Domingo, 07 de septiembre de 2008

GIAMBATTISTA VICO

(1668-1744)

 

“El hombre primero siente necesidad,

 luego busca utilidad, seguido atiende el confort,

 después se divierte con placer, de ahí se disuelve en lujo,

 y finalmente se vuelve loco y desperdicia su sustancia.”

Giambattista  Vico.                                                  

 

LA VOZ DEL CREADOR DE LA FILOSOFÍA DE LA HISTORIA

 

El napolitano Vico fue filósofo, historiador, jurisconsulto, crítico y poeta latino; pero murió, después de ser durante cuarenta años profesor de Retórica en su ciudad natal, sin que sus paisanos llegaran a presumir el extraordinario valor que la posteridad iba a dar a una de sus obras, la titulada Principi di una scienza nuova, publicada en 1725. Le apreciaban ellos como filólogo y como jurisconsulto, pero nunca presumieron que fuera nada menos que el creador dela filosofía de la historia, y que alguna de sus enseñanzas se anticipara de un siglo a las de los más sabios pensadores alemanes. El famoso Michelet tradujo en 1827 al francés aquella obra afortunada, dándole ya francamente el título de Principes de la philosophie de l’ histoire. En ella se intentaba, aplicando el principio metafísico al estudio de los hechos, una explicación racional del desarrollo de la humanidad, considerándolo dividido en tres edades: la teocrática, la heroica y la civilizada, que los pueblos recorren sucesivamente, volviendo después al punto de partida, según la teoría dela llamada Ciencia nueva, de Vico.

 

Giambattista Vico es una de las figuras de universal influencia y uno de los filósofos más importantes del siglo XVIII, destaca como el creador de la filosofía dela historia y como iniciador de los estudios sobre la psicología de los pueblos.

 

Giambattista Vico nació en Nápoles el 23 de junio de 1668 y falleció en la misma ciudad el 23 de enero de 1744. En 1675 sufrió una caída, que le produjo una fractura de cráneo, de la que le quedaron importante  secuelas. Cinco años después, cursó estudios durante  un año  en un colegio de jesuitas,  continuando  de manera autodidacta sus estudios de filosofía y gramática. En 1688 de matricula en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Nápoles, licenciándose cuatro años más tarde. En 1699 obtuvo la cátedra de Retórica de la Universidad de Nápoles y contrajo matrimonio con Catalina Destito. Posteriormente fue nombrado historiador de Carlos VII de Nápoles, que sería rey de España con el nombre de Carlos III.

 

Su obra monumental se titula Ciencia Nueva; hizo de ella tres versiones, la última y definitiva de 1744. Sus obras completas se publican, junto con su autobiografía, entre 1858 y 1869.

 

El pensamiento de Vico, partiendo de los motivos del humanismo renacentista y del conocimiento profundo de la filosofía platónico-agustiniana, tiende a revalorizar el mundo humano de la Historia. En primer lugar, concentra sus esfuerzos en el ataque al abstractismo cartesiano, el cual negaba que la Historia pudiera ser llamada ciencia. Comienza arremetiendo contra el famoso “pienso luego existo” cartesiano. Limita el valor del cogito a lo puramente psicológico, en cuanto que constata el hecho particular del individuo como pensante, pero niega su validez metafísica como criterio de verdad universal.

 

Proclama que la Historia es la única ciencia concreta de que el hombre es capaz. A través de ella, el individuo conoce su propia esencia eterna y universal, conociendo el mundo producido por su propia actividad. En la Historia se funden los principios universales que explican los hechos, y los hechos que dan certeza a esos principios.

 

Su visión cíclica del acontecer humano influye en Spengler y Toynbee. En el aspecto jurídico, Vico observa una unidad, históricamente configurada, pero cree que el orden de las ideas sigue el orden de las instituciones. Considera los derechos natural y positivo como ingrediente de una misma realidad. Y como dijo el filósofo napolitano: “Es también mediante el trabajo como se revela la objetividad de la naturaleza, pues nada más que el trabajo nos proporciona la experiencia de que no podemos tratar a la naturaleza de una manera arbitraria”.

 

 Francisco Arias Solis
e-mail:
[email protected]
URL: http://www.arrakis.es/~aarias


¡Necesitamos vivir en paz!


Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL: http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm.


Gracias


 


Tags: Giambattista, Vico, Francisco, Arias, Solis

Publicado por Franciscoariassolis @ 22:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios