Viernes, 07 de marzo de 2008

IGNACIO MANUEL ALTAMIRANO

(1834-1893)

 

“Perdiéronse las neblinas

 en los picos de la sierra,

 y el sol derrama en la tierra

 su torrente abrasador.

Y se derriten las perlas

del argentado rocío

 en las adelfas del río

 y en los naranjos en flor.”

Ignacio Manuel Altamirano.

 

LA VOZ DE UN NOVELISTA DE PURA RAZA

 

Altamirano es un gran pedagogo y un novelista de pura raza. Como educador del pueblo mexicano en momentos críticos, ha de ponerse de relieve su ecuanimidad y su honradez insobornable. Hombre de espíritu liberal, conocedor como pocos de la historia del país, su actuación política se distinguió siempre por lo certera y ponderada. Con su espíritu de concordia, actuó de aglutinante entre los escritores de las más opuestas tendencias e ideologías, lo que le permitió convertirse en una especie de orientador de la cultura. En torno a Renacimiento, el semanario fundado por él mismo, se agrupan literatos de varia procedencia y se ensayan los más diversos géneros. Antiguos enemigos deponen sus rencillas y se unen a él para dotar al país de una literatura de sello universal.

 

Empezó escribiendo poesía romántica (Rimas, 1871), pero la gloria máxima de Altamirano está en la novela; y no de cualquier clase de novela, sino en la grande, con argumento, episodios y literatura. Sus extraordinarias dotes de novelista las puso de manifiesto en dos obras llamadas a tener una extraordinaria difusión, a la vez que otorgaban al autor uno de los primeros puestos de la novela hispanoamericana: Clemencia (1869) -relato incluido en Cuentos de invierno- y El Zarco, escrita en 1888, pero publicada póstuma en 1901, que ofrece un gran dosis de realismo en torno a los amores y peleas de Zarco, jefe de una partida de plateados, y Nicolás, el herrero sencillo y bondadoso. En ella Altamirano elabora cuidadosamente los contrastes psicológicos de los personajes: un Zarco que encarna la tradición y la crueldad y un indio generoso y honrado. Un relato breve e idílico, La Navidad de las montañas (1870), canto a la naturaleza, tiene por eje un sacerdote que encarna la beatitud cristiana.

 

Ignacio Manuel Altamirano nace en Tixtla, en el Estado de Guerrero, el 12 de diciembre de 1834. De humildísimo origen y de raza india, acogido a una ley protectora de la enseñanza para las gentes de su condición racial, pudo ingresar en el Instituto de Toluca, donde tuvo la fortuna de ser discípulo del famoso Ignacio Ramírez, el “Nigromante”. Da clases particulares y escribe sus primeros ensayos. Se traslada a México para reanudar estudios, inscribiéndose en el Colegio de Letrán. La revolución de 1854 le obliga a suspenderlos; pero, terminada la lucha, reingresa y se gradúa en Derecho. Aliado de Juárez, combate en la guerra de Reforma; en 1861 es elegido diputado. Nuevamente toma las armas para oponerse a la intervención francesa. Alcanza el grado del coronel y la presidencia de la Suprema Corte de Justicia. Restablecida la República, tras el efímero reinado de Maximiliano se entrega a las letras y a la enseñanza, tareas que alterna con representaciones diplomáticas: Barcelona, París, etc. Visita Italia. Enferma y muere en San Remo el 13 de Febrero de 1893.

 

Los inicios de su obra lírica, producida antes de 1867, y su propia existencia apasionante, parecen situarle dentro del ímpetu romántico. Pero leyendo algunas de sus composiciones poéticas como Altoyac o La salida del sol, lo encontramos tan ligado al goce de la realidad que nos permite observar otra faceta de su personalidad. Y como dijo nuestro poeta: “Ya brotan del sol naciente / los primeros resplandores / dorando las altas cimas / de los encumbrados montes”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs

 

 

Por la convivencia frente a la crispación.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.

                                                                                                                                               


Tags: IGNACIO, MANUEL, ALTAMIRANO, FRANCISCO, ARIAS, SOLIS

Publicado por Franciscoariassolis @ 7:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios