Domingo, 10 de agosto de 2008

 

 

ROBERT LOUIS STEVENSON

(1850-1894)

 

“No hay deber que descuidemos tanto

 como el deber de ser felices”

 Robert Louis Stevenson.

 

LA VOZ DEL CONTADOR DE HISTORIAS

 

Una vez más se debe a los anglosajones, en las postrimerías del siglo XIX, el resurgir del cuento  y de la novela de aventura. Stevenson ha sido considerado como uno de los mejores novelistas de aventuras pero el carácter de su obra desborda este rasgo básico de su obra  narrativa y ofrece un profundo conocimiento de la naturaleza humana. Espíritu originalísimo,  Stevenson siguió a Meredith en lo trabajado de su estilo; pero hay en él unas facultades descriptivas, un humorismo, cierta tendencia a interesar al público menos refinado y una gran maestría de narrador, que revelan un carácter muy propio. Su fama de novelista y su atractivo como interesante figura literaria, que fue a morir en las lejanas y pintorescas tierras de Samoa, se conservan siempre.

 

El escritor escocés  es el más claro exponente de la novela-narración, el “romance”, cuyo ámbito definía como aquel al que corresponden “los problemas del cuerpo y la inteligencia práctica, la aventura al aire libre y abierto, el choque de las armas y la diplomacia de la vida”. Le fascinaron los problemas éticos; la ambigüedad moral de sus personajes, provoca efectos dramáticos que solo son posibles en un  universo muy consciente de la existencia del Bien y del Mal.

 

Robert Louis Balfour Stevenson nació en Edimburgo el 13 de noviembre de 1850 y falleció en Vailima, Upolu, Samoa occidental, el 3 de diciembre de 1894. Su padre era ingeniero y él estudió también ingeniero náutico en la universidad de Edimburgo, y posteriormente, leyes, llegando a practicar la abogacía. En 1876, conoció,  en Francia, a la norteamericana Fanny Osboume,  con la que contrajo matrimonio en los Estados Unidos,  una vez que ella tramitó el divorcio. En 1882, enfermó de tisis, enfermedad  que le obligó a viajar buscando climas más benignos y que acabó con  él doce años más tarde. En  su tumba, en una isla de los mares del Sur  a la que se retiró en 1891, está grabado el apodo que le dieron los samoanos: “Tusitala”, que en español significa “el contador de historias”.

 

Cantor del coraje y de la alegría, dejó una vasta obra llena de encanto con títulos inolvidables, entre los que se cuentan: Viaje en burro por las Cévennes (1879), la recopilación de artículos Virginibus puerisque (1881), el volumen de narraciones Nuevas noches árabes (1882), La isla del tesoro (1883), El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde (1886), obra maestra del terror fantástico, Secuestrado (1886), La flecha negra (1888), El señor de Ballantrae (1889), Catriona (1893); y la novela póstuma El Weir de Hermiston (1896). Stevenson es también poeta, y no desprovisto de un encanto que imprimió igualmente a su prosa. “ El contador de historias” es autor asimismo de un abundante epistolario en el que muestra una profunda humanidad. Y como dijo el escritor escocés: “La manera de conseguir la felicidad es haciendo felices a los demás”.

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

Si quieres la paz, prepárate a vivir en paz con todos los hombres.

 


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.
 

 

 



 

 

 


Tags: Stevenson, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 11:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios