Viernes, 23 de mayo de 2008
?

 

 

HANS CHRISTIAN ANDERSEN

(1805-1875)

 

“Algo de esa extraña fuerza ejerció el cementerio

 protestante de Málaga sobre mí. Llegué a comprender

 por qué un lunático inglés se había quitado la vida

 para que lo enterrasen en este lugar.

Hans Christian Andersen.

 

LA VOZ DE LOS CUENTOS POPULARES

 

Andersen es un exponente del romanticismo en su país y el escritor danés más conocido universalmente, gracias a la serie de Cuentos que publicó y que constituyen su mejor obra. El lector español ha intimado con ellos en traducciones a nuestro idioma que le permite apreciar las dotes de fantasía, ingenuidad y gracia del autor. A ellas se añade una gran sensibilidad en las numerosas poesías que publicó. Aunque dedicados en principio a los niños, muchas de sus narraciones tienen múltiples facetas y dobles sentidos que sólo pueden ser apreciados por los adultos.

 

Hans Christian Andersen nació en Odense el 2 de abril de 1805. Hijo de una familia muy humilde, su padre era un pobre zapatero que murió siendo él niño. Entonces su madre que era lavandera lo mandó a Copenhague, donde luchando con grandes dificultades,  intentó ser cantante de ópera y bailarín.  Logró la protección de los músicos Christoph Weyse y Siboni, del poeta Frederik Hoegh Gulberg, y de Jonas Collin, director del Teatro Real, lo que le permitió instruirse. Tuvo una formación principalmente autodidacta y sus lecturas de Goethe, Schiller y Hoffmann dejarán una profunda huella en su alma. Federico VI se interesó por Andersen y le envió durante algunos años a la escuela Slagelse. En 1828 obtuvo el título de bachiller e ingresó en la Universidad de Conpenhague. Viajó por diversos países, entre ellos Alemania, Francia, Italia, Grecia,  Turquía, España y el Reino Unido. En este último país trabó amistad con Charles Dickens. En 1844 Andersen nos contó: “Hace veinticinco años llegué con mi atadito de ropa a Copenhague, un muchacho desconocido y pobre, y hoy tomé chocolate con la Reina”.  En 1866 le fue concedido por el rey de Dinamarca  el título honorífico de Consejero de Estado y al año siguiente fue declarado Ciudadano ilustre de su ciudad natal. Hans Christian Andersen falleció en Copenhague el 4 de agosto de 1875.

 

Andersen siendo aún estudiante, llamó la atención por las poesías que publicaba, y ya, desde entonces, no cesó de producir, con general aplauso. Su primer éxito fue su cuento fantástico Un paseo desde el canal de Holmen a la punta Este de la isla de Amager (1828-1829), Hablar de la literatura danesa y no mentar a Andersen es hoy imposible. Se le admira y sobre todo se le quiere por su gran ternura.

 

Conocido como  escritor para niños, fue también autor de epigramas y poemas de corte patriótico, de los libros de viaje En Suecia (1851) y En España (1863), de las novelas El improvisador (1835), O.T. (1836) y Tan sólo un violinista (1837), de las piezas teatrales El mulato (1840) y Los sueños de un rey (1844), y del libro autobiográfico La verdadera historia de mi vida (1855). No obstante, su reconocimiento dentro de la historia literaria se debe casi exclusivamente a sus cuentos, inspirados en la tradición popular, con los que obtuvo un reconocimiento internacional. En ellos alcanza un perfecto equilibrio entre el mundo de la realidad y el de la fantasía, mezclando personajes de la vida cotidiana con héroes míticos, animales y objetos inanimados. Publicó varios volúmenes entre 1835 y 1872. Muchos son relatos folklóricos reelaborados, otros son biográficos como Ella no servía para nada, La pequeña vendedora de fósforos o Los dos hermanos.  Los títulos más famosos son, entre otros: Nicolasín y Nicolasón, La colina de los elfos, Las zapatillas rojas, La sirenita, El ruiseñor, La aguja de remendar, El traje nuevo del emperador, que recuerda a El retablo de las maravillas, de Cervantes, El patito feo, El soldadito de plomo, La sombra, La reina de las nieves y El sastrecillo valiente

 

Las fábulas, mitos, alegorías y parábolas son corrientes en la mayoría de sus cuentos, que, en general, destacan por el peculiar modo narrativo, por la aparente ingenuidad estilística y por la manera de dirigirse a los lectores. Y como nos  dijo el escritor danés: “La vida es un cuento de hadas escrito por el dedo de Dios”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

Paz y libertad. 


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.


Tags: Andersen, Arias, Solis, Francisco

Publicado por Franciscoariassolis @ 23:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios