S?bado, 09 de agosto de 2008

RUDYARD KIPLING

(1865-1936)

 

“Seis honrados servidores me enseñaron cuanto sé.

 Sus nombres son cómo, cuándo, dónde, qué, quién y por qué. “

Rudyard Kipling.

 

 

LA VOZ DEL  POETA DEL IMPERIO BRITÁNICO

 

El nombre de Rudyard Kipling ha sido y continúa siendo tan famoso que parece que debiéramos prestarle especial atención. Sin embargo, la gloria de Kipling, el gran cantor del Imperio Británico; que ha sido el ídolo de tantos millones de lectores esparcidos por el mundo; el premio Nobel de Literatura del año 1907, esa gloria se halla dividida entre la prosa y la poesía, y ambas formaron la gran figura compleja que conocemos y hemos venerado todos. En la producción de novelas, precisamente es donde más flaquea, y donde triunfa por completo es en la narración corta, en el cuento, en el cual resulta único. Muchos de sus libros poéticos, han sido calificado innumerables veces de magníficos, de alta poesía llena de grandiosidad. Kipling es una gran personalidad, inseparable del imperialismo británico, un magnífico poeta que supo llegar al alma con frecuencia. Kipling es un gran profesor de energía, de lealtad, de fidelidad, de hombre de bien, de estricto y severo sentimiento del deber. Llamado “el poeta Imperio Británico”, fue exaltado y también muy criticado por su visión del colonialismo.

 

El escritor británico de origen indio nació en Bombay el 30 de diciembre de 1865 y falleció en Londres el 18 de enero de 1936. Pasó su infancia en la India, donde su padre, escultor y pintor, tenía el cargo de director del museo de Bombay. A los seis años fue a Inglaterra a vivir con una anciana tía, experiencia que le traumatizó. Estudió en un colegio especial para hijos de oficiales del ejército. Desde 1882 hasta 1889 estuvo en la India dedicado al periodismo, y allí publicó sus primeros trabajos en prosa: Cuentos de las colinas (1887), Tres soldados (1888) y Wee Wilie Winkie (1889). En 1892  se casó con Carrie Balestier. Tras una pequeña estancia en América se instala desde 1896 en Inglaterra. Rechazó ser Poeta Laureado en 1895, al igual que la Orden del Mérito y el título de Caballero de la Orden del Imperio Británico. Fue enterrado en la Abadía de Westminster.

 

Su primera novela titulada La luz que se apaga, apareció formando un número del Lippincott’s Magazine (1890), y luego, en sucesión ininterrumpida, publicó dos de sus mejores colecciones de cuentos: La dificultad de la vida (1891) y Muchas invenciones (1893), así como su célebre volumen de poesías Baladas del cuartel (1892). Desde 1894 hasta 1910 publicó varios trabajos en prosa y verso en los que refleja admirablemente las costumbres de su país. El libro de la selva (1894-1895; 2 vols.), que es, según muchos su obra maestra, tuvo y sigue teniendo una extraordinaria difusión internacional, junto con sus libros de aventuras Los siete mares (1896), Capitanes intrépidos (1897) y Kim (1901). Una considerable fama obtuvo también su poema If (Precisamente si), conjunto de lecciones sobre la actitud que deben tener los hombres en su enfrentamiento con el mundo. Merecen ser citado además: Stalki & Co. (1899), obra semiautobiográfica en la que rememora sus años de estudiante, y el libro autobiográfico Algo de mí mismo (1937), publicado póstumamente. Y como dijo el poeta inglés: “La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

Ningún hombre considera que su situación es libre si no es al mismo tiempo justa, ni justa si no es libre.


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.

 

 

 

 

 

 

 


Tags: Kipling, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 22:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios