Viernes, 02 de mayo de 2008
MANUEL MUJICA LAINEZ

(1910-1984)

 

“Claro que de estas cosas no se hablará. No hay que hablar

 de estas cosas. Magdalena atraviesa el zaguán de su casa,

 erguida, triunfante. Ya no la dejará. Hasta el fin de sus días

 vivirá encerrada, como un ídolo fascinador, como un objeto raro,

 precioso, casi legendario, en las salas sombrías, esas que

 abandonó por última vez para seguir el cortejo mortuorio

 de un Virrey a quien no había visto nunca.”

 Manuel Mújica Laínez.

             

 

LA VOZ DE UNA GRAN FIGURA
DE LA LITERATURA HISPANOAMERICANA

 

Mújica es uno de los novelistas más leídos de su país y está considerado una de las máximas figuras de la literatura hispanoamericana del siglo XX.

 

A partir de Invitados en el Paraíso (1957), el perfeccionamiento casi barroco del lenguaje de Manuel Mújica Laínez prefigura la aparición de su gran novela Bomarzo (1962). Ganadora del Premio Nacional de Literatura y traducida a varios idiomas europeos, fue adaptada para la ópera de Alberto Ginastera que fue estrenada posteriormente en Nueva York. La novela prohibida durante algún tiempo en su país, es una hábil reconstrucción histórica de la larguísima vida del renacentista Pier Francesco Orsini.

 

Manuel Mújica Laínez nació en Buenos Aires el 11 de septiembre de 1910 y falleció en una antigua casona de estilo colonial español denominada  “El Paraíso” en Cruz Chica, Córdoba, el 21 de abril de 1984. En 1923 marcha con su familia a Europa, donde completa dos años de su educación en París y termina su educación secundaria en el Colegio Nacional de San Isidro. Estudió durante dos años en la Facultad de Derecho y en 1932 ingresó como redactor en el diario La Nación, donde escribió crítica de arte y  en el que se jubiló. En 1936 contrajo matrimonio con Ana de Alvear Ortiz Basualdo. Fue director general de Cultura  del ministerio de Relaciones Exteriores (1955-1958). En 1956 fue elegido miembro de la Academia Argentina de Letras y, tres años más tarde, de la Academia de las Bellas Artes.  En 1965,  obtuvo el Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE)  y, en 1982,   la Legión de Honor del Gobierno de Francia. Compartió con Alberto Ginastera el Premio Pulitzer por la ópera Bomarzo.

 

 Mújica Laínez se inició en el cultivo de las biografías: Miguel Cané (1942), Vida de Aniceto el Gallo (1943), Vida de Anastasio el Pollo (1947), evocando figuras del pasado argentino; del ensayo: Glosas castellanas (1936); y del relato: Aquí vivieron (1949), Misteriosa Buenos Aires (1951). Pero su obra más conocida es la novelística que constituye un representativo análisis de la decadencia del mundo aristocrático, tanto americano y criollo, como europeo. En el primera apartado destacan Los ídolos (1953), La casa (1954), Los viajeros (1955) e Invitados en el Paraíso (1957). En el segundo, su obra maestra Bomarzo (1962), recuperación literaria de la vida de un duque italiano en el Renacimiento del siglo XVI, donde la imaginación, mágica y poética, una de las más sobresalientes aportaciones del autor, recrea un mundo de príncipes, condotieros, bufones, artistas y escritores, acorde con sus gustos estéticos y sus mitos preferidos; se trata de una gran novela histórica que pasa a ser una crónica de toda una época. El pasado fue siempre la gran fuente de inspiración del novelista: “El pasado –decía él- tiene una perfección casi mineral, de la que carece el presente”. Y de ese pasado rescata a sus personajes y escenarios: El Unicornio (1965) se sitúa en la Edad Media; De milagros y melancolías (1969) es un arcaizante visión científica; Cecil (1972), El laberinto (1974) escoge la Hispanoamérica del siglo XVII;  El escarabajo (1982) recorre diversos episodios de la Historia Universal tomando como pretexto una joya del antiguo Egipto que representa un escarabajo. Otras obras: El gran teatro (1979), que entrecruza diversas historias durante la representación de una obra, Un novelista en el Museo del Prado (1984), que revive a personajes surgidos de los cuadros y los libros de relatos Crónicas reales  (1967) y El brazalete y otros cuentos (1978). El escritor argentino  nos contaba,  refiriéndose a la casa “El Paraíso” donde murió: “Descubrí esta casa por azar. Un cartel unía su nombre a la información que estaba en venta, y quizá, en mi subconsciente, la magia de ese nombre operó de inmediato, pues ella hacía espejar la posibilidad de Invitados al Paraíso convirtiese en realidad lo creado misteriosamente por la imaginación”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs


¡Necesitamos vivir en paz!


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.


Gracias

 


Tags: Manuel, Mújica, Arias, Solis, Francisco

Publicado por Franciscoariassolis @ 23:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios