Lunes, 05 de mayo de 2008
HERBERT GEORGE WELLS

(1866-1946)

 

“A mi juicio, el mejor gobierno es el que deja

 a la gente más tiempo en paz.”

 H. G. WELLS.         

 

LA VOZ DEL PADRE DE LOS RELATOS DE CIENCIA FICCIÓN

 

H. G. Wells, es un popular y prolífico autor inglés, con una lista tan larga de obras, que sólo de algunas podremos hacer mención. Inició la serie de sus libros,   utilizando en ellos ingeniosamente sus conocimientos científicos, que fueron auténticas anticipaciones de los recientes relatos de ciencia-ficción, como  La máquina del tiempo (1895), su libro más difundido, La isla de doctor Moreau (1896), El hombre invisible (1897), La guerra de los mundos (1898) y Los primeros hombres en la luna (1901),  y, muchas de ellas llevadas a la pantalla, son sus obras más leídas de este género de obras con que se dio a conocer y que, para cierto público, es el único que le caracteriza. Posteriormente –Anticipaciones (1901), La formación de la humanidad (1903), Utopía moderna (1903)- predijo un mundo controlado por intelectuales y científicos.

 

Herbert George Wells nació en Bromley, Kent,  el 21 de septiembre de 1866 y falleció en Londres el 13 de agosto de 1946. De extracción humilde, sus padres se habían conocido  siendo sirvientes en una casa de abolengo de la comarca, pudo estudiar ciencias,  primeramente con Thomas Huxley  y, más tarde, gracias a una beca, en la Normal School of Science de Londres. Desempeñó diversos oficios, como contable, tutor, profesor y periodista hasta 1895, en que pudo dedicarse de lleno a la literatura. Conoció a Rebeca West, mujer con la que permaneció diez años. Fue miembro de la Sociedad fabiana, que abandonaría por incompatibilidad con los intelectuales que la dirigían.

 

Wells escribió un grupo de verdaderas novelas de costumbre en que pinta tipos de la vida diaria, con exactitud, sagacidad , buen humor y estilo sencillo y claro como son El amor y Mr.Lewisham (1900), Kipps (1905) y La historia de Mr. Polly. En estas novelas narra con facilidad, gracia y talento. Otro grupo, que sin duda será el favorito del autor, tiene por fondo una serie de problemas sociales, religiosos, políticos y de toda clase, que preocupan  siempre a Wells y éste los expone a cierta parte de su público que sigue con ansia y con fe sus palabras, como las de un moderno profeta. A esta clase pertenecen Tono-Bungay (1909), Ann Veronica (1909), en el que aborda el tema de la liberación de la mujer,  Mr. Britling va hasta el fondo (1916), y Juana y Pedro (1918). Otros de sus libros parecen simplemente folletos de actualidad o de carácter utópico. Wells no es, en rigor, un puro y verdadero artista y psicólogo. Tiende, en cambio, a ser sociólogo, como a otras muchas cosas que todavía se le aplauden. Wells produjo una larguísima obra divulgativa, polémica y profética sobre política, historia y educación, sexualidad, ciencia y reformas. Intentó prever el porvenir de la Humanidad en libros que lo revelan como crítico severo de la sociedad actual

 

En 1904 publicó Guerra aérea, en la que anticipó los efectos de los bombardeos que fueron una realidad en la segunda guerra mundial. Su fe en la ciencia y en la perfectibilidad de la sociedad decayó a partir de la primera guerra mundial, y sus últimas obras, como Experimento autobiográfico (1935) y La mente en el límite de sus recursos (1945, tras la explosión de la primera bomba atómica), muestran un claro pesimismo. Y como dijo el padre de los relatos de ciencia ficción: “ La historia humana es en esencia una historia de ideas”.

 

Francisco Arias Solís
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs

 

 

Si quieres la paz, prepárate a vivir en paz con todos los hombres.

 


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.
 


Tags: Wells, Arias, Solis, Francisco

Publicado por Franciscoariassolis @ 0:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios