Domingo, 27 de abril de 2008
GOTTHOLD EPHRAIM LESSING

(1729-1781)

 

 “No es libre el que se ríe de sus cadenas.”

 Gotthold Ephraim Lessing.

             

 

LA VOZ DEL PRINCIPE DE LOS CRITICOS 

 

Crítico, poeta, fabulista en prosa, dramaturgo, polemista irreligioso, periodista, director de teatro y bibliotecario. En el primer concepto es más conocido que en ningún otro, pero también como productor literario es muy digno de elogio, cuando su producción es la teatral, que se avenía perfectamente con sus facultades. Lessing se hallaba preparado por hondos y variados estudios y  es la perfecta representación del espíritu ilustrado en su país.

 

Al hombre que era reconocido como el príncipe de los críticos había de serle necesariamente más difícil que a otros quedar definitivamente consagrado como autor, aunque valiera, en este concepto, tanto o más que ellos: era el rival de sí mismo. Su Dramaturgia de Hamburgo se hizo célebre desde  su aparición en 1767, y ha quedado ya consagrada como uno de los grandes jalones de la crítica alemana, y aun de la crítica dramática de todos los países del siglo XVIII. Estaba inspirada por un gran propósito determinado y útil: combatir hasta destruirla la excesiva influencia francesa en la literatura alemana, que acababa por robarle toda la fuerza y espontaneidad. Se creía que la suma perfección literaria se hallaba en Francia, y para convencer al público de lo contrario y desviarle hacia otros modelos no dudó Lessing en indicarle como ideal los grandes autores ingleses y españoles, para apartarle de una fanática adoración mostrándole que en el mundo había más y mejor que lo que hasta ahora se había dicho. Lessing que se reserva toda su admiración para Shakespeare, descubre los méritos de las obras de carácter verdaderamente español de Lope y Calderón, hallándolas en conjunto, preferibles a las obras del teatro francés.

 

La Dramaturgia de Hamburgo, no era un verdadero libro, sino una publicación periódica, unas hojas en que el autor iba anotando como crítico dramático las obras que se representaban en el teatro de Hamburgo, puesto bajo su dirección en lo concerniente a escoger las obras que debían aceptarse a fin de que sirvieran para la educación del gusto público.

 

Gotthold Ephraim Lessing nació en Kamenz, Sajonia, el 22 de enero de 1729 y falleció en Brunswick el 15 de febrero de 1781. Hijo de un pastor protestante de Lusacia,  estudió Teología y Medicina en Leipzig. Vivió sucesivamente en Berlín, en Wittemberg, en Breslau y en Hamburgo. Fue redactor del periódico Vossische Zeitung  y en Hamburgo conoció a Eva König, que sería su esposa. En 1770 fue nombrado bibliotecario de la Biblioteca del Duque Augusto de Wolfenbüttel.

 

Comenzó su carrera de productor en el teatro con la obra Miss Sara Sampson (1755), de inspiración inglesa, que fue el primer ejemplo notable en Alemania de la tragedia basada en la vida real de la clase media. Pocos años después, escribía Minna von Barnhelm (1767), la primera gran comedia alemana digna de recordación y del cariño con que aun modernamente ha quedado como repertorio. Es una comedia fina, delicada, de una escuela que a nosotros puede recordarnos la de Moratín y que mereció el elogio de Goethe. Después escribió la tragedia Emilia Galotti (1772), modernización del asunto romano de Virginia, a quien mató su padre para salvarle del deshonor, asunto que el autor alemán trasladó a la corte de un príncipe italiano moderno. En Nathan el sabio (1779), drama filosófico que predicaba la tolerancia en las luchas religiosas, en el que emplea el verso libre. La creencia optimista en la racionalidad y en el progreso humano aparece en su Educación del género humano (1780). Muchos consideran su obra maestra: su Laocoonte (1766), en que trató de fijar los límites y carácter de las artes plásticas y de la poesía. Es una serie de disertaciones en las que defiende que la primera ley que debe sujetarse el Arte es la realización de la belleza y que lo que caracteriza a la poesía es la acción. De la desarrollada por ésta, el Arte debe escoger sólo los pormenores que penetrando por los ojos ayudan a producir la impresión de lo bello. Lessing es autor también de otras obras notables, además de las aquí mencionadas, aunque de espíritu destructivo, y su fama era de que no solía hacer las cosas a medias y sabía decirlas magistralmente. Y como nos dijo el crítico alemán: “Algunos se equivocan por temor a equivocarse”.

 

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs

 

 

La libertad no la tienen los que no tienen su sed.                                                           

 


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.
 

 


Tags: Lessing, Arias, Solis, Francisco

Publicado por Franciscoariassolis @ 18:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios