Lunes, 05 de mayo de 2008
VLADIMIR MAIAKOVSKI

(1893-1930)

 

“Al César lo que es del César,

a Dios lo que es de Dios.

Y al que es como yo

¿qué le queda?”                                 

Vladimir Maiakovski.

 

 

LA VOZ DEL MAYOR POETA REVOLUCIONARIO 

 

Maiakovski es uno de los fundadores del futurismo ruso. Su meta era la creación de un idioma nuevo. Los futuristas se rebelaban contra la rigidez de todas las reglas cualesquiera que fuesen. Fogoso, anticlásico, llegaba a rechazar a Dostoievski y a Tolstoi, y de una gran personalidad, halló en la revolución la expresión de su auténtica personalidad, ejerciendo gran influencia sobre la juventud de su tiempo a la vez que agrupaba a su alrededor a todos los poetas revolucionarios, salvo a Esenin y Pasternak. Comparado  frecuentemente con Walt Whitman, es considerado el mayor poeta revolucionario. Una de sus poesías características, ejemplo de su estilo y fuerza es, “Al César lo que es del César”.

 

Vladimir Vladimirovich Maiakovski nació en Bagdadi (actual Maiakovski) el 7 de julio de 1893. Hijo de un inspector forestal, recibió una educación muy elemental. Durante el zarismo  inicia su actividad política afiliándose al Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia. A los trece años es detenido por primera vez acusado de formar parte de una imprenta clandestina del Partido Comunista. En 1911 comienza su actividad literaria con el grupo de los futuristas, del que se convertiría después en su figura central. Participó en la redacción del  Manifiesto Futurista “Bofetada al gusto del público”.

 

Tras la revolución de 1917, Maiakovski pasó a ser activo defensor de las posturas del régimen y propagandista de la cultura soviética, incorporando a la naciente literatura comunista una calidad estética innegable.  Considerado el poeta del nuevo sistema, en 1923 organizó en torno a la revista Lef  el grupo “Frente Artístico de la Izquierda”, de orientación futurista-comunista, con el que escribió sus mejores poemas.

 

El 14 de abril  de 1930 Vladimir Maiakovski se suicidó  de un disparo en la cabeza. Antes de suicidarse había escrito: “¡A todos! / No se culpe a nadie de mi muerte y, por favor, / nada de chismes. Lili ámame.”

 

En su obra emplea un tono a la vez irónico, apasionado y audaz. Entre sus poemas destacan 150.000.000 (1921), poema épico-burlesco que alude al volumen de la población rusa de la época y que es canto a las “esperanzas del pueblo ruso” y Lenin (1925), una elegía con motivo de la muerte del dirigente bolchevique en la que hace un canto apasionado al movimiento obrero. Otras muy obras muy conocidas de Maiakovski son: La nube en pantalones (1915),  Mi descubrimiento de América (1925) y ¿Qué está bien y qué está mal? (1927). Son también interesantes sus comedias La chinche (1928), sobre un previsible gris y ascético, y El baño (1929), crítica irónica de la burocracia. Fue muy celebrada la tragedia Vladimir Maiakoski, estrenada en 1913 en el teatro Luna Park de Petersburgo, por la compañía del Primer Teatro Futurista del Mundo, formada fundamentalmente por estudiantes, representando el autor al protagonista de la obra. Y como dijo nuestro poeta: “En esta hora del mundo / en que nos encontramos, / lo difícil no es morir, / sino seguir viviendo / y luchando”.

 

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Sol%C3%ADs

 

 

La paz no se reduce a la ausencia de guerras

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.

 

 


Tags: Maiakovski, Arias, Solis, Francisco

Publicado por Franciscoariassolis @ 23:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios