Jueves, 28 de agosto de 2008

ERASMO DE ROTTERDAM

(1467-1536)

 

“La paz más desventajosa es mejor

 que la guerra más justa.”

 Erasmo de Rotterdam.

 

LA VOZ DEL MÁS GRANDE HUMANISTA DEL RENACIMIENTO

 

Erasmo  de Rotterdam fue el más grande  humanista del Renacimiento y sin duda el escritor más elegante y agudo de su tiempo. Hombre esencialmente de letras, su doctrina dio origen al movimiento erasmista. Abierta su mente a toda las cuestiones, hombre de saber enciclopédico,  erudito ingenioso y defensor de la pureza de costumbres.  Erasmo es un precursor del liberalismo y del espíritu moderno. Su ideal fue puramente ético: reforma gradual y pacífica de la Iglesia y de la sociedad civil. Propugnaba un cristianismo más auténtico y menos formulista mediante una vuelta a la Iglesia primitiva y a las Sagradas Escrituras y la supresión de ritualismos, lo  que preludiaba la Reforma protestante;  censuraba la superstición y la relajación que se había introducido en la religión.  Sentía verdadera pasión por los estudios clásicos, aunque reconoce que estos ofrecen un ideal humano que no puede aceptarse como definitivo y aconseja un perfeccionamiento superior, por la acción de la Gracia.  En su humanismo cristiano, pretende unir ciencia y virtud.

 

El pensador holandés Desiderio Erasmo de Rotterdam, cuyo nombre latinizado era Desiderius Erasmus Roterodamus y originariamente llamado Geert Geertsz nació en Gonda, cerca de Rotterdam, el 28 de octubre de 1467 y falleció en Basilea el 12 de julio de 1536. Huérfano a los catorce año, ingresó sin vocación en el convento de los agustinos de Steyn, cerca de Guda, siendo ordenado sacerdote en el año 1492; Julio II más tarde le dispensó de los votos. Estuvo varias veces en París y en Inglaterra, donde hizo amistad con Tomás Moro y Juan Colet. En Italia se doctoró en teología por la universidad de Turín y se relacionó con Aldo Manucio, que editó algunas de sus obras. Residió en Roma haciendo amistad con gran número de humanistas. Volvió de nuevo a Inglaterra y  enseñó teología en la Universidad de Cambridge. De regreso a su país, Carlos V le nombró consejero. En 1521 se estableció en Basilea, en donde imprimió una edición general de sus obras.

 

Erasmo dedicó mucho tiempo a la lectura de Lutero, con quien mantuvo serias polémicas: escribió contra él Sobre el libre albedrío (1524), que provocó Sobre el albedrío esclavo (1526), réplica de Lutero; sin embargo, por sus críticas contra las costumbres eclesiásticas, por su libertad y forma racionalista de enfocar las cuestiones y por su traducción del Nuevo Testamento (1516), se le acusó de haber preparado la Reforma.

 

La primera edición completa de su producción fue la publicada por Frobenio: Ópera omnia Desidérii Erasmi. Entre sus obras escritas en latín y en un estilo serio y brillante, destacan Adagios (1500), colección de sentencias recogidas de autores clásicos, Elogio de la locura (1511), que dedicada a Tomás Moro ha sido su obra más difundida, Manual del caballero cristiano (1502), Doctrina del príncipe cristiano (1516), escrito para Carlos V, Coloquios (1518), El ciceroniano (1527) y Sobre la pureza de la Iglesia cristiana (1536).

 

La influencia de sus ideas llega hasta nuestros días, pero es mayor en su época, especialmente en España, en 1517, el cardenal Cisneros invitó a Erasmo a venir a España, para enseñar en la Universidad de Alcalá, pero el viaje nunca se realizó. No obstante, su influencia fue tan profunda que él mismo llegó a decir: “Debo a España más que a los míos ni a otra nación alguna”.

 

Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

 

 

La paz no se reduce a la ausencia de guerras

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.

 


Tags: Erasmo, Rotterdam, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 20:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios