que se entregaron con ardor los comisionados padre Andr?s Marcos Burriel, Francisco P?rez Bayer y Vel?zquez de Velasco, marqu?s de Valdeflores, proporcionaron a la nueva instituci?n un fondo inicial de unos 14.000 documentos originales, 4.134 inscripciones, 7.000 diplomas y m?s de 2.000 medallas. La Academia tiene por divisa la figura de un ?ngel con la llama de la inteligencia en la cabeza y en actitud de escribir con la leyenda: Non fungit historiae lumen dum fulget iberis.

Luis Jos? Vel?zquez de Velasco, marqu?s de Valdeflores, nace en M?laga el 5 de noviembre de 1722. Curs? estudios en el Colegio Imperial de San Miguel de Granada y en el Colegio de los Cl?rigos menores de su ciudad natal. En 1743 perteneci? a la Academia del Tr?pode, que el conde de Torrepalma ten?a establecida en su casa de Granada, y a la Academia del Buen Gusto, que se reun?a en la casa de la marquesa de Sarri? en Madrid.

A la Academia del Buen Gusto concurren los escritores m?s relevantes de promedios de siglo, casi todos influidos por las doctrinas preconizadas en la Po?tica de Luz?n. Son, entre muchos, Nasarre, Montiano, ?Jorge Pitillas?, Porcel y Vel?zquez de Velasco. En este Academia, que tan importante papel hubo de tener en la evoluci?n de nuestras letras, se segu?an las modas de Francia. Otra reuni?n similar, la Fonda de San Sebasti?n, se inclinaba m?s bien del lado italiano, sin hacer ascos a los franceses. Asiduos contertulios de ella eran Morat?n padre, Ignacio L?pez de Ayala, Jos? Cadalso, Tom?s de Iriarte, Juan B. Mu?oz, Vicente de los R?os, Francisco Cerd? y Rico, Pineda, Ortega, los italianos Signorelli y Conti, con otros muchos poetas y eruditos de la ?poca.

El erudito malague?o tambi?n fue acad?mico de la sevillana y Academia de Buenas Letras y de la de Inscripciones y Buenas Letras de Par?s. En 1745 obtiene el doctorado en Teolog?a en Roma. En 1752 ingresa en la Real Academia de la Historia, protegido por el marqu?s de la Ensenada, en ese mismo a?o, se le conf?a el encargo de escribir el Viaje de Espa?a, publicado en 1765, y recibi? el h?bito de Santiago. A la ca?da de su protector (1766) fue arrestado y conducido al castillo de Alicante y luego al de Alhucemas, sin recobrar la libertad hasta enero de 1772, a?o en que falleci?.

Vel?zquez de Velasco es autor de los Or?genes de la poes?a castellana (M?laga, 1754) y editor de las poes?as de Francisco de la Torre, que equivocadamente atribuy? a Quevedo. Otras obras suyas son: Ensayos sobre los alfabetos de las letras desconocidas: que se encuentran en los m?s antiguas medallas y monumentos de Espa?a (Madrid, 1752), Anales de la naci?n espa?ola, Conjeturas sobre las medallas... Sus poes?as no han sido impresas sino fragmentariamente.

Las obras po?ticas de Francisco de la Torre fueron impresas por vez primera en 1631, por Francisco de Quevedo. Una vez publicadas, comenz? para el autor una serie inacabada de estudios, suposiciones, b?squedas, intentado, sobre todo, conocer los detalles de su biograf?a. Luis Jos? Vel?zquez crey? aclarar el enigma con una nueva y habilidosa soluci?n: entre el bachiller Francisco de la Torre y don Francisco de Quevedo, se?or de la Torre de Juan Abad, no hab?a diferencia ninguna. El libro, censurado por Luz?n y aprobado por Montiano y Luyando, lleva un Discurso sobre el verdadero autor de las poes?as, donde se trata de demostrar esta hip?tesis, hoy totalmente desechada. En su discurso el acad?mico malague?o se vale, entre otros argumentos, de la mezcla de versos de uno y otro autor, a fin de hacer patente la escasa diferencia de inspiraci?n. ?Para conocer la uniformidad de estilo entre las poes?as de Quevedo y las atribuidas a Francisco de la Torre ?dec?a Luis Jos? Vel?zquez de Velasco- bastar? que el lector no acierte a distinguirlas en la siguiente canci?n, que est? compuesta de estrofas de uno y otro poeta, unidas en forma de silva o madrigal: ?Pues quita Primavera al a?o el ce?o / y el Verano risue?o / restituye a la tierra sus colores, / y adonde vimos nieve vemos flores, / renueva, Filis, esta / esperanza marchita, que la helada / aura de tu respuesta / tiene desalentada / ven, primavera, ven, mi Flora amada. / Ven que te aguardan ya los ruise?ores / y los tonos mejores / porque los oygas t?, dulce tyrana / los dexan de cantar a la ma?ana...?

Francisco Arias Solis
e-mail: [email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias
WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


Paz y libertad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus p?ginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

Gracias.

Tags: LUIS, JOSE, VELAZQUEZ, VELASCO, FRANCISCO, ARIAS, SOLIS

Publicado por Franciscoariassolis @ 7:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios