Viernes, 14 de marzo de 2008
?

 

CONCHA LAGOS

(1907-2007)

 

“Lo buscaba por el sueño.

El sueño me lo traía,

el sueño me lo soñaba.

Lo buscaba.”

Concha Lagos.

 

LA VOZ DE LA INTUICIÓN

 

“Creo que mi poesía es testimonial y ese testimonio ha procurado darlo con la autenticidad más absoluta”, escribió Concha Lagos en su “Poética” y también  que “paso a paso se propone seguir, dejando correr libremente la intuición, más adivinadora, más certera y espontánea que la razón”.

 

Concha Lagos fue la fundadora y sostenedora de la revista Cuadernos de Ágora, que se publicó desde noviembre de 1956 a julio de 1964, hito para la historia de la poesía contemporánea de España, como lo es también la “colección Ágora” de poesía creada por ella. Gerardo Diego, José García Nieto, José Hierro, Medardo Fraile  formaron el consejo de redacción del grupo y alentaron la tertulia los “Viernes de Ágora”, abierta de par en par, a los maestros del teatro, la novela, el cuento, el ensayo.

 

Concha Lagos es el seudónimo de la poetisa  María de la Concepción Gutiérrez de los Ríos y Muñoz Torrero, nacida en Córdoba, el 24 de enero de 1907. Estudió en el Colegio de las Francesas de su ciudad natal. A los trece años marchó con su familia a Madrid, donde estudió bachillerato y perfeccionó su francés en la Escuela de Idiomas de Santo Domingo. Se casó con Mariano Lagos, arquitecto y fotógrafo gallego. En 1980 recibió el Premio Ámbito Literario de Poesía  y en 1984 el Premio Ibn Zaydin, del Instituto Hispano-Árabe. Miembro de la Real Academia de Córdoba,  en 2003 recibió la Medalla de Andalucía. Concha Lagos falleció, a los cien años de edad, en la Residencia Río Salud, en Las Rozas (Madrid), el 6 de septiembre de 2007.

 

Según su propia confesión es vocación tardía para la poesía, publicó Balcón, su primer libro, en 1954, cuando ya contaba con una trayectoria humana: había pasado la experiencia de la guerra ya casada e iniciado su vida cultural a través de los amigos que desfilaron por el estudio de fotografía de su marido: Ortega, Gómez de la Serna, Luis Cernuda, etc. Tanto Balcón como Los obstáculos (1955) y El corazón cansado (1957) son libros de búsqueda. La poetisa ha partido de un tono intimista con acentos de Bécquer y Juan Ramón, aunque su procedencia cordobesa, como apuntara José Hierro en uno de sus prólogos, se descubre ya en su “quinta esencia popular” y en su acento “grave”.

 

De la inclinación de Concha Lagos hacia las canciones dan testimonio Arroyo claro (1958) y Canciones desde la barca (1963). Tema fundamental (1961) es un libro de plenitud, donde la depuración y el ahondamiento son el soporte expresivo del contenido religioso y escéptico de los poemas. Golpeando el silencio (1961) es la aportación de la poetisa cordobesa a la llamada “poesía social” de aquellos años. Para empezar (1963) está en línea existencial, más entrañada con el carácter de la escritora; también lo está Los anales (1966), libro metafísico. Después de un silencio de cuatro años, que coincide con la desaparición de la revista  poética de Concha y su colección, publicó una trilogía, calificada de obra maestra: El cerco (1971), La aventura (1973) y Fragmentos en espiral desde el pozo (1974), su arte hecho de silencios, de alusiones y símbolos da cuenta de la nostalgia de un tiempo pasado, convertido en El cerco angustioso y dramático de los años en que escribe; su intención de Aventura y superación se convierte en derrota al encontrarse con un universo hostil; el propósito final se expresa en Fragmentos en espiral desde el pozo: sólo en el cavar interior de la propia intimidad podemos encontrarnos a nosotros mismos. De sus últimos poemarios destacamos: Por las ramas (1980), Con el arco a punto (1984) y Más allá de la soledad (1984). También ha escrito relatos como  El pantano (1954), Al Sur del recuerdo (1955) y La vida y otros sueños (1969), y piezas teatrales como Después del mediodía  (1962) y Ha llegado una carta (1964).

 

Aunque la vida literaria de Concha Lagos transcurre en Madrid siempre se sintió atraída por el Sur, su lugar deseado. Y como dijo la poetisa cordobesa: “Enamoradamente he vuelto la cabeza, / allí, por la mañana de luz y de claveles, / con la viva alegría / del viajero que vuelve al lugar deseado”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs

 

 

La paz pide una oportunidad.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.

 


Tags: CONCHA, LAGOS, FRANCISCO, ARIAS, SOLIS

Publicado por Franciscoariassolis @ 20:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios